Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 16 O C T U B R E 1929. SUELTO 10 DE CTS. CERCANA A TETUAN, SEVILLA DIARIO ILUSTRADO. AÑO N. 8.363 V 1 GÉ S 1 MOQUINTO NUMERO REDACCIÓN: P R A D O D E S A N S E B A S T I A N S U S C R I P C I O N E S Y A N U N C I O S MUÑOZ O L I V E M ONTOTO P o r m u y a p r i s a que se v i v a en los t i e m pos que c o r r e n- -m e j o r estaría d e c i r que v u e l a n- en estos tiempos en que casi no se v i v e el presente, sino el f u t u r o tiempos de i n q u i e t u d y de s o l i c i t a c i o n e s constantes, cada u n a de las cuales se t r a g a c o n v o r a c i d a d a la a n t e r i o r l a a c t u a l i d a d r e l a t i v a a c i e r t o s hechos y a ciertos h o m b r e s excepc i o n a l e s c o n s e r v a sus fueros, y es siempre a c t u a l i d a d N o es en m o d o a l g u n o d i o s a f u g i t i v a y efímera, que a c a r i c i a sucesos y l i g u r a s y pasa raudamente, sino a u g u s t a encarne c i ó n de l a F a m a que a l b o r d e del c a m i n o y ante los seres de elección se sienta a m e d i t a r c o n melancolía. F r u t o de esta meditación es l a consecuencia de que, a m e d i d a que t r a n s c u r r e n los días después del s i n g u l a r a c o n t e c i m i e n t o objeto de e l l a éste se ofrece a todos c o m o más t a n g i b l e e i m p o r t a n t e c o n m a y o r e s méritos a l a ajena c o n s i d e r a c i ó n en t o d a su i n t e g r i d a d en todo su v a l o r e s e n c i a l y representativo. S e v i l l a en los años, en los días p r e c u r sores de estas h o r a s de h o y h o r a s de e x a l tación y de t r i u n f o de noble e m b r i a g u e z y de o r g u l l o s o poderío, h a pasado p o r el dol o r de v e r m o r i r a a l g u n o s de los h o m b r e s que l a t r a j e r o n soñando c o n e n g r a n d e c e r la, a tan venturosa realidad. Moliní, U r b i l i a Colombí, R o d r í g u e z C a s o L u c a de T e n a A n í b a l G o n z á l e z cada u n o en su e s f e r a y d e n t r o de sus medios p r o p i o s fuer o n p a r a e l l a l a f u e r z a i m p u l s i v a el a m o r c o n v e r t i d o en a c t i v i d a d c r e a d o r a y f e c u n da, el a l i e n t o l a a c c i ó n M o n t o t o que a c a b a de desaparecer, era l a fuente e s p i r i t u a l e s c o n d i d a y serena, que t e m p l a b a l a sed de todos, y de c u y a s aguas, s i e m p r e claras y f r e s c a s todos necesitaban t a m b i é n P e r o el m a n a n t i a l estaba o c u l t o nadie lo veía. S a b í a s e de él, necesariamente, p o r l a eficac i a de su r i e g o fertilizado! -en los prados, huertos y j a r d i n e s espirituales... p e r o p a r a e n c o n t r a r l o e r a p r e c i s o d a r c o n el rincón o b s c u r o y modesto donde v i v í a rincón h o g a r e ñ o en q u e u n a frente y u n c o r a z ó n p r i v i l e g i a d o s surtían de c o n t i n u o a m o r a S e y i M a a su e x c e l s i t u d a su g r a n d e z a histór i c a y presente, a su p o r v e n i r esplendoroso. L a a d v e r t e n c i a j u i c i o s a el sabio consejo, l a d i s c r e t a lección o l a i n e s t i m a b l e enseñanza n u n c a le f a l t a r o n en v i d a de M o n t o t o a la c i u d a d de que fué c r o n i s t a n i t a m p o c o a quien p a r t i c u l a r m e n t e acudía a aquel ingen i o s o h i d a l g o s e v i l l a n o de l a calle de M a t e o s G a g o a l que. despertaban todos los días las campanas de l a G i r a l d a y que b i e n pudo d e c i r s i e m p r e c o m o el h é r o e de sus amores l i t e r a r i o s C a b a l l e r o soy y caballero he de m o r i r s i place a l A l t í s i m o E r a u n v i e j o que n o envejeció n u n c a a pesar de los estragos causados en su o r g a n i s m o p o r el t i e m p o y en su corazón, poll o s dolores y pesadumbres de u n a l a r g a v i d a c o n s a g r a d a a l t r a b a j o al c u m p l i m i e n t o del deber y a l a m o r de los suyos. M a n t e n í a s e su espíritu en m a r a v i l l o s a lozanía. P r i s i o n e r o ante a q u e l l a c a m i l l a y en aquel sillón, d o n de p o r siempre q u e d a r á n las huellas de su cuerpo, escapaba p r o d i g i o s a m e