Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C D O M I N G O 13 D E O C T U B R E D E 19 29. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. lidiaron seis toros de don A l i g i a Pérez Tabernero, y los despacharon, mano a mano, Marcial Lalanda y Manolito Bienvenida. Fué- -tengo que decirlo pronto, porque si no reviento de indignación- -un espectáculo vengonzoso, irritante, intolerable. ¡Qué toreros... ¡Qué público más bueno este público de M a d r i d Manolo Bienvenida, un muchachito en plena juventud, del que he leído cuarenta y siete artículos elogiosos, comparándole con todas las figuras taurinas importantes del pasado y del presente, confirmaba ayer su alternativa en la primera plaza de España. Manolito Bienvenida- -tengo que decirlo pronto, porque si no vuelvo a reventar de indignación- -me pareció un torero tan vulgar, tan ignorante, tan miedoso, que yo no puedo creer que ese sea el mismo del que me habían hablado con entusiasmo verdadero algunos excelentes aficionados. ¿Que por lo que hizo ayer no es posible juzgarle? ¿Cómo que no? ¿A cuándo hay que esperar, entonces? ¿E s que tiene disculpa lo que realizó ayer? ¿E s que sus toros, exceptuando el primero, que era un bicho imposible, no se dejaban torear? ¿L o intentó él, acaso? ¿E s que tiene explicación eso de matar a paso de banderillas, tirándose descaradamente al pescuezo? ¿Y lo de dejarse dar dos avisos en tarde de alternativa? ¿E s que se puede tolerar que se descabelle a los toros, cuando todavía están completamente enteros y v i vos... ¡A qué seguir! L o de ayer no puede disculparlo nadie. Cuando se viene a Madrid, en plan de figura, teniendo diecisiete años, cobrando dieciocho m i l pesetas, hay que arrimarse, salga lo que salga, y pase lo que pase. Y o siento mucho (es muy desagradable, para los que escribimos sin apasionamiento y sin encono, tener que ser duros siempre) juzgar hoy con esta franqueza tan ruda a un muchacho que empieza. L o siento mucho... pero yo no sé mentirle al público. Y como no sé tampoco- -ni sé n i quiero aprender- -disfrazar lo que pienso, he de decir hoy, arrostrando otra vez las iras de los lalandistas, que M a r c i a l- -e l torero científico- -siguió sin entusiasmarme en su faena al quinto de ayer, y que sus naturales n i son naturales- -dos hubo buenos- n i se pueden dar siempre sin ligarlos alguna vez, que es lo lógico, con el obligado de pecho. Bien está- -me complazco en aplaudirlo- -ese afán suyo desquerer torear a todos los toros con la izquierda, y pretender hacerles faena en los medios; pero eso 110 basta. Ayer, el quinto toro, un bicho- ¿verdad, Marcial? -bonísimo para la muleta, se merecía aún más de lo que hizo Lalanda. E n los otros dos, en el segundo y en el tercero, estuvo francamente mal. E l tercer toro toreó muy bien a Marcial Lalanda... ¿Unos pases naturales? ¿Un quite de la mariposa... A mí, la verdad, todo eso me parece demasiado poco para una corrida de competencia, mano a mano. L o s toros de D A l i p i o Pérez Tabernero ¡O h Salamanca! salieron bastante desiguales de tipo, de bravura y de estilo. E l primero fué manso perdido con los caballos e imposible para el toreo (en ese fué en el único que estuvo, por lo menos, valiente Manolo Bienvenida) el segundo, un bicho resentido de los cuartos traseros, que el presidente- ¡delegado de la a u t o r i d a d! -consintió que se lidiara, cumplió en varas lo mejor posible, bastante bien, dada su i n validez, y llegó también dificilísimo a la muerte; el tercero fué bravo y bueno en todos los tercios; el cuarto habría sido bueno si le hubiesen dado sesenta y tres capotazos menos y le llega a haber tocado a un diestro con ganas de torear (de todos modos, parecía más difícil de lo que era en realidad) el quinto cumplió bien y fué superior para el torero, y el sexto resultó tan manso como el primero. De presentación, terciaditos, pero pasables. Una- corrida muy a propósito, de tamaño, para fenómenos ...Ayer fué la Fiesta de la R a z a pero en la Plaza ni hubo fiesta, ni, lo que es peor, Raza... ¡Qué toreros! ¡Qué vergüenza... pero, ¡qué bueno es el público de M a d r i d! ¿Dónde he leído yo que Manolo Bienvenida era otro Joselito? ¿L o he leído o me lo han contado... A h o r a me explico el preámbulo de esta crónica... Señores cronistas, señores entusiastas: un poco más de respeto a los muertos. ¿Quién, Joselito? Ese murió en Talavera. Rafael Sunches Guerra. P A G 45- O T R A S NOTICIAS U n ruego a la E m p r e s a L a premura con que a los revisteros y corresponsales taurinos interesa transmitir a sus periódicos las incidencias de las corridas a que asisten- -máxime cuando se trata de episodios de última hora, cuando es precisadla conquista del minuto para tener al público bien