Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A C M A R T E S 22 D E O C T U B R E D E 1929. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 25. I F O t M A C I O N E S Y NOTICIAS VARIAS D E M A D R I D S u Majestad el R e y asiste a la bendición de las casas militares e inaugura la nueva comunicación radioeléctrica entre España y América. N o t i c i a s e informaciones diversas. S u M a j e s t a d el R e y asiste a Ja bendición de las casas militares M a d r i d 21, 3 tarde. A las doce de la mañana de hoy se h a celebrado la bendición e inauguración de los edificios construidos por el Patronato de Casas M i l i t a res, en las calles de Santa E n g r a c i a y M a r tín de los Heros, con destino a residencia de generales, jefes y oficiales, y clases de tropa de l a guarnición de Madrid. L a s casas están situadas en los números 134 a 142 de l a primera de las. calles citadas, y en el final de la calle de Martín de los Heros, a espaldas de la cárcel Modelo. Con anterioridad a las once de la m a ñaña se congregó en la calle Santa E n g r a cia, citados por la orden de l a plaza del día anterior, l a oficialidad franca de servicio. También se encontraban en el lugar donde había de celebrarse la ceremonia, el vicepresidente del Consejo, general Martínez A n i d o los ministros del Ejército y de Marina, señores Ardanaz y García de los Reyes; el capitán general, barón de Casa Cavalillos; el general gobernador, señor S a r o el gobernador civil, Sr. Martín A l varez; el alcalde, Sr. Aristizábal; los concejales señores Cinzano, M a c- C r o h o m O r fila y Colón; los generales Losada, Vallejo, Burguéte (D Manuel) Kindelán y otros. A las doce, llegó el presidente del Consejo, general P r i m o de Rivera, con su ayudan Sr. Rapallo, y, poco después, su m a jestad el Rey, con su ayudante, Sr. Martín Alonso. S u Majestad conversó varios momentos con el presidente del Consejo, el jefe del Patronato de Casas Militares, general Saro, y con el teniente coronel e Ingenieros se- ñor Arenas, que ha intervenido en la construcción de los edificios. E n seguida subió el Rey a una tribuna, que se hallaba engalanada con reposteros, frente a las casas que iban a inaugurarse. Allí fué saludado por el obispo de Sión, quien pasó luego a revestirse para la bendición de las construcciones. S u M a jestad tomó asiento en la tribuna, con el general P r i m o de Rivera, capitán general, ministros y autoridades civiles presentes. E l gobernador militar de M a d r i d general conde de la Playa de Ixdain, leyó nn discurso en el que, después de resaltar la importancia del acto que presidía S u Majestad el Rey, relató cómo la iniciativa de construir casas baratas para militares surgió de una conversación que tuvo con el Monarca, que lo acogió con todo cariño, alentándole para que lo llevase a efecto. Posteriormente, el jefe del Gobierno también le prestó muy favorable acogida, dictando al efecto una disposición, que firmó Su Majestad, creando el Patronato, el cual estudió el proyecto, llevándose con la mayor rapidez toda l a tramitación en los centros oficiales. Se hizo extensivo el beneficio a otras regiones, que han llevado a cabo con éxito la iniciativa, y en otras se está estudiando. E l Patronato ha trabajado con gran entusiasmo, apoyado por S u M a jestad el Rey y Gobierno, haciendo especial mención de las facilidades que han dado, para desarrollar el proyecto, el general P r i m o de Rivera, ministro? de la Gucir. i, Hacienda y Fomento, y d r a l d e de M v íiid. Solicitó del Gobierno su cooperación para que pueda ampliarse el nú ñero de edificaciones y que se establezca un sanatorio antituberculoso para los militares y sus familias. Y terminó expresando, en nombre del Patronato, su gratitud al Rey y al G o bierno, por el cariño con que había sido acogida la iniciativa, hoy convertida en realidad. E l presidente del Consejo, marqués. de Estella, con la venia de S u Majestad, expresó l a satisfacción que sentía por el éxito que había obtenido el Patronato de C a sas Militares con la construcción de tan magníficos edificios, que han de servir de albergue a militares, llenando, con l a feliz iniciativa del general Saro, una función social de importancia ante el problema de la escasez y carestía de l a vivienda. O f r e ció que el Gobierno cooperará con cariño a que los beneficios de la Institución se extiendan a otras regiones; y en cnanto a l a petición de establecer un sanatorio antituberculoso para militares, la idea l a conoce y le parece excelente. Sabe que está elegido el terreno y estudiado el proyecto y que sólo faltan los recursos para que el sanatorio sea una realidad. S i como espero- -añade el presupuesto del año actual se l i quidara con superávit, como sucedió en el anterior, propondré al Consejo de ministros y a S u Majestad el Rey la concesión de una cantidad para que el Sanatorio militar antituberculoso sea una realidad. Y en ese caso, se colocará la primera piedra el día 2 de enero, a cuya fiesta no invitaremos a S u Majestad el Rey, sino que lo haremos cuando esté terminado, que será en plazo breve. Tanto las palabras del presidente del Consejo, como