Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES 22 D E O C T U B R E D E 1929. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 16. to, Gobernación, Hacienda, Ejército, M a E L CAMB 1 O Y LA rina, Fomento e Instrucción Pública; obispo de Sión, capitán general, barón de Casa MONEDA Davalillo; robernadores civil y militar, señores Martín Alvarez y Saro; presidente de Las últimas declaraciones del ministro la Audiencia, Sr. León y Ríos; alcalde de de Hacienda anuncian el propósito de acoMadrid, Sr. Aristizábal; vicepresidente de meter inmediatamente el problema de los la Diputación, Sr. Alonso Orduña; direccambios. tores generales de Enseñanza Superior, P r i Tenemos formulada y reiterada nuestra mera Enseñanza y Administración local, seopinión, de conformidad con la urgencia, y ñores Allué, Suárez Somonte y Vellando: lá expusimos una vez más cuando el Copresidente de Sala del Supremo, Sr. Marín mité, de técnicos dio su dictamen. E l dicde la Barcena; magistrado Sr. Muñoz L o tamen, verdaderamente luminoso en la teorente, secretario general de Relaciones E x ría y en la documentación- -dijimos- -deteriores, Sr. Palacios; embajador de E s fraudará en el orden práctico la justificada paña en Lisboa, Sr. Almeida; alto personal de todos los ministerios; generales Sanjur- impaciencia del país. Acumula tales exigencias minuciosas y aprensivas, impone jo, Burguete (D Manuel) Cábanillas, N a tales pausas y tanteos en el plan, prolonga varro, Alonso y Sala, Elóla Vallego, Gatanto la preparación, que no da ninguna esrrota, Soujo, Masferrer, Orgaz, Balmes, peranza de remedio importante para el preLombarte, San Pelayo, Ibáñez, Serne, J u lia y otros, y nutridas comisiones de jefes sente. Está elaborado para un futuro que tampoco d ja ver; no se sabe qué generay oficiales de todos los Cuerpos del Ejérción recogerá el provecho del informe. E n cito y de la Armada. Jefe superior de P o lo que se refiere a gastos y peligros que licía, Sr. M a r z o coronel de Seguridad seatemorizan a lá, comisión, lo menos dudoso ñor T i z a l entre los numerosos aristócratas vimos al duque de Montealegre, marqueses es lo que cuesta ya lá crisis del cambio, y de Miraflores, Arenas, Cabriñana, Hoyos y lo que costará, si no es más activo su trataCasa R e a l conde de las Barcenas y viz. miento conde de Fefiñanes, Sres. Dómine, Barcia, Actividad y aún celeridad hemos pedido Lpygorri, Delgado V i v o Colón; doctores siempre; pero sobre todos los aspectos del Codina Castellví y Castresana, Coello y Péproblema, para todos los factores de l a sarez del Pulgar, Ortega Morejón; Benlliulutación, políticos, económicos y monetare, Moreno Carbonero, Sangróniz, Castedo, rios, sin postergar n i omitir ninguno. E l Habana, Navalón, González Olivero, P r i- cambio es una cuestión de crédito, y el crémo de Rivera (D José) Delgado Barreto, dito una cuestión de normalidad e n tpdos Gómez Roldan y otros muchos. los órdenes. E l Gobierno se decide, a una inmediata solución de. régimen monetario. También acudieron muchas damas, enE l propósito es hacer de la peseta una d i tre las que vimos a las duquesas de P a r visa internacional y estable s h. revalocents, V i c t o r i a y Montealegre; marquesas rizarla totalmente. ¡de Pqntejos, Miradores y H o y o s condesas Se va, pues, al empleo del aro; pero como Broel, Plater y A g u i l a r de Hinestrillas; en el empleo del oro hay