Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
PATIO D E L MUSEO PROVINCIAL cador qtie fué siempre fray Ejemplo. Y una tarde los zaragozanos pudieron contemplar, absortos, cómo el arzobispo, que no disponía de dinero para jornales, requería un pico, y cómo sus manos, prestigiadas por el fulgor pálido de la pastoral amatista, cavaban briosas la arcilla de los montículos. Enardecido el Cabildo por el ejemplo de su jerarca, imitó al prelado. Fué la excitación más eficaz. L a nobleza, la burguesía y el estado llano, en fervorosa competencia, aportaron su esfuerzo. Y mediante la unánime prestación personal, desaparecieron rápidamente montículos y covacha! que eran vecindad poco digna del templo mariaao. Así empezó a surgir el amplio y hermoso cuadrilátero, que es ahora la antesala del P i lar, y en cuyos bellos jardines las palomas de todos y de nadie picotean confiadas las semillas que les ofrecen los hombres sus amigos con la palma de la mano: LAS PALOMAS DE ZARAGOZA