Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ca, qué, en su máquina silogística, ha íifiaér ficiado siempre, no sólo del rigor, sino de la pesadez, con tendencia a dejar a l adversario sobre sin argumentos, sino sin fuerza, convencido por rendido y llevado a la persuasión por el pescuezo, ob torio eolio. Wagner lo ha sabido igualmente: en la impresión buscada, y lograda por el Parsifal o la Tetralogía, ló místico no es sólo la inmersión en ¡a música, sino el anonadamiento y aun la asfixia, en su inconsciente océa- no. Procedimientos contrarios, por ejemplo, j a los de Sócrates; todos ellos suscitación, todos actividad, todos ligereza. Pero, en el I Fausto casi nada pertenece al orden socrá- ¡tico; lo demás, al místico. Cuando, de puroj cansancio y cargazón, los ojos del especia? j dor irían a cerrarse, es cuando los maullidos de mujer o de sirena, requeridos por j ía máquina fantástica del poema egregio, producen más sensación de cósmica orgía Y de voluptuoso terror. SONIDOS, LUCES Y COLORES. Habría mucho que decir, sobre el manejo de estos elementos de turbio inconsciente, por parte del poeta y de los intérpretes artísticos de su obra, desde el director de escena hasta los actores. Prescindamos hoy de comentar l a intervención de lo acústico; limitémonos a lo óptico, es decir, a lo que i se ¡lama más corrientemente atresso y decoración. Ya va dicho que esto ha sido extra- 1 ordinario en ta solemnidad de Weimar. La; s escenas metropolitanas, en el mundo germánico y el eslavo, han llegado en ello, como es sabido, a una perfección desconocida, MADRID. E NE LP A L A C E H O T E L casi insospechada en nuestro Occidente, incluida la misma Inglaterra. Quizá pasa E L G E N E R A L M I L L A N- A S T R A Y (i) E N T R E G A N D O A D i C R O T I D O D E SIMÓN (2) L A por este mismo Weimar el meridiano simBANDERA Q U E LOS RQTARIOS ARGENTINOS L E DIERON PARA LOS D E L A CORTE bólico; que señala, en los artistas v los pú (FOTO ALFONSO) blicos el comienzo del aria, donde florece l a pasión auténtica por la dionisíaca embriaguez del teatro. Esto es privilegio y carác- QS dos pueblos, coaíemjrorásieos- cava, vida ir mi. enif. as que, la casación ii lian ¡s; ter, sobre todo- -rcomo decían los organiza- sacia -c s n mas ncívedadcí. és de ¿ir, Itadores del gran Teatro Mundial, de Salzbur- lia y Rusia, eih tvítiirio- parece esptviatsien- 1 i ijitegtuíágo- de la tribu austrobávara Y de tt consagrado a vina predilección por lo tea- L a iidad, m el área qwe el! 5 J. B A R C E L O N A E N E L SALÓN DOCTORAL E L MINISTRO D E INSTRUCCIÓN PUBLICA (i) C O N E L PRINCIPE INTELF. CTUALES, INAUGÜRAL D E L C O N G R E S O D E U N I O N E S DE L A UNIVERSIDAD (2) Y L A S A U T O R I D A D E S D E S P U É S E N E L PARANINFO. F DE ROHAN CELEBRADA D E I A SFSION p T O BRANGULl)
 // Cambio Nodo4-Sevilla