Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Verdades y mentiras. I N V E N T O S MÁS O M E N O S EXTRAVAGANTES, Y NOTICIAS D E COSAS EXTRAORDINARIAS cantaremos una jotwa, ¡ridiezlc! va a ser afligirse y arrugar el m o r r o que to no quina agrícola, de las que separan la paja del grano, sólo que aquí todo es grano. C o n el talego de los peniques me daba por conC u a n t i más lo pienso, maña, tento para pasar el rato. D e ahí l a satismas me paice que s mentira facción de l a señorita que maneja la máque haiga presonas felices quina, que parece decir R a b i a rabiña a con tanto galón encima. todo el que la contempla. P e r o a esa actitud provocativa contesto y o con otra i o t a Si de lo tiernamente bucólico y pastoril E l ue haiga o no maquinicas pasamos a lo ferozmente útil veremos na que sirven pa contar cuartos, máquina de contar y clasificar monedas, no le importa l o más mínimo exhibida en la Exposición de Cosas práca l que no tié l o más máxima ticas, recientemente inaugurada en Londres. Parece una pianola, pero su sonido es m u cho más armonioso, como que nace del t i n Y finalmente, vean ustedes cómo la potineo de las libras esterlinas, las coronas bre motocicleta sé esfuerza en conquistar y los chelines. También parece una má- la simpatía de las gentes y hacerse perdo- BEPOSITO D E AGUA E s t a caprichosa torrecilla no es lo que parece. Ustedes se verían negros para a d i vinar que se trata de u n depósito de agua, con capacidad de IO.O CO galones, construído en Thorpenese (Suffolk, Inglaterra) y conocido por L a casa de las nubes U n molino de viento se encarga de elevar el agua hasta el depósito, que ocupa l a parte alta de la torre. E n los pisos inferiores v i ven felizmente unas cuantas familias, alejadas del ruido mundano e indiferentes al riesgo que supone tener sobre la cabeza una sucursal del diluvio. -Güeno, ffüeno, hoy que estamos en voz MAQUINA D E CONTAR Y CLASIFICAR MONEDAS nar sus fechorías, empleándose en cosas útiles y beneficiosas. Véanla cargada con un recipiente de 270 litros de agua, para ir regando el suelo y barrerlo después con el cepillo cilíndnico que lleva detrás. T a m bién se puede usar como camioneta, para reparto de mercancías, quitándole los útiles le limpieza. L o que más sorprende es el tipo de b a rrendero que se gastan en Alemania. L e pasa ío que al vehículo: que le quitan las cosas de limpiar y puede servir, dadas sus hechuras, para catedrático de la Facultad de Ciencias. Larguemos nuestra coplica final, y demos fin al canto, antes de que u n lector, indignado, nos tire alguno a l a cabeza: ¡Ojalá, Dios que fuás, maña, como una m o t o que hi visto, que sirve para un fregado lo mismo que p a un barrido! UNA M O T O CONDENADA A TRABAJOS FORZADOS RAMIRO MERINO
 // Cambio Nodo4-Sevilla