las del general Saro, fueron acogidas con aplausos muy entusiastas. Inmediatamente pasó S u Majestad, seguido del cortejo oficial, a visitar una de las viviendas construidas para generales y jefes; el obispo de Sión, revestido le pontifical, bendijo el edificio, y S u Majstad subió luego, en ascensor, al piso principal, v i sitando detenidamente uno de los pisos y le acompañó, explicándole la distribución de la vivienda, el arquitecto D Cayetano de la Jara. A continuación pasó el M o n a r ca a una de las casas construidas para capitanes y subalternos, visitando también con detenimiento una de ellas. L a s casas construidas en la calle de Santa E n g r a c i a son siete, con un total de 98 pisos. L o s destinados a generales y jefes se componen de diez habitaciones y cuarto de baño, abonando por ellos los inquilinos, a quienes han correspondido en sorteo, 30 duros los generales, y 25 los jefes. L o s pisos de capitanes y subalternos se componen de nueve habitaciones y baño, siendo su alquiler de ¿S duros mensuales. Terminado el acto de inauguración de las casas d e r l a calle Santa Engracia, se trasladó el Rey, acompañado de los generales y jefes de Cuerpos, a la calle de Martín de los Heros, donde, con igual solemnidad, fué bendecido e inaugurado un grupo de casas para suboficiales y sargentos. S u M a jestad subió al piso principal de una de ellas, visitándolo en todos sus dependencias; estas viviendas cuentan también con ascensor y cada piso tiene cinco habitaciones y cuarto de baño, por el alquiler de 50 pesetas. p A l terminarse el acto el general S a r d presentó a S u Majestad a los señores que componen la Junta de administración del Patronato, constituida por los coroneles Sanchís, Muñoz, Retana, Lena, Giraldo, Arenas, Herrera, Loinaz, Robles y T o l e dan, o, a los cuales felicitó el Rey, estrechándoles la mano al retirarse. E l presidente ¡del Consejo les felicitó también, invitando- les a una copa de vino español, en día pro- j ximo, para celebrar el éxito obtenido por los desvelos de cuantos han intervenido enj la construcción de dichas edificaciones. 1 E l R e y inaugura ia nueva c o m u nicación radioeléctrica entre E s paña y América M a d r i d 21, 6 tarde. E n Aranjuez h a montado la Compañía Transradio nuevas ¡instalaciones de transmisión por radio p a ra la comunicación de España con el c o n tinente americano. L a inauguración oficial se celebró ayer con toda solemnidad, presi- dida por S u Majestad el Rey, y con asistencia del presidente del Consejo, ministro de la Gobernación, secretario general dé R e laciones Exteriores, gobernador civil y otras autoridades. A las tres y media llegó a Aranjuez el Soberano, acompañado del duque de M i randa. Fué recibido por los embajadores de F r a n c i a y de Cuba, duque de Vistahermosa, presidente del Consejo de l a Compañía, Sr. Setuain; los señores Rosell, Borbón y Asensio, que íorman el comité de D i rección; los ingenieros M r Jaspar y M a s set; la Junta técnica e inspectora de radio comunicación, integrada por el coronel del regimiento de Radiotelegrafía, S r G i l C l e mente; el capitán de corbeta Sr. A z n a r el comandante D Eugenio R a s t r e el ingenie- ro de Minas, Sr. Lucrejita, el director d e l Observatorio Meteorológico, Sr. Messeguer; j el capitán de fragata Sr. Biedma, por e l ministerio de M a r i n a el coronel del regí- ¡miento de María Cristina, Sr. Romero; d i rector de Comunicaciones, S r T a f u r a l- calde de Aranjuez, D Teodoro V a l l e C o misión permanente del Ayuntamiento, jefe de los servicios de radioaviación, comandante M á s el ingeniero de la compañía, y c a pitán de fragata S r González Hontoria, y, otras personas. 1 Entre éstas figuraban el ingeniero italiano Sr. Marconi y su esposa, que fueron i n vitados para la inauguración de la gran estación por el director de l a Compañía. Su Majestad el Rey recorrió, la nueva instalación, y con motivo de l a inauguración se cursaron radiogramas firmados por S u Majestad el Rey y dirigidos al presidente Machado, de C u b a al presidente de los Estados Unidos del Brasil, -M r Washington L u i z al ministro plenipotenciario de E s paña en Río Janeiro, al presidente Irigoyen, de la República Argentina, y al presidente Hoover, de los Estados Unidos. E l general P r i m o de R i v e r a firmó despachos dirigidos al secretario de Estado de Cuba, doctor D Francisco María Fernández; al jefe del Gobierno del Brasil, al m i nistro de España en Río Janeiro, D A l fredo de Mariátegui; al ministro de R e l a ciones Exteriores de la República, S r H B Ollhanarte; al encargado de Negocios de España en Washington, D Mariano A m o e do, y al secretario de Estado en l a misma población, M r H e n r y L Stimson. Todos los radiogramas fueron contestados en términos de gran consideración y simpa- tía hacia España, su Rey y su Gobierno. E n el radiograma del presidente Hoover se hace alusión al brillante éxito de las E x posiciones de Sevilla y Barcelona. E l d i r i gido por el general P r i m o de Rivera al m i nistro de Relaciones Exteriores de l a A r gentina, dice así: A los ocho días de comunicarme de viva voz desde Sevilla, con