Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C S Á B A D O 19 D E O C T U B R E D E 1 9 2 9 E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 21. 111 A S A M B L E A D E DIPUTACIONES ESPAÑOLAS L o s asambleístas en C ó r d o b a Córdoba 18, 1 tarde. A las doce de ía mañana llegaron en tren especial, procedentes de Sevilla, los miembros de la tercera Asamblea de Diputaciones, siendo recibidos por las autoridades y gran número de diputados provinciales, con su presidente, D Isidoro Barbudo. Los expedicionarios se trasladaron a la Diputación y visitaron luego los establecimientos benéficos de la capital. U n lunch Córdoba 18, 6 tarde. L o s asambleístas de Diputaciones desde la estación marcharon formando caravana a la Diputación Provincial, donde fueron obsequiados con un lunch. E l presidente accidental de la D i putación de Córdoba, D Isidro Barbudo, en breves frases d i o l a bienvenida a los congresistas, deseándoles que les fueran gratas las horas que permanecieran en esta capital. L e contestó el presidente de la Diputación de Mallorca, Sr. Morell, agradeciendo las frases de aquél. Seguidamente se trasladaron a la mezquita, donde el catedrático de Sevilla don Francisco M u r i l l o Herrera explicó a los congresistas algo relacionado con el arte árabe de la misma. Visitaron después la Casa de Expósitos, donde les esperaban el decano de la Beneficencia Provincial, D José Navarro, y los tocólogos D Joaquín Gómez Aguado y don Diego Canals, así como el director del Centro, D José Trigueros. Hicieron grandes elogios de la admirable instalación del establecimiento, felicitando a los directores. Continuaron l a visita al Llospital P r o vincial, recorriendo todas las dependencias y teniendo también frases encomiásticas para el personal del mismo. Después visitaron el Manicomio Provincial de mujeres, el Palacio Episcopal y el Museo Provincial de Bellas Artes. Trasladáronse después al Círculo de l a Amistad, donde sé celebró un banquete oficial, obsequio de la Diputación de Córdoba. A la hora de los brindis, el Sr. Barbudo ofreció el banquete en breves frases, aludiendo a la labor de l a Diputación respecto a caminos vecinales construidos y otros en proyecto, así como al funcionamiento de l a administración en los Centros de Beneficencia, manifestando que se había llegado al máximo de lo que requieren esta clase de obras, puesto que en ellas puso toda su voluntad y esfuerzo la Diputación, compuesta por hombres libres de prejuicios y que han inspirado su actuación con la mayor buena fe en beneficio de los acogidos en los mismos. Agregó que se había recibido un telegrama del presidente de la Diputación, D Rafael Cruz Conde, que se encuentra en Marmqlcjo, lamentándose de que su estado de salud no le permitiera estar presente con este motivo le dedicó un cariñoso recuerdo. Igualmente manifestó que le había telegrafiado el presidente de la D i p u tación de Sevilla, así como el comisario de la Exposición, D. José Cruz Conde, enviando su saludo. Terminó dando vivas a E s paña, a las Diputaciones Provinciales y a Córdoba, que fueron contestados unánimemente. A continuación se levanto a hablar el presidente de la. Diputación de Almería, quien aseguró que los asambleístas llevaban una gratísima impresión de Córdoba y muy especialmente de los establecimientos benéficos provinciales Habió del pasado histórico de Córdoba y del momento presente, manifestando que este Congreso había produ- E l ai Se ha hablado mucho de l a Santa María, para que yo trate ahora de descubrirla a los lectores de A B C, como hizo con un mundo su homónima de otros tiempos lejanos. L o que sí haré será señalar esta nave romántica, como lugar al que acude a diario ¡o más significado, no sólo de Sevilla, sino del mundo entero. L a s escalas rústicas de la Santa María han sido holladas por no pocos curvos zapatitos y hasta su sollado, que habla de las torturas viajeras que hubieron de sufrir los abuelos de nuestros abuelos, descienden ahora unas inquietas y curiosas figuritas modernas... Nave de poesía, que viene a ser para el espíritu que ama la tradición como la pintura primitiva sobre una tabla, es para el verdadero aficionado al arte: evocación mejor que realidad. E l visitante sentimental, al p i sar su cubierta, olvida pertenecer al tiempo de los grandes trasatlánticos; los trasatlánticos con