n t e de l a c á r c e l y sabía de t o d o y de todos. N o parecía s i n o que el c i r c u l o d e su c a m i l l a e r a p a r a t i p o r m i l a g r o el d e l m u n d o que podía a b a r c a r c o n su m i r a d a y tocar con sus m a nos. Y es que el m u n d o lo llevaba en l a f r e n t e porque en ella cabía. M o d e s t o de veras modesto, menospreciaba sinceramente su. v a l i o s a l a b o r l i t e r a r i a de e r u d i t o de n o v e lista y de poeta, e n a m o r a d o c o n l a misrira s i n c e r i d a d de l a labor ajena. H u m a n i s t a pol í g r a f o devoto de los clásicos españoles, le era f a m i l i a r l a compañía y el t r a t o de los grandes i n g e n i o s de quienes adquirió su p l u m a el acento y el a i r e pero no p o r esto se a m a n e r ó su espíritu n i quedó a l a z a g a del m o v i m i e n t o l i t e r a r i o M o n t o t o conocía, c o m prendía y a m a b a lo m o d e r n o en su c a m i l l a y ante sus ojos, ávidos de l e c t u r a se h a l l a b a n siempre! a n o v e l a flamante, l a comedia del día, el ensayo, el folleto, el l i b r o o e l artículo de p a l p i t a n t e a c t u a l i d a d N o quería saber de nada p o r referencias. F i a b a más que en l a opinión de los otros, p o r docta e i n i p a r c i a l que l a supusiese, en l a pasmosa c l a r i d a d de su j u i c i o Y oyéndolo a p r e c i a r a los autores contemporáneos, l i b r e p o r c o m pleto de l a i n e l u d i b l e i n f l u e n c i a del ambiente, que a tantos nos a l c a n z a c o m o también de todo i i n a j e de p r e j u i c i o s de educación, de escuela y de época, era f o r z o s o p r e g u n t a r s e ¿P e r o este h o m b r e tiene setenta y tantos a ñ o s? P o r q u e no es fácil n i c o m ú n e n c o n t r a r en l o s escritores a n c i a n o s l a c l a r i v i d e n c i a l a serenidad generosa, el acierto y el t i n o necesarios p a r a j u z g a r a l a gente nueva, que suele l l e g a r a los campos del arte a l b o rotando, entre p a m p i r o l a d a s y c a b r i o l a s U n m o z o de v e i n t i c i n c o años puesto a j u z g a r u n l i b r o reciente, modernísimo, de los l l a mados de v a n g u a r d i a no tendría p a r a él l a comprensión, l a c a p a c i d a d inteligente o a d m i r a t i v a n i l a tolerante b e n e v o l e n c i a que M o n t o t o Y c u a n d o el e s c r i t o r j o v e n h u b i e r a de e s c a n d a l i z a r a unos y a otros c o n sus piruetas y extravagancias, haciendo vacilar las cabezas m á s firmes, M o n t o t o a d i v i n a b a sagazmente el oro de ley encubierto bajo aquella d e s a f o r a d a m a n i f e s t a c i ó n o el que p u d i e r a t r a e r el m o z o en el h a t i l l o que t i r a b a p o r alto, y decía esta- frase, que h a b í a a p r e n d i d o de l o labios de l a compañera de su v i d a e n d i s c u l p a de toda a u d a c i a o t r a v e s u r a j u v e n i l ¿Q u i é n le q u i t a a m a y o sus flores? D i c e ella, dicen sus h i j o s que l a cabeza de M o n t o t o conservó, d u r a n t e a l g u n a s h o l a s después de muerto, el c a l o r de l a v i d a L a p o d e r o s a i n t e l i g e n c i a o u e residió en e l l a tantos años, no l a quería dejar. Y aquí hacemos punto. P o r nuestra p a r te, le debemos tanto a M o n t o t o desde niños, que tememos que l a p l u m a se e x p l a y e y resbale en u n terreno puramente íntimo, c u y a s más caras flores pertenecen al s a g r a d o de n u e s t r a g r a t i t u d y de n u e s t r a devoción e n trañable. S. y T. A L V A R E Z S e v i l l a octubre, 1929. QUINTERO pequeñecerla. E s a s palabras de monseñor D u p a n l o u p fuertemente i m p r e g n a d a s de l a d i v i n a s a v i a d e l E v a n g e l i o s i r v i e r o n de n o r m a a l ilustre m u e r t o p a r a a n d a r p o r el m u n do. L a d i v e r s a p r o c e d e n c i a de los h o m e n a jes que se le han. t r i b u t a d o i o patentiza. D e h u m i l d e o r i g e n que él no ocultaba, el a r z o bispo de P a r í s se e l e v ó a las más altas c i mas de l a I g l e s i a más que por su competenc i a teológica, acreditada en la cátedra s a g r a da, p o r ese poder de p r o s e l i t i s