Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
AS C. D O M I N G O 13 D E O C T U B R E D E 1929. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 26. Felipe 11 ordenó que no se diera el nombre de conquistadores, sino el de pobladores H e aquí, dijo el Sr. García Kohly, tres documentos que acreditan a una raza. Fuimos libre- -continúa el orador- -y al saber serlo, fuimos dignos de la madre nación, que más luchó por independencia desde V i r i a t o a Zaragoza. E n vuestra historia, aprendimos. (Grandes aplausos. Pasa el orador a tratar de l a obra de confraternidad que se está operando entre España y América y al afirmar que a ella lia contribuido eti grado sumo el jefe del Gobierno, el público tributa una entusiasta ovación al general P r i m o de Rivera, que se ve obligado a saludar. Dice el orador, que en esta obra de confraternidad tienen gran parte los acuerdos mercantiles, los conciertos económicos y los tratados comerciales, que son los que dan fuerza y consistencia a las relaciones de orden espiritual. ¿Queréis que os diga cuándo se ha hecho política de confraternidad? Pues al elevar la representación española en las naciones americanas. Ai. ha dado una prueba de gran consideración a las naciones americanas, y se ha dado satisfacción al anhelo justo de la honrada y meritísima colonia española, que guarda hacia la madre patria el más puro y desinteresado sentimiento. Se ha contribuido a esa confraternidad, con el empréstito de los cien millones a la República Argentina, con la cesión de dos cruceros a la misma nación, que pudieran cruzar los mares con la enseña celeste y blanca. Se lia hecho política con el tratado de comercio entre Cuba y España, tratado que puede presentarse como modelo de cómo pueden negociar dos pueblos de la misma estirpe. Se ha hecho política, concertan- do con la progresiva república del U r u guay, un tratado de arbitraje. Y con Chile. Y sin ir más lejos, aun. nohace siete días que el jefe del Gobierno español y el orador han firmado un tratado de giros postales. Tratado que permitirá, al pobre emigrante y al trabajador de nuestro campo, poder enviar algún socorro a la aldea lejana, donde una noble y santa viejuca, espera, quizás impaciente la carta del hijo. (Grandes aplausos. N o he de terminar sin deciros que el más bello gesto de confraternidad de un carácter hondamente sentimental ha tenido lugar allá en Cuba, cuando el general Machado- -una de las grandes figuras de nuestra independencia- -se curvaba ante la tumba del soldado español desconocido para ofrendarle, con sincera emoción, un ramo de flores. -Días después, el mismo presidente de la República colocaba la primera piedra del monumento al soldado español caído en l a contienda. ¡España! Aunque lograseis borrar su historia, la huella de sus lienzos y de sus mármoles siempre sería ilustre el nombre de l a patria amada, por la pluma del creador, del caballero de l a Ilusión, que ha sido el espíritu de España y el motivo de sus épicas hazañas. E l Sr. García K o h l y es aplaudido estruencuentísimo, siendo aplaudido con entusiasmo en diversos momentos de su magnífica pieza oratoria, termina así: Cuando todo régimen político haya desaparecido, en la memoria de los hombres 110 morirán jamás dos hechos imperecederos: la aparición del Hombre en las cumbres del Gólgota, y l a aventura de un pueblo que se lanzó a los mares en busca de un Nuevo Mundo. (E l Sr. García K o l l y es aplaudido estruendosamente, siendo muy felicitado. S r Pemán hace uso de la palabra Ocupa la tribuna el Sr. Pemán y Pemartín. Justifica su intervención, diciendo que hace años estas fiestas se reducían a un torneo lírico, sin consecuencias de carácter práctico. M a s ahora, cuando el ambiente s ha saturado de congresos económicos, 1 ¡poesía reclama su lugar. Saluda a los portugueses e hispanoame ricanos, y en afortunada imagen dice quj Andalucía es la proa del bajel de Españs: ¡pronta a cruzar los mares en busca de América. Dice que el hispanoamericanismo no es un lirismo, sino el ensayo de un nuevo derecho. E n Europa- -dice el Sr. Pemán- -en materia internacional, la unidad de medida política, es l a gran potencia. Esta se funda a través de l a Historia de una manera artificial, con las incorporaciones y desmembramiento de las guerars. E n el momento actual vivimos, pues, en un régimen de matiz feudal. Nos desenvolvemos en un régimen volcánico anexionista, y mientras nosotros bramientos de las guerras. E n el momento acafinidades de la raza, en Europa impera un régimen de madrastras indeseables y de matrimonios donde sobran las conveniencias. Se destacan y surgen de improviso maternidades, que n i siquiera tienen el pudor de los nueve meses. España fué gran potencia, antes que ninguna de las que hoy figuran como tales. E n ese corro de niñas que juegan en el patio de Europa, España no juega ya. Se encuentra en plena aptitud de superar ese tipo de potencia. E l Sr. Pemán cita, un texto de Bolívar ¡referente a la constitución de los Estados E! Después de Restas alegres de duración algo prolongada o de excesos contrarios a la salud, no raías veces se experimenta una sensación de fatiga y decaimiento. desaparece Este malestar general rápida y segura de una manera tomando antes de acostarse o por la mañana temprano que una o dos el tabletas de Veramon, bienestar el y equilibrio ni de procalor restablecen sin nervioso s ducu atacar de corazón o sensaciones cansancio lOyQJD- taM. elu. 6o s ¿e RAM
 // Cambio Nodo4-Sevilla