Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
cldo en Arcos de Jalón, tierras de Soria pura, cabeza de Extremadura cuyo nombre palpita ya, coiüo un ipresentlmiento, en todas las linotipias díel mundo. Su padre, Bonifacio del Sol, era maquinista de la BENPE y se llevó al ohico a Sevilla a los dos meses de haberlo visto nacer en el pueblo soriano. Su madre. Abelarda Cascajares, ha sido una buena mujer, ima madre hacendosa que crió valientemente, en su prematura viudez, a los ocho retoños de su matrimonio: cuatro hembras y cuatro varones, todos vivos y todos casados, todos menos el futbolista y un hermano. Con nueve hijos- nueve sobrinos del jugadorentre todos. La biografía de este muchacho es rápida. A los dos meses de edad llegó a Sevilla. Entonces no le daba ni a un bote, como no fuera el de la leche condensada. P o c a porque los tiempos no estaban para lujos. A los once años, el chaval, con un acento andaluz que borraba toda idea soriana, le daba a lüs botes en la calle y al balón como medio del equipo El Alegría del barrio sevillano de San Jerónimo, donde ya no hay cuadrillas de niños toreros como en los tiempos de Joselito. A los catorce años, Luis del Sol comenzaba a entenü árselas con el trabajo. Aprendía mecánica en Industrias Subsidiarias de Aviación, de donde le viene una honrosa a m i s t a d con el general Sáenz de Buruaga, y hacía pinitos futboleros en el equipo del tailer. A los dieciséis años iniciaba en serio su carrera futbolística como juvenil del Betis, después de haberse fugado de las oficinas del Sevilla, donde habían estado a punto de echarle el gancho. Cumpliaa la primara sesión de otrenamiento, Del Solj a la derecha, abandona los vestuarios madridlstas. Nueva vida, nuevas estambres, amigos nuevos, y la fama a sus pies. Le acompaüia Pachfn, reserva del Real Madrid. CFotograffas Qai cla- Selayo, beber una cerveza con los amigos. A las dos y media, almuerzo fuerte en casa, con mi madre. Un poco de lectuía, y sieista hasta las siete. Luego, acicalarme y a buscar a la novia. Paseo, cine, visitas a los amigos. A las Mioe y media, la cena. A las doce y media, en la cama. Un tirón hasta las diez y así siempre que no había que viajar. ¿Lee? -Poco. Algunas novelas, revistas de cine y de íutbol... Me gusta más el cine. ¿Preferencias? Las películas divertidas y las dé tiros. Oharlton Heáton, Marión Bran- do, Gregory Peck. -ÍY de eUas, ahora- que su novia está lejos? -Todas igual. A veces gusta más una guapa que una buena actriz. ¿Qué más le gusta? ¿Qué no le gusta? Me gusta el cante flamenco y también el baile, aunque yo no bailo. No me gusta viajar. Prefiero estar en casa. Cuanto más viajo en avión, más miedo tengo. La sinceridad, la ingenuidad, respiran en las palabras de este deportista que en unas horas ha saltado vertiginosamente hacia la fama mundial. Del Sol, cuatro veoes internacional B, dos veces concentrado con el equipo nacional A, en el que no llegó a jugar, ha firmado su primera ficha de fenómeno a lo Didí, a lo Mazzola, a Ib Charles. E era aprender más junto a Puskas, Oento, DI Stéfano y sus asomibrosos; n u e v o s compañeros, y tiene un programa vital sencillo: -Casarme, t e n e r hijos, salir a darlo todo por mi, equipo y, si puede ser, llegar a ser este año campeón de Europa. L. L. S. do al contrario, que unas veces era Kubala, otras Di Stéfano, Suárez, Didí o Rial, pero d espegándcme para ata- car y servir el balón a mis compañeros. Era mucho trabajó, pero alegre. ¿Le fatigaba mucho? -Unas veces í y otras no. Hay partidos que, oon los nervios, a la media hora no puede uno ya con las botas, y otros- que podría seguir jur giando toda la tarde. Por lo general, en un partido pierdo alrededor de dos liilos y medio de peso. ¿Tarda en recuperarlos? El lunes ya estoy otra vez Igual. -6 Y ahora? ¿Qué condiciones trae al Madrid -Hacer lo mismo. Darlo todo. Para mí, la camiseta blanca del Madrid será como antes la blanquiverde del Betis, aunque tenga un color menos. (El cronista, respetando la evasiDE COMO DEL SOL PIER DE UN COLOR va del jugador, sabe que el Madrid pagará por él seis millones y medio- -Antes de los d i e c i o c h o años de pesetas al Betis, tres jugadores- -dice el futbolista al cronista- -me jóvenes del Plus Ultra- -JLloréns, Pahicieron profesional. iEl Betis me llares y Martín Esperanza- -y la cedió al Utrera, de Tercera División, participación en el torneo de Bodas con el que jugué ocho partidos. En- de Oro del club sevillano, en que tonces era Interior o extremo. A la jugarán además el Betis, el Borustemporada siguiente el Betis ascen- siá, alemán, y el Bolton Wanderers, dió a Segunda División y me llevó a inglés. Del Sol percibirá 400.000 pesus filas. seitas anuales dm ante cinco años, además de los sueldos y primas ha- ¿Mucho parné ¡Ozú! Una locura. WEil plxunas. bituales en su nuevo club. TriuMos? EL AS EN MANGAS DE CAMISA- Er Beti estaba embalado. En cuatro años de pegar duro conquis- -Este verano- nos dice Del Sol- -tamos el ascenso a Primera División. volveré a Sevilla para casarme. AhoEl campo de Heliópolis hervía como ra voy a. buscar un piso para instauna cacerola. larnos definitivamente en Madrid. ¿Estaba a gusto en el Betis? -Horario habitual en Sevilla. En la gloria. Para mí no había- Diana, a las diez. Un café bebiaiás que la camiseta bíanquiverde. do para desayunar. De once a doce, Barrios fué el que me cambió dé si- entrenamiento en Heliópolis. A la tio en el campo, retrasándome y ha- una, al barrio de San Jerónimo, a ciéndome jugar para todos, marcan-
 // Cambio Nodo4-Sevilla