Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
La raza de la fiesta. LA OBRA D E D. FORTUNATO SELGAS Y A L B U E R N E E N E L PITO, CUDILLERO (ASTURIAS) A los que tienen la feliz noción de que sólo en el extranjero debemos buscar lo qué nos falta para orientar nuestras escuelas, a los maestros les recomiendo la lectura del libro Indoiogía, debido a la independiente pluma de D. José Vasconcelos, profesor de la Universidad de Méjico y ex ministro de Instrucción pública. Véase una pequeña muestra: Terrible misión la de los misioneros españoles; de su mano fecunda proceden el trigo, las frutas y el vino; manos misioneras plantaron las vides, que hicieron después rica a California y las que cubren las faldas de Mendoza y Chile; también inició la cría de animales domésticos, emancipando al indio, que casi servía exclusivamente como bestia de carga. Las horas de día las empleaba la Misión en los trabajos fuertes de albañilería; por ESCUELAS D E L PATRONATO FUNDACIÓN SELGAS, E N E L PITO los de los profesores universitarios argen- dentro de España, para demostrar que sólo tinos, peruanos, chilenos, etc. unas que me un uno o lo más un dos por ciento hablan de han sido transmitidas por carta y otras sa- educación nacional, y éstas han sido ya excocadas de los libros escritos por ellos, vindw mulgadas por los santones de la Pedagogía cando nuestros sistemas de enseñanza. que vienen monopolizando la atención de los Fe habla todos los días de la desmembra- discretos. ción de aquel imperio espiritual hispano; se Hay que viajar, quién lo duda, lo hemos dice que las naciones que aún lo integran repetido mil veces; pero no para ir por el por la ciudadanía del idioma buscan fuera extranjero como la famosa muñeca dinade la metrópoli inspiración para su litera- marquesa que no hace mucho visitó la Extura, para su política, para sus escuelas. Y posición de Barcelona y que volverá con en esto último nuestros fabricantes de con- unas cuantas banderitas prendidas en la reservas pedagógicas con marchamo extran- gional vestimenta; esto lo primero, y lo sejero les han dado la norma. Pues si aquí, gundo, no humillados, sino con la cabeza nosotros, vamos fuera de España a estudiar erguida y como maestros de Europa cuando problemas que ya desde hace cuatro siglas de hacer estudios pedagógicos. Clase trate tenemos resueltos y de juanera que nadie que de ninguna manera puedo referirme ro ha podido superar, ellos, los americanos, a con los que se dedican a investigaciones en los un criterio genético bien lógico por cierto, laboratorios de Química, etc. donde encondeben hacer la mismo. tramos justo y necesario el intercambio de Con todos los respetos rogaría al excelen- ideas y, sobre todo, de procedimientos. tísimo señor ministro de Instrucción que Aún no sabemos muy bien cuántas escuemandase hacer un catálogo de las obras de las fundó el padre Manjón, y eso que nos enseñanza primaria publicadas en los últi- toca de cerca; ni se conocen del todo el mos cincuenta años con dinero del Estado Hogar de San Juan de Dios de Deusto para E L N I Ñ O ESTUDIOSO, DUEÑO D E L M U N D O MAQUETA D E L MONUMENTO SIMBÓLICO A D FORTUNATO SELGAS E N E L PITO, OBRA D E L ESCULTOR HEVIA la noche, lo que habían sido trabajos manuales, se trocaba en escuela de religión, de lenguaje y de arte, porque enseñaban el dibujo, la música y el canto, entre otras cosas, y este último aún perdura en nuestros campos. Los trabajos manuales de hoy, inspirados en obras alemanas o belgas, no dan origen a una sola industria fecunda; pero aún viven los indios de las que hace cuatrocientos años les enseñó Vasco de Quiroga. S n esta educación, los indios no habrían tenido más remedio que seguir el camino de la reservación, del aislamiento, de la esclavitud y de la muerte. Yo iré citando opiniones en estos articu- PARTE POSTERIOR D E LAS ESCUELAS SELGAS
 // Cambio Nodo4-Sevilla