Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MARTES 15 DE OCTUBRE DE 192 a. EDICIÓN DE ANDALUCÍA. PAG. 6 un PPZOj se muestra al nivel fiel pavimento el sitio donde caían ¡as cabezas segadas por ei verdugo. H e aquí, muy cerca, ¡a estatua de Juan Hus, el profesor de la U n i versidad, quemado por hereje después de su condenación en. el Concilio de Constanza. Muchas vidas costó su muerte. Ved la ventana del castillo de Hradchany por donde el conde de Thurn hizo arrojar a Martinic y a Fabricio. Fué el golpe de esos cuerpos sobre la tierra los que despertaron la guerra de los Treinta Años. E s a torre gótica que embellece en la orilla derecha del Moldava el sugeridor puente de Carlos I V tuvo en otro tiempo un adorno terrible: el de las cabezas- de los 27 jefes de la rebelión checa de 1621. Y junto a estos horrores, las leyendas de la iglesia octogonal de Karlov, la evocadora calle del Oro, donde se abren- -en el espeso muro del castillo- -las pequeñas viviendas en cuyo secreto los alquimistas bascaban, amparados por el Monarca, la piedra filosof a l y, en el cementerio judío, la ¡osa que señala el lugar donde las centurias roen los restos del rabino L o w figura de novela, imponente y omnisciente, capaz de hacer vivir a la estatuilla que sus manos labrasen. Mago y sabio a la vez; uno ds esos extraordinarios personajes que la Edao M e dia creó y se llevó consigo para siempre, entre e cortejo pintoresco, con sus amplios ropajes obscuros, sus altos gorros poliédricos, sus barbas de enredadera, sus narices de gancho, sus ojos que todo lo veían y todo lo conocían... T a l como se alza ahora en efigie el rabino L o w todo negro, gigantesco e impresionante, en La fachada de! nuevo palacio Municipal, símbo: o de concordia entre los judíos y los cristianos, que más de una vez afirmaban con los trogroms inexorables la terrible vehemencia de su fe. Jirones del turbulento pasada. Son ellos, sin duda, los que acentúan tan fuertemente el encanto de esta ciudad, una de las m á s interesantes de Europa. Subsisten a pesar de los grandes comercios, de ios anuncios luminosos, que disparan contra ellos sus intermitencias desde la amplia plaza de San Wenceslao; del tintineo con que les ametrallan los tranvías que suben las cuestas del viejo barrio de la Mala Sirana; de los bocinazos de los autos innúmeros, que obedecen a guardias encaramados en pulpitos listados de blanco v de r o j o perseveran entre el poderoso resurgimiento de Praga, trabajadora y feliz. Únicamente al pie de la Torre de la Pólvora no se puede pensar en ellos. L a antiquísima mole, deleite de los ojos, ornada de escudos, sostenedora de las estatuas de viejos Reyes de Bohemia, es buena morada para los fantasmas de la Historia. Pero junto a ella esperan su carga los autocars de turismo. Y apoyado en el muro negro y sepia, como los tonos de un aguafuerte, un vulgar vendedor de salchichas cuece todas las noches su mercancía y aguar- da a sus clientes sahumando a los monarcas de piedra con el vaho de su industria vulgar, indigesta y contemporánea. Y esto no hay fantasma que lo soporte, un que onio. W. F E R N A N D E Z FLÜREZ Praga, septiembre 1929. quiero acusar recibo del obsequio, pues, no só; o se trata de un tema. que lie comentado a menudo en estas mismas columnas- -la defensa del castellano contra sus muchos enemigos dentro y fuera de España- sino que dicho trabajo lleva estampada a firma des Excmo. Sr. D Daniel Garcfo- Mansilla, actual embajador de la Argentina en nuestrr país. Es, me parece, un enroma consolador que quien ocupa tan alto puesto d i plomático emprenda esta cruzada redentora Además de su cargo oficia! reúne ei señor Garcia- Mans illa otros méritos individuales- sn rancio abolengo español, su amor a España, su cultura genera: y perfecto dominio de varios idiomas