informado- -requiere el mayor número de facilidades para poder correr el servicio con la rapidez apetecida. E l proceso de la cuartilla desde las rodillas del redactor, en la grada, hasta la Central telefónica o la redacción, con los autorizados intermedios de la entrega al botones, su lanzamiento al exterior- -por la azoteílla- -como un apremiante mensaje de los s i tiados, y su conducción por el ciclista, se hace a veces, ante el apremio del tiempo, demasiado larga... E n la de Madrid, y en otras plazas, hay teléfonos al servicio de la Prensa. Sería d i fícil implantar en el circo del Baratillo una mejora tan interesante? Rogamos a la Taurina Sevillana que estudie el fácil problema, seguros de que los hechos contestarán pronto de manera afirmativa la pregunta que precede. INFORMACIONES Y OTIOAS DEPORTIVAS E l fútbol indigente o ¿cual de los dos? G u i l l e r m o Eizaguirre ha firmado como profesional p o r el Sevilla F C Puesta nuevamente la pe ota en juego, Maceira avanza sólo por la línea, pasa a E n el qampo del S e v i l l a E l fútbol i n d i Romero, y éste centra recogiendo el balón gente, o ¿cuál de los dos? Velasco, quien nuevamente lo pasa por el marco. Mucho sol y regular cantidad de públiE l tercer goal lo consiguen los sevillisco en el campo del Sevilla, donde contientas, sin brillantez, en un lío ante la porteden en partido amistoso el titular y el N a ría forastera. E l esférico rueda de un lado cional de la villa y corte, que viene precepara otro, hasta que Maceira se lo encuendido de gran fama por haber batido al Real tra frente a uno de los huecos; lo empuja Madrid, nada menos, en partido de camy el marcador funciona nuevamente a fapeonato regional. vor de los locales. Todo hacía presagiar una buena tarde H a y luego una buena parada de Machupara los aficionados: de una parte, el entuca, que logra salvarse del acoso de todos siasmo, por lo elevado de su moral, que halos delanteros. bían de poner en la lucha los forasteros; de la otra, el juego rápido, bajo, de pase corSe producen dos córners seguidos contra to a que nos tiene acostumbrados el Seviel Nacional, y a continuación, en mediano lla. Pero pomo ocurre casi siempre que hay avance que no estorban los sevillistas, conexpectación, uno y otro equipo defrauda- siguen los madrileños el primer tanto, obra lon a la afición, que en los últimos momende Priscilo. tos del partido expresó su descontento toPalacios, de los madrileños, se lesiona y cando palmas de tango Únanse las mías es sustituido por Mirallo. para ese fútbol, cómo le llamaríamos? poU n a salida de turista de Machuca, que bre es poco; le diremos indigente, que parepuede costar un goal y tras peloteo acaba ce que da más fuerza a la frase. eí primer tiempo. Para que no tuviesen que echarse nada Él segundo empieza en la misma forma. en cara los contendientes, el resultado fué Los del Nacional comienzan a animarse un empate a tres tantos, como lo pudo sey y dominan más. Su portero salva una situaa cero o a diez. U n equipo marcaba cuanción peligrosa con vistas al hule, cediendo do se dormía el contrario, a excepción- de! córner, que se tira sin consecuencias. segundo goal de los madrileños, que fué A poco se produce el segundo tanto para excelentemente ejecutado; la única fugada el Nacional en un avance bonito, por la dede la tarde. recha, en que el delantero centro pasa larEl partido: Breve la reseña. Comienza go al extremo, éste al interior, y éste al con un avance de los madrileños, que corta centro, quien devuelve el pase a Rubiera Monje, respondiendo el Sevilla con otra y éste nuevamente al centro, chutando M i incursión, malográndose la jugada por fallo rallo, que bate a Machuca. de Velasco, en un buen pase, de Romerito. E l tanto del empate lo consigue el N a A poco se tira el primer córner contra cional en un lío ante la puerta sevillista y el Sevilla, y comienza el peloteo insulso. es obra de Rubiera y de Machuca, por haNinguno de los dos bandos acierta a l i ber hecho una hueva salida de turista gar la jugada peligrosa o brillante. E l SeH a y luego un momento de acoso ante la villa, sin embargo, domina más y Fernánmeta forastera, bien defendida por su pordez tiene ocasión de hacer dos buenas patero, y sigue el peloteo por ambas partes. radas. E l arbitro concede penalty por mano de Mediado el primer tiempo, hay un pase los madrileños, tirándolo Abad fuera por de Romerito a Velasco, y éste, aprovechanquerer colocarlo. do el desgano con que juega la defensa A poco termina el insulsísimo partido y madrileña, chuta ante el portero selo a dos suspiramos fuerte. metros, consiguiendo el primer tanto para Ligeros comentarios. -E l Sevilla, como c! Sevilla. se verá luego por la alineación, puso un FÚTBOL
 // Cambio Nodo4-Sevilla