Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. S Á B A D O 12 D E O C T U B R E D E 1929. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 37. PARA L A V O Z D E CÓRDOBA Nuestro estimado colega La Voz, de Córdoba, en su número del jueves último, a p l i c a cíe u n a manera tan afectuosa- -recono? iando hidalgamente la buena fe y la ser e n i d a d d o c t r i n a l con que siempre procede A B C- -r l suelto en que íecientemente le liabíarr. os a l u d i d o que el menudo incidente surgido entre los dos periódicos, con motivo ái u n a cuestión de turismo, queda resuelto d i; r: a manera cordial y satisfactoria para E l l o nos complace sobremanera. A h o r a curvado A B C comienza a editarse en Sevilla, s u espíritu quiere estar más cerca aún del qae a l i e n t a a la Prensa regional, con la cu r. l v a a compartir más fervorosamente que n u n c a la misión defensora de los intereses espirituales y materiales de la madre A n dalucía, de la que es orgullo Córdoba, a c u yas bellezas incomparables fué y será siempre fiel la cordialidad de nuestra devoción. RASTRO D E L DÍA DESCONTENTOS -YO Q U E M A U N DESTINO E N BILBAO, Y M E L O DAN AQUÍ. SIEMPRE L E DAN A UNO Sevilla y la Exposición Refiriéndose a la antigua y famosa Casa de la Contratación de las Indias, de Sevilla, decía un historiador del siglo x v i que, si se aplicara al empedrado de las calles sevillanas todo el dinero que allí había entrado desde el descubrimiento de América, sus ladrillos serían, no de barro, sino de perlas, oro y plata. Otro tanto se diría de la E x posición si alguien pudiera calcular la suma riqueza que toda España, y Sevilla especialmente, y toda la América, de Norte a Sur, han aportado, en dinero efectivo o en- joyas inapreciables, al magnífico Certamen, y si esa riqueza se desparramara por el cauce del Guadalquivir, eí Betis, arrastrándose hacia el mar, convertiría a éste en un nuevo Pactólo. Los periódicos sevillanos publican notas diarias acerca del crecimiento incesante de la población foránea. L o s trenes llegan abarrotados se animan, con el otoño, tras el obligado período de soledad veraniega, las calles, los hoteles y los espectáculos. Y sin embargo, las dimensiones gigantescas de la Exposición reducen el volumen de visitantes, difundidos por los pabellones de España y América, y aunque su número, ya muy nutrido, se triplicara todavía, es tal la extensión del lugar, que no se lograría nunca colmarlo íntegramente, s i no tan sólo de trecho en trecho. U n a nueva y gran ciudad se alza junto a Sevilla, y, como ésta, empapada de viejos y amables recuerdos históricos. Empapada de una ostensible tradición épica; artística y literaria. E l alma de Sevilla se sale por el vaho inconfundible que se respira en sus calles y en sus casas, cifra de tantas civilizaciones. L a Exposición es como si dijéramos el guardarropa de Sevilla. E n la vieja ciudad alienta el espíritu inaprehensibley eterno; en la nueva ciudad, que es la Exposición, se guardan las vestiduras. N o es posible la competencia. H o y Fiesta de la Raza, la nao que reproduce cabalmente la Santa María de C o lón, será, en él Guadalquivir, escenario de. una ceremonia oficial, en que se evocará, como todos los años, el descubrimiento de las Iridias. Hace falta un esfuerzo de imaginación para ver en esa misma nao, descolorida y teatralmente añeja, con pátina simulada, a Cristóbal Colón y a su compañeros, juchando, con la mar ignota, en: alas de la aventura, fuertes de ilusión y esperanza. Pero en Sevilla se vive y se siente la historia por un imperativo