Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
nadie habrá dejado de pensar alguna vez, al deslizarse entre ías sábanas, que se metía en tino de esos sobres de papel- tela de los valores declarados. E l sueño, como un cartero gigantesco, nos lleva después a quiméricos países, y al despertarnos a! siguiente día- -ajada ía cama, como las cartas que han viajado mucho- -podemos creer que estamos en él mismo lugar, porqué alguien ha escrito en el embozo: Devuélvase a su procedencia por ser desconocido el destinatario Esta sensación de bolsa, de envoltura, es inútil buscarla en les lechos de Praga. E x tendido entre el colchón y el edredón, las imaginaciones oníricas son muy diferentes. L a primera noche sueña usted que es un sandwich, y le tortura el temor de no estar suficientemente apetitoso. M i pesadilla se apoyó en esta idea angustiosa: ¡Dios mío: -rae parece que no tengo bastante mantequilla! Después suele creerse que uno es una tortuga, poique bajo la abombada concha del edredón, asomando tímidamente la cabeza, un cuanto se estiran las extremidades surgen a un lado y otro las inanes los pies, en disposición análoga a la de un quelonio. v L U Q U E (CÓRDOBA) L A VISITA D E L INFANTE BANQUETE CON Q U E F U E OBSEQUIADO S. A- E L I N F A N T E D. CARLOS, Y AL CUAL, ADEMAS D E LAS AUTORIDADES, CONCURRIERON BELLAS SEÑORITAS. (FOTO SANTOS) MELILLA. EL DE APERTURA DE CURSO caudal estremecido por la emoción de lo aiiagroso. Santos y guerreros. Toda Praga está co ada de este doble c a r á c t e r fraternal. E x racto d e í alma eslava; carriles por los que orre su historia; misticismo v crueldad. Ka suma, J; t obsesión éa la muerte. Y a. -i, A csuueleío que c) rí complicado reloj dt a Casa Consistorial tira de la cuerda ¡ar. i acer sonar ias jidras, arirjttimt una categoría de símbolo. J raga avanza hacia ei i v uro surcada por ¡as Cicatrices de la pasaia violencia y por ¡as arrugas di; la prc (cupaeiüi! religiosa. Cincuenta templos y onventos se alzan cu su recinto, y, asi coaa niebla tarda en salir iie tm bosque, a- a aedan entre las torres innumerables de ia rra ad jirones de siglos remotos. E l Jt merdo hace guardia a la puerta de los paacios góticos, de piedra ennegrecida; un ecuerdo ciclópeo y tenaz, que sería prec: v presentar como un guerrero que apoya? a cruz del mandoble la fuerza de sus bra os, afirmado en l a tierra por el peso de su madura. U n recuerdo ceñudo y manchado sangre. He acraí, señalado e: esta plaza Ayuntamiento- -maravillosa belleza m e J! de esta piazaa lúa tíe la. s e bre reba capitaciones. cl- mo el EV? DIRECTOR D E L INSTITUTO VICTORIA EUGENIA ENTREGANDO UN DIPLOMA ve H O N O R A U N I N D Í G E N A Q U E S E D I S T I N G U I Ó P O R S U B R I L L A N T E A C T U A C T O N -I a (FOTO ZARCO Y LOPEZ) Es. el día de San Wenceslao. E l sol se insinúa, pajizo y débil. U n a niebla alta, densa y turbia como humo de fábrica, i a íe. -lsüando nacía ei horizonte y da lo confine un falso matiz de tormenta. L a sombra de las personas y de las casas tiene tai tenuidad como si todo se hubiese vuelto transparente. Las m a ñ a n a s de P r a ga, en eatos comienzos del otoño, se colma: de esa. inquiétame, luz de los eclipses en que partee une el mundo va a dormirse o a morir. Bajo ios bellos puentes, ei ancho y pardo río arrastra balsas de maderos que unos hombres guían con largas pértigas trabajosas, v ías obscuras estatuas de santos que adornan un pretil se copian cu el como en una pupila devota. Viejo, y grave, y reposado río de Moldava, que cruza una página de! ardiente Martirologio, saturado de santidad, con paso de procesión, hábito obscuro v numeroso cilicio de pilastras en su carne líquida. Cuando la vida de San Juan Nepomnceno se d i luyó en sus aguas, c: r í o ¡levo en suspeu ¡o sobre s; i ancíio pavés acerarlo el cadáver del confesor de la Reina Sofía, flotantes ias muchas vestiduras, cara al cénit la faz consumida, suavemente, como a i; o niño que duerme. Y el fulgor de las c i ñ o cgarího; que jaron del cielo para aureolar r. l r- aiuo se copio largamente en MELILLA. E N L A ENSENADA EL PRIMER BARCO C BLERO i ESPAÑOL, SUBMARINO. (FOTO DE. LOS GALÁPAGOS TAFUR LOPEz) EMBARCANDO CABLE jOSE