m o que dispensa D i o s a los h o m b r e s dé acción, no p a r a seducir con l a p o m p a de l a p a l a b r a sino p a r a g a n a r voluntades c o n e l ejemplo de l a o b r a S a b i d o es que c a d a etapa de u n a c a r r e r a requiere aptitudes diferentes. ¡Hay, s i n e m b a r g o generales en quienes e l espíritu se estacionó en el g r a d o de comandante, y obispos que c o n s e r v a n l a m e n t a l i d a d i n a l t e r a b l e y u n poco i n g e n u a del c u r a de aldea, lo c u a l no i m p i d e a l o s unos y a los otros s e r v i r a la P a t r i a y a Dios. D e l c a r d e n a l D u b o i s no se podría d e c i r eso s i n d e f o r m a r su noble p e r s o n a l i d a d E n cada g r a d o de su c a r r e r a t u v o los elementos necesarios p a r a e x t r a e r de su función l o s resultados m á x i m o s P á r r o c o en el d e p a r t a mento de l a S a r t h e su i n f l u e n c i a p e r s o n a l en f a v o r de los intereses del c a t o l i c i s m o q u e n o- h a y que c o n f u n d i r c o n los intereses m a teriales, se h i z o sentir, s i n r u i d o y sin r o zamientos c o n l a política. L o s acrecentó y administró con tacto, oponiendo al l a i c i s m o i n v a s o r que b i e l a las almas, el p r i n c i p i o c r i s t i a n o que las c o n f o r t a N o fué el c u r a belicoso que pretende desalojar al ateísmo de sus posiciones, d e r r o c h a n d o desde el p u l pito u n a retórica a g r e s i v a m á s hecha p a r a enardecer a los f a n á t i c o s que p a r a n c r s u a d i r a los t i b i o s n i u n paladín de l a política del P a p a- R e y de esos que h a c e n m á s daño que p r o v e c h o c o n sus i n t e m p e r a n c i a s a la causa de l a Iglesia sino u n discípulo de C r i s t o o p o r t u n i s t a y p r á c t i c o que busca y e n c u e n t r a todos los días u n espacio l i b r e en el a l m a h u m a n a p a r a l a s i e m b r a de l a buena d o c t r i na. D i o s nos a u t o r i z a el uso de todas las a r mas p a r a el b i e n del p r ó j i m o y p a r a su g l o r i a C u a n d o u n alto d i g n a t a r i o de l a I g l e s i a está en sociedad, aparentemente e m b a r g a d o por las f r i v o l i d a d e s m u n d a n a s que le r o d e a n su función n o p i e r d e n a d a de su c a r á c t e r apostólico. E n esas ocasiones, que el carden a l D u b o i s no esquivó, u n pastor de a l m a s sea c u a l q u i e r a su i n v e s t i d u r a enriquece su e x p e r i e n c i a dé l o h u m a n o p a r a d o m i n a r l o m e j o r c o n u n fin i d e a l C u a n d o p o r v o c a ción o p o r n e c e s i d a d se codea c o n los políticos, t a m p o c o m a l g a s t a s u tiempo, pues aprende a c o n o c e r u n a parte de l a r e a l i d a d de nosible a n e x i ó n a l a I g l e s i a E n ese arte difícil el c a r d e n a l D u b o i s f u é m a e s t r o c o n sumado, menos p o r e l v u e l o de su i n t e l i g e n c i a que p o r u n a f o r m a de l a a c t i v i d a d en l a que l a seducción p e r s o n a l adquiere u n p o der suasorio que n o siempre nos concede el talento. S u o b r a durante los procelosos tiempos de l a separación de l a I g l e s i a y el E s t a d o í u c perspicaz, templada y fecunda. S e h a d i c h o de él que en l a época en que no era m á s que c u r a p á r r o c o u n político de l a e x t r e m a i z q u i e r d a C a i l l a u x llamó l a atención del G o b i e r n o sobre l a m o d e r a c i ó n inteligente con que aquel v i r t u o s o v a r ó n c o m p a g i n a b a sus deberes eclesiásticos con su respeto a las leyes. E s cierto, -y aún h a y derecho a s u poner que aquella recomendación no fué e x traña al p r i m e r ascenso del c u r a D u b o i s CÓMO HA MUERTO U N PRÍNCIPE D E L A IGLESIA E l cardenal D u b o i s L a u n a n i m i d a d con que h a sido deplorada i a m u e r t e del c a r d e n a l D u b o i s en u n país m i n a d o por todas las corrientes del l i b r e pensamiento, d a íc de lo que había de h u m a n o en sus virtudes. U n alto d i g n a t a r i o de la. I g l e s i a n o puede v i v i r confinado en lo m e r a m e n t e c o n f e s i o n a l de su misión sin e m-
 // Cambio Nodo4-Sevilla