Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO la D E O C T U B R E D E jgsg. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. PAG. 19. BENDICIÓN D E N U E S T R A VA E INAUGURACIÓN TRAS ROTATINUES- D o s fechas, 1905- 1939 DE INSTALACIONES Este acto inaugural de nuestras tarcas votos de fervorosa adlicsión a S. M el Rey cu S e w l U tuvo lugar a las once tic la may Real familia, que siempre habian dedica. 1 de ayer. du a Prensa Española sus cariño generoA causa del tuto por que atraviesa la sos. Suciedad Prensa F- spañola. sólo isticn i Brindo, finalmente, nuestro director por Siu Alteza Real el Infante D Carlos de la Prensa local, a la que senía a unirse con U o t W i capitán general de la Región; las amor fraternal el A B C sevillano. primera autoridades sevillanas, los icüo- S u Alteza Real el infante D Carlos re directores de los diario locales y algurespondió a las frayes del r. L u c a de Tena no amigoc intimo de la Casa. con un expresivo brindis per A B C el Recibieron a S u A h e x a en el atrio del benemérito periódico cuyo españolismo- -el edificio que ocupan nuestra instalaciones, que alentó ha la el último momento cu el el I rendente de Prensa Española y direcespíritu de su fundador- c puao siempre tor del A B C de M a d r i d marqués de j de manifiesto cuando hubo que rechazar Lúea de T e n a el director gerente e i n- campaAis difamatorias contra España. cení ero ilc la Sociedad, D Fernando I. uca l P o r último, el S r D i a z Motero levantó de T e n a el subdirector, D Alfonso R I Sania María; D Juan Carretero, director ¡s u copa para agradecer, como alcalde de l a ciudad, a Prensa Española la celeridad y d d A B C sevillano, y toda l a Redacción el entusiasmo desarrollados para cumplir local. la voluntad del primer marqué de L u c í l- l infante D Carlos, con los demás Inde T e n a de crear en l a Sevilla de sus amovitado recorrieron las dependencias detcres un nuevo y poderoso órgano que la c u i -v vieron funcionar todos los sersalce y defienda, compartiendo la noble tavicios r talleres, mostrándose complacidísirea con el resto de l a Prensa local. mo de la instalación, a la que tributaron Terminado cJ acto, se despidieron S u cmeio que agradecemos sooremancra. Alteza, las autoridades y personalidades, A l llegar S u Alteza Real a la sala de y nuestro director hizo participar del reí r i máquinas, se celebró l a ceremonia de benge rio a lodo el personal de los talleres. dición de l a rotativa, con extensión a los locales y los numerosos mecanismos a u x i liares. E n representación de S u Eminencia R e verendísima, el cardenal llundain. celebró U bendición, revestido de capa pluvial, el sefior párroco de San Pedro, D Josí de V i d e s Sacristán. L o s invitados pagaron dcípaes. con S u A l t e r a al gabinete donde están instaladas las novísimas máquinas de trasmisión telelipogránea que hemos aplicado, por vea primera en Esparta, n nuestra Redacción. P o r uno de esto aparatos se cursó la siguiente trocida: A c a b a n de bendecirse nuestra máquinas de l a instalación sevillana, en presencia de S. A R el infante U Carlos, de las primeras autoridades y Pren a local. Inmediatamente apareció escrita l a respuesta en l a hoja de papel de l a máquina receptora: Enhorabuena. Muchas gracias por e l taludo, al que corresponden coa todos lo respetos N u e v a comunicación nuestra: -S u A l t e r a d infante D Carlos les h a bía saludado, dedicanilo especialmente un afectuoso recuerdo a la memoria de nuestro lundadur. L a respuesta de nucilros compañeros de M- -lrid apareció en seguida: K l personal de A B C agradece cordiallsi mámenle y con todo respeto el saludo especial qoc S u Alteza dedica a nuestro queridísimo e inolvidado fundador. H alcalde de Sevilla, S r Díaz Molero, pidió que se trastnitíese, como así c hizo, este saludo, en nombre de l a ciudad. E l alcalde envía con P U saludo sus sentimientos de gratitud, por lo que este nuev o periódico representa para Sevilla. A continuación se sirvió en la sala de Redacción u n refrigerio. E l marque de L u c a de T e n a ofreció l a primera copa de v i n o español, y ándalo a S u A l i e n y le exprés. su reconocí miento por la deferencia que había tenido con Prensa E s p a n e U visitando su casa de Sevilla. Dedicó, a continuación, un saludo n S u Alteza l a infanta doña Luisa y sus augustos hijos, e ñuto E r a t i st de mayo, y desde alguna tentaiu antes, todo estaba ya listo: el personal completo, los talicrc esperando impaciente U hora de pcmrr e en marclia, y el director, con febril actividad, abarcando el cTmjunto y el detalle de la empresa que en aquél mismo instante acometía, lo ímpeccíonaba todo y para lodos tenia una indicación y una f r a i c cariñosa. Kn la amplia nave, de sesenta por veinticuatro metros, y junto a la máqui! na Korniq ouJ fou. -r recién traídas de Alemania, se agrupaba una nutrida concurrencia, entre l a que destacaba un prelado, dos señoras- -madre e hija- -y unos n i ños; el prelado, era el obispo de M a d r i d Alcalá, S r Salvador y B a r r e r a la ¡efio ras y lo niños, l a esposa, 1 a madre poliiíra y los hijos. de IJ. Torcuato L u c a de Tena. Bendecidas lau máquinas, y mientra eran obsequiados con un refresco los i n vitados, hacíanse vaticinen acerca de l a vida futura del periódico que en aquel moricnto nacía, v como algunos encareciesen la d i ficultades con que había de tropezar, dada la innovación radical que en todos los aspectos de I i técnica periodística suponía, D Torcuato expresaba su fe en el porven i r de su obra, con l a certeza y la seguridad del vidente. Horas más tarde, las máquina se ponían en movimiento: en sus aceleradas r o taciones iban envueltos nuestros anhelos y nuestras esperanzas. Amaneció el j de j u n i o de 1905, y el primer número de A B C diario e n pre- SV ALTEZA I AL tL INTAXTR L O S rrmtopicos L O C A L X S Y POK C A R L O S CON LAS AUTORIDAD LOS D l R I C T O R M L A B u n A C c r o x DE A B C I l t s r u T S I C L A KL ESIBA ROTATIVA Di D