vigoroso e i n explicable, sin el recurso de la imaginación, Y cuando queramos que- las tradiciones de LO Q U E NO QUJERE. -S I Q U E ES VERDAD. A Y E R ¡QUE PAR D E TORTAS, M I SANTA M A D R E Sevilla- -y de toda España- -se hagan reales y tangibles, una visita a la plaza de España nos dará las fechas, los cuadros, los trajes, las joyas, los objetos todos, con que la tradición se paseó por el mundo, en libros, lienzos y hazañas. -L a Exposición es el adorne fehaciente que el espíritu de Sevilla precisaba. -Ti iveltñ. LA FÁ? A L A Y L A REAL CORTE Llegada de la Reina y las infantas Madrid 11. A las diez y media de la mañana llegaron a Madrid S. M la Reina y las infantas D. Beatriz y D Cristina, procedentes de Barcelona. E n el mismo tren hizo el viaje él presidente del Consejo de ministros. Con S u Majestad e infantas regresaron el jefe superior de Palacio, duque de M i randa; la duquesa de San Carlos, el secretario particular de S. M el Rey, marqués de Torres de Mendoza, el Sr. Asúa, y demás funcionarios palatinos que. hicieron el viaje a Barcelona. E n la estación hizo honores a la llegada una compañía de S a boya. Fueron recibidos S u Majestad y sus- a u gustas hijas, por los infantes D. Jaime, doña Isabel, D Fernando y D. María L u i s a los ministros de la Gobernación, Justicia, H a cienda, Ejército, Fomento, Instrucción P ú blica, y Economía, nuncio de S u Santidad, capitán general de la primera región, cap tan general de la Armada, gobernador civil, alcalde, presidentes de la Diputación y del Tribunal Supremo, jefe de la secretaría ger neral de Asuntos Exteriores, vicepresidente del Consejo. de Economía, directores generales de Comunicaciones, Propiedades, D e u da, Administración local, Enseñanza Superior, Primera Enseñanza, Sanidad, P r i s i o nes y Registros; deán del Cabildo Catedral, vicerrector y secretario de la Universidad, Sres. Clemente de Diego y A m a t generales Burguete (D R. y D M Amat, Ruiz F o r- nells, L a r a Valle jo, Sánchez y Sánchez, Kirpatrik, González Jurado, Peña, Serna, Aizpuru, Losada, Feijóo, Ybáñez, Flores, y Suárez Inclán; duquesa de Parcet, marquesa de Miravalles, condesa viuda de Aguilar, de Inestrillas, duques de V i s t a Alegre y Vista Hermosa, marqueses de Bendañá, Martorell y de la Romana; conde de Mac da, Echevarría, San Esteban de Canongo Jj Torrepardo, Sres. Villaurrutia, Landecho ¿Martínez de la Riva, Gabilán, Aguirre, Forfe tes, Moneada, Feas, Carvajal, Madariagj Coello, coronel Marzo, y otras muchas pe ¿4 sonas. 1 Cánovas del Castillo, 2 ROBES, MANTEATJX, FOÜEEURES Actualmente y- con éxitj extraordinario presenta, su gran eolecefon dé modelos. Todos los días de 11 a 1 y de 4 a 7. PARA HOTELEROS, FjONMSTAS, Taberneros y Restaurantes. Carne de vaca y becerro. Clase 1. 4,80; id. 2. 3,80. E l kilo en bistef no altera el precio. Plaza de la Encarnación, Cajón, 43. (entrando JJOT la puerta de la Universidad ala derecha) Teléfono 2 (Í 114. E l infante D Carlos regresa a Sevilla Córdoba n 3 tarde. Comunican de L o que que terminadas las maniobras militares, el capitán general infante D. Carloá expresó su agradecimiento por las atencior nes y facilidades dispensadas a las fuerzas en maniobras. L o s Cuerpos han regresado a sus localidades. E l infante, antes de marchar a Sevilla, presidió, el homenaje a la vejez, entregando a los viejos metálico y viandas. A l pasar por Cabra, detúvose el infante, para visitar el Instituto, donde fué obsequiado con un refresco. E n ambos pueblos se le dispensó una c a riñosa despedida. Polvero Periñán Jerónimo Hemándex, 9