fórmulas y procevizcondesa de Fefiñanes, y señoras y sedimientos tari diferentes, nada podemos preñoritas de Almeida, Beltrán de L i s Gardecir del acierto de Jas precauciones, y segucía de L o y g o r r i y Carvajal. ridades con que se establezca; el nuevo réSus Majestades y Altezas se detuvieron gimen; un, hecho- nuevo y apremiante influye unos momentos en el salón de espera, saludecisivamente en la resolución ministerial, y dando a la concurrencia, y seguidamentees la constitución, del Banco Internacional, pasaron al andén, revistando Su, Majestad previsto e, n el plan Yqung, y llamado a i n el Rey la compañía del regimiento de León, tervenir con lá mayor eficacia en la regulaque rindió honores, con bandera y música, ridad, de los cambios, y en la defensa de las acompañándole el presidente, ministro del divisas- P o r esto mismo es de una gran conEjército, capitán general, gobernador m i l i veniencia que el Banco de España, el p r i tar y conde de Xauen. mero de Europa en la cuantía de su reserva E n cuanto Sus Majestades y sus augusoro y el de más alto porcentaje en la garantos hijos se despidieron de los infantes tía de billetes, quede oportunamente incluíque quedan en Madrid, subieron al vagón, do eri l a cooperación de los Bancos emisoy al ponerse en marcha el convoy la conres, tan provechosa para nuestras circunscurrencia dio entusiastas vivas ál Rey y a tancias de cambio; y esto explica también, la Reina, sumándose a ellos el numeroso púy acaso compense, Ja dolorosa renuncia a la blico que llenaba los andenes. total reválorización de la peseta. P a r a la reL a despedida tributada a j o s Reyes y sus valorización hubiera sido necesario comenaugustos hijos fué cariñosísima. zar el tratamiento mucho antes, o poder aplicarlo sin la premura que impone una ocasión realmente preciosa. Buques de guerra a Sevilla San Fernando 21, 9 mañana. Se ha Pero el régimen de la moneda, el más perdispuesto que durante la permanencia de fecto, no conjura por sí solo las dificultades Sus Majestades los Reyes en Sevilla, perdel cambio. Todo lo más que se le puede pemanezcan en aquel puerto los buques de dir es que constriña las oscilaciones; enceguerra, afectos a este departamento, cañorrándolas en el mismo límite en que fluctúa nero Recalde y torpedero número 15. el oro, o poco más amplio, cerca de los puntos de entrada y salida del metal; y aun eso no se consigue siempre, como se ha visto en LA FAMILIA REAL la última crisis de la esterlina. Junto al buen régimen de moneda han de actuar una Y LA CORTE política de cambios estable, continuamente cuidadosa del orden económico y de las baAudiencias lanzas que lo significan. S i n esta política, Una reforma monetaria suele traer decepSu alteza el infante D Carlos ha recibiciones y algo peor. do ayer las siguientes: E l general gobernador militar, D AntoE l Gobierno tiene a su alcance una menio Fernández Barreto; el director genedida que consideramos fundamental en la ral de Sanidad, D. Antonio Horcada M a política de los cambios, y para cuya ejeteo, acompañado de D. Francisco Galnacución, inexplicablemente descartada o d i res D i e z el comandante de Estado Mayor latada, no se ofrece ninguna verdadera d i don Francisco Hidalgo Sánchez, el tenienficultad. Puede cuando quiera, sin el mete de navio D. Juan Ramos Izquierdo y el nor trastorno, reducir en proporciones i m teniente coronel de Infantería