Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MIÉRCOLES iS D E O C T U B R E D E 1929. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 31- ABC EN SEVILLA Elogios a Prensa Española Nuestros colegas de Madrid recogen l a noticia de la aparición de la edición de A B C en Sevilla, dedicándole cariñosos comentarios, de los cuales entresacamos los siguientes párrafos: D e La Época: Nuestro querido colega A B C da muestras continuas de su vitalidad y de su gran estirpe de rotativo a la moderna. Cuantos participan en la elaboración del diario que fundara aquel inolvidable maestro de periodistas que fué D Torcuato L u c a de Tena, se esfuerzan por conseguir para A B C todos los adelantos y perfeccionamientos sin escatimar sacrificios. U n a nueva prueba de esto la ha dado A B C publicando de ahora en adelante una edición en Sevilla, que será idéntica a la de Madrid, con excepción de la parte dedicada a las noticias locales sevillanas y del resto de Andalucía. L a publicación del p r i mer número del A B C en Sevilla, coincidiendo con l a Fiesta de la Raza, ha sido para el querido colega un éxito brillantísimo. L a idea de publicar en Sevilla el A B C, respondiendo a un ideal españolista, de creciente interés hacia las grandes capitales regionales, maduró ya en la mente de D Torcuato L u c a de Tena, pero l a muerte le impidió llevarla a la realidad. Ahora, su hijo y sucesor, el actual director de A B C, la ha realizado, proporcionando un nuevo triunfo al periódico fundado por su ilustre padre. Enviamos con tan grato motivo al querido colega nuestra cariñosa enhorabuena, De El Sol: Como había anunciado recientemente nuestro colega A B C comenzó a servir ayer a sus lectores de Andalucía una edición especial, impresa en Sevilla, que no difiere de la que pone a la venta en M a drid sino en la extensión y cuidado que dedica a recoger cuanto en lo informativo afecta a la región andaluza. L a iniciativa de A B C, que, como se dice en el anterior despacho, ha sido tan favorablemente acogida en Sevilla y lo será en las demás provincias de la región, está inspirada en el deseo de poner en manos de sus lectores andaluces el mismo periódico de Madrid, en la misma fecha y a igual hora, anticipación que permite la facilidad de comunicaciones con Sevilla. Como periodistas, por lo que este esfuerzo representa en el terreno de las posibilidades de la Prensa española, por el acierto con que ha sabido realizarlo, felicitamos sinceramente al colega. De Informaciones Celebramos muy de veras el merecido triunfo de A B C, que con este alarde editorial pone tan alto el prestigio del periodismo español. E n adelante, A B C se, editará en Sevilla al mismo tiempo que en Madrid, en forma igual, aunque concediendo la debida importancia en su información a la región andaluza. Nuestra enhorabuena, muy cordial al colega por este nuevo y bien ganado éxito. De La Vos: E l sábado, como estaba anunciado, apareció en Sevilla la edición de Andalucía de A B C. Dicha edición, impresa en Sevilla, es igual a la madrileña, salvo que en ella tiene más espacio la información noticiosa y gráfica andaluza. Esta inciativa de A B C merece ser des tacada por toda la Prensa española, pues representa un gran esfuerzo, digno de loa. Como periodistas felicitamos al A B C sinceramente y le deseamos un g r a n éxito. CONSULTA GRATUITA -N 0 Q U I E R O V E R L E MAS CON E L C A B E S T R I L L O Y A DEBERÍA U S T E D ESTAR T R A B A J A N D O H A Y Q U E R E G E N E R A R E S E BÍCEPS CON M U C H O E J E R C I C I O -MEJOR BÍCEPS! SIN H A C E R NADA. ¡LA OCIOSIDAz ES L A M A D R E DE TOOS LOS M u y de veras agradecemos a los queridos colegas las frases de elogio que nos dedican con motivo del éxito alcanzado por nuestra edición d e Sevilla, éxito que a nosotros nos ufana, sobre todo por lo que puede contribuir a elevar la importancia de la Prensa española, que rivaliza noblemente en dar pruebas reiteradas de progreso y de mejoramiento en todos los órdenes. RASTRO D E L DÍA E n un día de noviembre de 191 Ó llegaba a Sevilla León Trotsky. E r a un hombre casi desconocido, corresponsal de periódicos rusos, crítico literario y conspirador marxista. Había sido expulsado de Francia como anarquista peligroso, y llegaba a Sevilla de muy mal talante, vigilado por la P o licía, bajo la impresión de ¡a cárcel de M a drid, donde estuvo algunos días, y temeroso de ingresar en la prisión sevillana. L a presencia de Trotsky en un país europeo solía movilizar en aquellos años de guerra, todo un ejército policíaco, y desencadenaba una tempestad de expedientes, fichas y órdenes ministeriales. Trotsky conocía Sevilla por las referencias de los románticos franceses. Pero la realidad fué muy otra. E n un libro de reciente publicación, Mis peripecias en España, el caudillo rojo cuenta brevemente sus impresiones sevillanas. E l Guadalquivir- -dice- -es un río sucio y de muy poca corriente. ¡Cómo sueña uno desde el Neva con el Guadalquivir, y qué desilusión al llegar a S e v i l l a! i Creería el inquieto conspirador que Sevilla se incendiaba, en los ocasos, por la corriente roja de su río? E s sabido que El Guadalquivir de Trotsky nuestros sueños realizan lo que es en la v i g i lia íntimo afán e ilusión indomable. Y dado que León Trotsky aspiraba a la revolución mundial, es lógico presumir que soñara con un Betis poblado de náyades y nereidas socialistas, en lugar del río jocundo, cantado por Torres Naharro, o del romántico río de los poetas franceses del x i x Comprendemos su desilusión. E l Guadalquivir resulta, al fin y al cabo, tan burgués como el Neva de los Zares, aunque mucho menos refrigerante. N o arrastra una corirente roja, y camina, en paz, por el mismo cauce sumiso que le marcó la mano del hombre. Cultiva además, la tradición. E s un río tradicional, un río de enamorados, de coplas, de poemas bajo la luna. N i siquiera lleva sangre. Todo lo más, alguna leve querella por amor. N o es posible tomar revolucionariamente en serio al Guadalquivir, que es, por tradición, un río sometido a las veleidades romántica de los andaluces. Y así como- -dice el bullicioso miope bolchevique- -la célebre arquitectura sevillana se reduce a cuatro muritos encalados así el celebérrimo Guadalquivir es un río que carece de seriedad. U n rio que no se lava, porque no tiene agua, y que, por no servir, no sirve siquiera- -como servía el Neva- -para organizar una ligera revolución internacional. -Trivelín. SERVICIO OFICIAL METEOROLOG! CO En Sevilla Datos recogidos en el Observatorio de l a Universidad en el día de ayer: Presión barométrica en milímetros y a cero grados, a las ocho horas, 765,3; a las dieciséis horas, 762,6. Temperatura a la sombra, a las ocho horas, 16,2; a las dieciseis horas, 27,0. Tensión del vapor de agua, a las ocho horas, 7,9; a las dieciséis horas, 8,9. Humedad relativa (de cero a 100) a las ocho horas, 58; a las dieciséis horas, 33. D i rección del viento, a las ocho horas, N a las dieciséis horas, W Fuerza del viento, a las ocho horas, ventolina; a las dieciséis Lencerías B A T A S N U E V A (XMJECPIOIÍ- ¿JL