europeos, que habla y escribe como el nuestro. Pertenece, pues, el ilustre diplomático argentino a ess élite hispanoamericana, incapaz de renegar su glorioso atavismo histórico, en el cual brilla con ¡uz propia su mismo hermano político, el gran novelista Enrique Rodríguez Larreta, el admirable auter de La gloria de don Ramiro Desconfiad siempre de esos suramericanos. que detestan a España y fingen despreciarla, hablando pestes de ella! Porque, o bien son de un coior achocolatado, que aos sugiere la sospecha de que guardan sus plumas y anillos heredados en el fondo del baúl, o bien sus apellidos extraños provienen de ¡as turbias corrientes de la emigración europea. E n cambio, hoy día el hispano i i n c i c a n o culto prefiere, desde luego, descender de antiguos españoles a confesar su origen nebuloso P o d r á fener, como no l o r o s respecto a nuestros padres, como cada generación, respecto a la anterior, otras ideas, otras orientaciones y tal o cual meridiano inelectual M a s no por eso reniega de la sangre que corre por sus verjas, ni deja de comprender y apreciar la rica herencia de un idioma común, que une espirituahncnte su EL CULTO DEL IDIOMA A l margen de un folleto Llega a mis manos, enviado por su propio autor, un interesante folleto, titulado Proyecto de Asociación Cultural Hispanoamericana para conservar el idiema. Y yo CHARLAS DE FLORADA U N BféO 5. A 0 3 AO -Pero es cierto que no te has enterado? -i Te aseguro que n o! -Pues si no se habla de otra cosa en Madrid. F u é en casa de (Te lo diré al oído, por si acaso. E r a día de recibo, y como allí se d i vierte una bastante, por la generosidad v simpatía de los dueños, estaban los salones de chicas que daba miedo. P e r m í t e m e que omita nombres. Se hablaba. de la belleza ensoñadora de algunas heroínas de cine y cíe los magníficos ojos que lucen en la pantalla. Se hablaba del P A S T I M E L al H u m o de S á n d a l o (i) verdadero hallazgo práctico de seducción para arquear las pestañas. Se hablaba de la elegante y original presentación del jabón A C A C I A S M A D R I L E Ñ A S (S) tan perfumado y tan fino. Se hablaba... H i j a por Dios, basta va, que me muero de impaciencia! -Se hablaba de muchas cosas en el círculo de muchachas, cuando hizo su entrada triunfal un conocido v admirado as de la pantalla, de paso en Madrid. Verle y (1) Caja- estuche, con espejo y ccpilllto, 3.50. (2 Pastilla. 0. T 3. v faja. 2,25. ai ROSAS Maravilla d e maquIiCage d e gran d i s c r e c i ó n y permanencia. A n i m a d e l i c a d a m e n t e ¡a s mejillas c o n un t o n o q u e s e c o n f u n d e c o n la b e l l e z a natural. Se vende en lujoso envase a 5 ptas. En envase corriente, 2, -0. rodearle, acosándole a preguntas, todo el bello sexo, fué obra de un segundo... ¡Y aquí viene lo bueno! M e e s í á s haciendo sudar! -Pues, para evitar complicaciones desagrada b l e s emplea, como yo, la maravillosa loción higiénica S Ü D O R A L (1) que las evita y hace desaparecer. -P e r o ¿quieres acabar, diablillo... Decías que, rodeado de admiradoras... -Rodeado de admiradoras se hallaba, cuando, de repente se apaga la luz v un beso, un sonoro beso estalla en la obscuridad... F u é obra de un momento, porque la luz volvió en seguida, pero no tan pronto que impidiera el obsequio que el carrillo del as recibió. ¿E s posible... ¿Y qué hizo el ofendido? -M i r a r azorado, a todas, que reían con aran alborozo al ver unos labios rojos dibujados en la mejilla de! héroe. Y o fui la única que permanecí seria. Malo... Permaneciste seria... ¡M u v malo! -N o seas demasiado perspicaz. M a l podían desteñir mis labios empleando en ellos el R O T O- T T O r T D O al f u go de Rosas (2) 50, (lj Precio: 1 pta. 4,50, S. SOy 18.50. (2) Envase corriente, 3 pesetas; de lujo. 4,53, FLORADA fíi a d r i d