Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
¿BUIAAS LLAVES: ¡Vdd. i m e j o r q u e t a s CRESCENT H SASTRERÍA ZARDAIN Gabanes y trajes a medida, de 100 a 250 ptas. Trajes sastre, para señora, desde 100 ptas. Trincheras, desde 40 ptas, gabanes juero, desde 135; pluma, desde 30 ptas. La CASA más surtida en pañería ñna. Siempre novedades. HORTAIJEZA, 138, MADRID. Bombas centrifugas y pistón. Instalaciones comple tas. Motores. Tractores. Contado, plazos. COMPÁS i A HERRERA, BARQUILLO, 18. MADRID INSTALACIONES DE RIEGO CAS IN GE ü bien construidas y situadas, construcción de lujo, primera, segunda y tercera, de todos precios rentando, libre, el 4, 5, 6, 7, 8 y 9 por 100. SERRALLER, Sagasta, 17, de una a dos y de tres a ocho. DE INGENIERO MONTES. A C A D E M I A DE MONTES. DESENGAÑO. 29. P R 1 5 P A! I A C I Ó N MART 3 NEZ BLA EXCLUSIVA 385 FERNANDEZ Y GONZÁLEZ EL PASTELERO DE MADRIGAL 387 velas latinas. E n el palo fiel centro, sobre las crucetas, se veía una enorme linterna roja. Cuando Aben- Alí sentía dormirse ya sus brazos de cansancio, en que, arreciando más v más el viento determinaba ya un fuerte temporal, un esquife largo, tripulado por doce hombres, que llevaban trajes tunecinos, todo lo cual se veía a la luz de los relámpagos, chocó con el pequeño esquife en que venían Aben- Shariar v Aben- Alí, que se aferraron al esquife que venía en su socorro, saltaron dentro de él y dejaron a merced de las olas el pequeño bote en que hasta allí habían llegado. Luego el gran esquife se acercó al costado efe la galeota, desde cuya mura echaron cabos a los que en el esquife se hallaban, porque el estado de la mar no permitía otra manera de entrar a bordo. Cuando por medio de los cabos subieron todos a la galeota, el esquife, que había sido trincado, fué izado sobre cubierta. -Ahora- -dijo con voz de trueno Aben- Shariar, que se encontraba de nuevo entre sus corsarios sobre el puente de su valiente Leona- ahora, a combatir con la mar; luego, a dar caza a la primera salera de dos bandas de la República que tome la vuelta de afuera. Y Aben- Shariar se puso a mandar la maniobra. gnro ese. hombre se ha sepultado en él y no vuelve a salir más. ¿Y quién le busca para cerciorarse de si se ha quedado ahí o no? CAPITULO IX L os dos esbirros que habían seguido a AbenShariar después de que éste, huyendo, había matado al otro esbirro, llegaron al ángulo del canal a tiempo que Aben- Shar- iar se arrojó en él. Los esbirros esperaron a que Aben- Shariar apareciese sobre la superficie, lo que hubieran, visto si hubiera cedido, porque habí; luna v la nofche era muy clara. Pero esto no sucedió; como sabemos, AbenShariar se había rdejado n a d a n d o bajo la superficie. Cuando hubieron pasado algunos segundos sin que Aben- Shariar apareciese sobre la superficie, uno de los esbirros dijo: -Aquí hay poco fondo y mucho fango, y de se- -BOGA. B O H A T Q U E DIOS NOS A M P A R E DÚO ABEN- SHARIAR. -Y a saldrá a flor de agua dentro de veinticuatro horas, cuando se infle. -O no saldrá si se ha clavado bien en el fango; ia verdad es que está ahí, y ya estará dando cuenta a Dios de sus pecados.
 // Cambio Nodo4-Sevilla