Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ESTATUA DEL CIRAN ESTADISTA ANDRASSY HÚNGARO CONDE ESTATUA r E S A N ESTEBAN, EN PRIMER B U DA REY DE HUNGRÍA, cen una excursión, sobre todo las ruinas del castillo medieval de Visegrád. Además, a dos horas por tren encontramos el extenso lago de Balaron, e l mar húngaro con sus playas, balnearios y casinos, y en una distancia no mucho más grande está la célebre puesta de Hortobágy, inmensa pradera, con sus potreros, vaqueros, caballos semisalvajes, y el curioso fenómeno natural del espejismo (fata morgaño) E l Hortobágy. representa algo inédito en E u r o p a recuerda, por una parte las estepas- de Rusia, y, por otra, el país de los cow- boys. Después de la efímera República popul a r de M i g u e l Károly y de la dictadura soviética, que duró ciento treinta y tres días, Hungría ha vuelto a ser una Monarquía, pero una Monarquía sin Rey. E l almirante H o r t h y vive en el espléndido Palacio R e a l que desde una colina de B u d a domina la capital; pero no se sabe en nombre de quién ejerce la Regencia. L a situación interior de Hungría tiene semejanza con la dé España después de 1868, cuando la regencia del general Serrano. E n su libro sobre E u r o p a el conde Keyserling dice de los húngaros que son el pueblo más aristocrático del continente. E n todo caso es u n pueblo más inclinado hacia la Monarquía que hacia la República igualitaria. S i n el veto de la Pequeña E n tente, la corona de S a n Esteban (primer Rey de Hungría) habría ya ceñido la frente de u n príncirje. Y como l a Monarquía significa también cierta distinción de vivir, se puede prever que la elegancia innata de Budapest no dejará de adquirir u n nuevo brillo con la implantación efectiva del régimen monárquico. U n a de las particularidades más salientes
 // Cambio Nodo4-Sevilla