Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA a, 3 D E O C T U B R E D E 1929. N Ú M E R O SUELTO, 10 CTS. J -m w ÍLJ H lL ta Jf DIARIO ILUSTRADO. AÑO VIGÉ g g M a M SIMO QUI NTO 9 N. 8 3 6 F U N D A D O E L i. D E J U N I O D E 1905 P O R D. T O R C U A T O L U C A D E T E N A EN TREN ESPECIAL LLEGARON AYER SUS M A J E S T A D E S L O S R E Y E S Y SUS A U G U S T O S HIJOS Sevilla dispensó a la Real familia un entusiástico recibimiento. Esperando a los Reyes. Llegan los infantes. Los estudiantes. Llega el tren Real. El desfile. El presidente del Consejo. Su Majestad el Rey en la fragata Sarmiento La Familia Real en la Exposición. Un rasgo del Rey. La mañana gris, lluviosa y desapacible, restó brillantez al recibimiento de Sus Majestades y Altezas Reales: pero la negativa del tiempo a poner en la fiesta los esplendores azules y luminosos del ambiente habitual de Sevlla, fué contrarrestada por la cálida afirmación de la efusividad sevillana, desbordada, una ves- más, ante la presencia de las egregias personas. Sevilla supo cumplir los deberes que le dictan su lealtad y su gratitud, añidiendo a la estación de la Plaza de Armas, y exten- alendóse a lo largo de las calles hasta la. puerta del Real Alcázar, para que en ningún momento se interrumpiese la salutación ciudadana ni la jubilosa expresión de los sinceros afectos de bienvenida que los sevillanos tenían interés en hacer presente- -todos y cada uno- a la familia Real, al. llegar de nuevo a Sevilla, para añadir el esplendor de su augusta presencia a los prestigios de la ciudad. general Berenguer; montero mayor, conde L a compañía de honores, perteneciente al de Maceda; coronel de la Escolta, Gómez regimiento de Granada, mandada por el caAcebo, y ayudantes coronel Calderón y v i pitán Martín Ordovás, les rindió a Sus A l tezas. cealmirante Enrile. Los infantes fueron cumplimentados por el ¡alcalde, gobernador civil, presidente de la El presidente del Consejo Diputación, director de la Exposición, reE l marqués de Estella se despidió de los presentación del Somatén local, asambleís- -Reyes después del desfile, marchando con tas de las Diputaciones, gobernador militar el gobernador civil, Sr. M o r a Arenas, al ediy otras personalidades. ficio del Gobierno civil, donde se alojará durante su estancia en Sevilla. Los estudiantes L a nota m á s simpática la dieron. los estudiantes, que acudieron en considerable número a la estación, llevando al frente las banderas de las distintas Facultades. La llegada al Alcázar A las diez y veinte llegó al Alcázar l a Real familia, rindiéndole honores, la guardia exterior, integrada por una compañía con bandera y música del regimiento de Soria, al mando del capitán Sr. Tassara. Llega el tren Real A las diez, el cornetín de órdenes de la compañía de Granada anuncia con sus toques la entrada en agujas del tren Real. Los soldados presentan las armas, y la música entona el H i m n o nacional. Su Majestad el Rey descendió seguidamente del coche, vistiendo uniforme de diario, de capitán general. Detrás de S u Majestad se apearon la Reina y los infantes, y el presidente del Consejo, general Primo de Rivera. E l alcalde ofreció a Su Majestad la Reina e infantas sendos ramos de flores con lazos de los colores nacionales. E l Rey conversó brevemente con las autoridades, revistando a continuación la compañía del regimiento de Granada, que rindió los m á s altos honores a Sus Majestades. ¡A l pasar los Re 3 es, junto a los estudiantes, éstos los vitorearon entusiásticamente, agitando en alto sus banderas, mientras don Alfonso les saludaba con la mano. Su Majestad el Rey en la fragata Sarmiento Minutos antes de las doce salió Su M a jestad el Rey del Alcázar, acompañándole el conde de Maceda. E n otros coches iban también con S u Majestad el presidente del Consejo, el general Berenguer, gobernador civil y ayudante vicealmirante Enrile. Marcharon a la fragata argentina Presidente Sarmiento, con objeto de visitarla. Su Majestad el Rey vestía uniforme de gala de almirante. A l pasar por la carabela Santa María, los marinos de la tripulación rindieron honores. De este acto no podemos facilitar a nuestros lectores, bien a nuestro pesar, información, a causa de las dificultades que para ello se nos pusieron. Sevilla dispensó a Ja Real familia un entusiástico recibimiento E n tren espcial, que entró en agujas a las diez de l a mañana, llegaron a nuestra ciudad Sus Majestades los Reyes D A l fonso y doña Victoria, acompañados de sus augustos hijos el infante D Jaime y las infantas doña Beatriz y doña Cristina. E l pueblo de Sevilla recibió a l a Real familia con gran entusiasmo, exteriorizado en vítores y aplausos, que no cesaron hasta la llegada de los Reyes al Real Alcázar. Esperando a los Reyes Desde mucho antes de la llegada del tren real, en los andenes de la estación de la Plaza de Armas se encontraban las autoridades sevillanas, ilustres personalidades de la ciudad y numerosas representaciones de todas las actividades, así como todos los generales con mando, jefes de Cuerpos y comisiones de jefes y oficiales de la guarnición. También acudieron a recibir a Sus M a jestades las delegaciones de los países concurrentes a la Exposición en pleno, y las clamas de la Reina duquesas de Atirantes y Montemar. E n las afueras de l a estación se congreg ó una gran muchedumbre, así como en todo el trayecto hasta el Real Alcázar. El desfile Fuera de la estación Sus Majestades don Alfonso y doña Victoria se situaron en la acera, desfilando ante ellos en columna de honor la compañía de Granada. Terminado el desfile los Reyes ocuparon un automóvil y sus augustos hijos otro, marchando en dirección al Real Alcázar. E l gentío, contenido por fuerzas de Seguridad a pie y a caballo, prorrumpió en vítores y aplausos, correspondiendo los Reyes con saludos a estas muestras de respetuoso cariño. Los estudiantes corrieron detrás del co- che Real, para escoltarlo, sucediéndose las aclamaciones durante todo el trayecto. E n otros coches marchó al Alcázar el séquito palatino, compuesto de las damas duquesa de San Carlos y condesa de Campo Alegre, jefe de la Casa M i l i t a r del Rey, Paseo de la Reina e infantas Antes de las doce salieron del A l c á z a r Su Majestad la Reina y- las infantas, paseando en automóvil por el centro de la población y marchando después a recorrer el recinto de la Exposición. Regresaron a Palacio a la hora del almuerzo. El infante D Jaime en la Exposición Después de las doce salió del Alcázar el infante D Jaime, con su profesor, Sr. A n- telo, marchando a la Exposición, donde v i sitó detenidamente las instalaciones de l a Plaza de España, haciendo de todas ellas grandes elogios. Mostró S. A gran interés en la Escuela de Artes y Oficios artísticos, dando el secretario de la misma cuantas explicaciones solicitó el augusto visitante. Llegan los infantes Minutos antes de la llegada del tren real llegaron a la estación Sus Altezas los i n fantes D Carlos y doña Luisa, con sus h i jos el príncipe D Carlos y las pricesas doña Dolores y doña Mercedes.
 // Cambio Nodo4-Sevilla