jardines, piscina y campo de tennis; olvidada la existencia del confort y de la comodidad modernos, para pensar en la vida, a bordo, de unos hombres que se lanzaron proa a una mar desconocida, hacia la romántica aventura. Toda su gente, en la Santa María, hasta los oficiales, duermen en el suelo: el timonel L a nave romántica como e l físico Sólo el almirante, eu l a Atracada a un muelle del Guadalquivir, cámara, dispone de lecho; una especie de junto a ese puente, que, de vez en vez, a l- hornacina horizontal, en cuyo hueco exisza su arco para dejar vía franca a los trasten tres jergones de paja. Evocación. A atlánticos, está j a carabela Santa María. bordo, el reloj está formado por dos conos Parece un grabado antiguo con su cuadrade cristal opuestos por el vértice. Y el de da mole de ancha panza, su proa erguida arriba vierte sobre el de abajo su chorrito y su redonda popa de tres cubiertas. de arena. P o r toda iluminación existen ciertas, linternas sordas y enmohecidas. Las plumas con que se escribe son plumas de ave, que tiene que aprender a cortar el propio MIOJA, í? amanuense. E l armamento, las lombardas que lanzan balas de piedra, son de la época. Esquina a Tetuán Evocación... i Cómo viviría aquel grupo de aventureO n d u l a c i ó n Marcel, 5; o n d u l a c i ó n al agua, ros que se agitó días y días en un sollado 6; corte pelo, S; tintes, 35; manicura, 4; como éste... Él almirante, con su propia o n d u l a c i ó n permanente, desde 50. mano, hizo el adorno de la cámara. U n d i bujo ingenuo de hombre que más que de pinturas entendía de cartas geográficas. Y en el dibujo intervienen sólo los dos colores símbolo de l a nación que autorizaba l a gran aventura: el amarillo y el rojo... o 19 ¿Qué travesía habría de vivir el almirante y su compañero Juan de l a Cosa- -a proa c o m p a ñ í a internacional está su cuchitril- -entre aquella turba de hombres de mar, que se embarcaban atraídos por l a idea de que, al rendir el viaje, iban a toparse con el vellocino de oro... Nave sentimental, atracada a un muelle del Guadalquivir, sobre las quietas aguas de un río, que duplica las alegres casitas del barrio de T r i a n a ayer, un cronista viajero, a quien el destino le condenó a cantar las excelencias del té de las cinco y los estrépitos del jass- band, sintió, sobre tu cubierta, y bajo el olor acre de t u brea, 14, E t r a Callana, 14 como un impulso atávico que le impulsaba BliUK B i l í D S T M P H O W E JAZZ a lanzarse al mar de las aventuras, dando tus velas al viento. Fué un instante nada más; pero un instante intensísimo y profundo, que bien puede valer por muchas de esas horas superficiales que tiene que l e O c t u b r e vivir todo cronista de sociedad... Ayer tarde, el oficial de guardia de l a Santa María era el S r Miquel. Y o apu é una. copa de vino viejo, y antes, con e l k i k alto, formulé mi voto por que el GobL- mo: autorice un viaje a la Santa María, con la misma ruta que llevó a la Santa María otra hacia esos países que hoy miran a España on ojos de hijo amoroso, ¡de llevé un clavo de la carabela como recuerdo. Y firmé en su álbum de pergamino; con pluma de ave; en ese álbum en ¡el K e a l B e t i s cuya primera página existen tres palabras que dicen a s í Y o el R e y -G i l de Escalante. A las tres y media de la tarde, cido grandes enseñanzas a los hombres que componen las Corporaciones provinciales de España. Añadió que se había efectuado en esta época la transformación mayor que se produjo nunca en las Diputaciones españolas, debiéndose todo ello a los nuevos procedimientos iniciados por el general P r i mo de Rivera, salvador de l a Patria. Se extendió en consideraciones sobre la actuación de dichas entidades en lo relativo a enseñanza, beneficencia y vías de comunicación. A l terminar fué objeto de una ovación. Finalizado el banquete, los asambleístas visitaron el palacio del marqués de V i a n a y el Hospicio Provincial, realizando luego una excursión a la Sierra, donde contemplaron el hermoso panorama que se les ofrecía. Después marcharon en tren especial nuevamente a Sevilla, siendo despedidos en l a estación por las autoridades y numeroso público. DE ECOS SOCIEDAD DIVERSOS eaiér PARTIDO DE CAMPEONATO. T r a n v í a s autobuses, taxis coches. P o r D. Antonio Jiménez López, y para su hijo D José, ha sido pedida en Córdoba
 // Cambio Nodo4-Sevilla