D. Manuel portantísimas el desnivel de la balanza merAllanegui Lasurreta. cantil. E l precio efectivo de nuestras i m t 4 portaciones no es, ni con mucho, el qué acuáan las valoraciones aduaneras; pero l a cifra oficial es la que influye en las cotizaciones monetarias, presentándonos como deudores de una suma cuantiosa, que no adeudamos n i pagamos en realidad. E n muchos artículos, la tasación oficial de las I mercancías importadas excede al 50 por; 100 del valor comercial. Claro es que la valorización auténtica supone la rebaja de, tarifas, pero sin perjuicio de la finalidad protectora y reguladora, y por aquí encontraríamos otra gran ventaja, no sólo en el abaratamiento de la vida, sino contra las consecuencias del desnivel. A u n suprimido o disminuido el pago aduanero en oro, suprimida o disminuida la demanda de d i visas, el pago de las equivalencias de oro, es decir, la cuantía injusta e innecesaria d e l impuesto, hace sentir más dolorosamente a I la economía española las oscilaciones des- j favorables del cambio, que de otro modo serían muy llevaderas y poco notadas. ¡A lo menos, esta medida es indispensable, y de igual urgencia que el saneamiento monetario, como que es la base más firme y la mejor garantía de cualquier tipo de patrón oro que se adopte. EL HOMENAJE A LA M E M O R I A D E ANÍBAL GONZÁLEZ Continuación de la lista de señores socios del Centro Mercantil, que han contri- buido al homenaje. Suma anterior, 26.247 pesetas. D Martín M o r a León, 10 pesetas; don j Manuel T r u j i l l o Carnal, 10; D Manuel! Góngora Muñorreyo, 5; D Antonio G ó- l mez Pastrana, 5 D Esteban Torres M a r tínez, 5; D. José Rubio Rubio, 5 D. M a nuel Áutero García, 5 D Antonio González- León, 5; D José Ramos Martín, 5 D Fermín Rodríguez Sánchez Molina, 5 í D. Joaquín Camuliana Oliva, 5 D José Peguero Juan, 5 D Vicente Zaragoza I 5 D Francisco L i g e r Hidalgo, 5 D S e r vando Iglesias M o r a 5; D Alfredo A m o res Domingo, 5 D Luis Errazquin de Ramón, 5; D José Federico Herráez, 5 D Gonzalo Leandro Utrero, 5; D José Manteca Ortiz, 5; D. Manuel Verdugo del Moral, 5; D Manuel Berdugo y Berdugo, S; D. José Gordillo Galocha, 5; D; Joaquín. Díaz- rtf la Torre, 5 D Andrés Salas Quesada, 5 D. Enrique Wuesteney, 5 D José Leal Dana, 5; D. José Pérez B e n jumea, 5; D José Cantillana Oliva, S í D. Manuel Díaz Rivera, 5; D Manuel González Conradi, 5; D L u i s de Barreto, 5 D Bartolomé Fernández Pedrajas, 5 D Agustín Alcalá y Heke, 5; D Santiago de Alarcón Muñiz, 5; D Juan Sanz V i d a l s; D José María Noguer Medina, 5; D Manuel Macía Quesada, 5; D A n tonio Fajardo Galiana, 5 D José Millán Parra, 5; D Francisco Medel Alcázar C a ballero, 5; D Salvio Miguel Dalmás, 5; D. Manuel Carmona de los Ríos, 5; don Emiliano Moreno García, 5; E Juan M a r vizón, 5; D Pedro Palencia Vázquez, 5; D. Rafael Gómez Maquedá, 5 D. José L ó pez Jiménez, 5; D Antonio de Alarcón Roquier, 5 D Manuel de Teba y Fortuno, I 5; U n entusiasta, 5; D José Hernández García, 5; D. Felipe González Parejo, 5 D. Ricardo Távora Duran, 5; D Joaquín Iglesias Jiménez, 5; D. Fernando Sánchez Gómez, 5; D. Marcos Romero Chamorro, 5; D Francisco Gutiérrez Ramírez, 5 don Adolfo Miró Terol, 5; D. M i g u e l Miró Valle, 5; D. Antonio Montiel Guzmán, S í D. Luis Fernández y González, 5; don Otilio Martín Muñíz, 5, y D Luciano G i l Fernández, 5. 1 1 Total, 26.577 pesetas.
 // Cambio Nodo4-Sevilla