Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
COSVÜPÜSA LA CASA ORGAZ Arriéndanse sótanos de Palacio de la Música y Cine Avenida. Para visitarlos dirigirse a representantes de ambos locales. Proposiciones, por escrito, a las oficinas de 5 ñ. 6. E. Marqués de Urquijo, 13, Madrid. métodos anticuados y a l i mente su receptor de r a dio que hoy lo hace por pilas y acumuladores, enchufándolo al sector de) alumbrado eléctrico por el empleo de una de las famosas cajas de alimentación Caja para corriente continua alta 34 ptas, alta y baja... 150 alterna alta 100 alta y baja... 300 Precios y demostraciones: L. GAUM 0 NT. -Arenal, 27. MADRID pueden ganar cantidades respetables si son aptos para la venta a comisión de artículo distinguido que representa Casa seria y acreditada. Indispensable estar bien relacionado. Escribid: N ü m 808, Apartado 40, Madrid. OPOSICIONES P A A A B O G A D O S Preparación, programas y contestaciones para Judicatura, R e gistros, Notarías, abogados del E Jurídico, Secretarios de Ayuntamiento y judiciales, etc. en el INSTITUTO REOS PRECIADOS, 23, Madrid. No tenemos Apartado en Coi- reos. Regalamos prospecto. En dichas oposiciones liemos obtenido varias veces el número 1 y centenares de plazas. Tenemos Residencia Internado. sjio FERNANDEZ Y GONZÁLEZ EL PASTELERO DEMADRIGAL 4 h a b é i s v i s t o esa es m i un: ca c o n t e s t a c i ó n a su carta. -T e n g o o r d e n de e m p e ñ a r c o n v o s u n combate a t o d o trance y de llevaros m u e r t o o v i v o a V e n e c i a si os n e g á i s a seguirme, m o n s e ñ o r- -d i j o c o n u n a altivez agresiva C é s a r Malatesta. -S i m o n s e ñ o r B a r b a r i g o supiera l o que os suced i ó a y e r combatiendo c o n m i g o en l a h o s t e r í a de l o s L o m b a r d o s n o os hubiera enviado, ciertamente, a p r e n d e r m e cortemos nuestra c o n v e r s a c i ó n que v o l veremos a reanudar m u y p r o n t o y puesto que os p r o p o n é i s l l e v a r m e muerto o v i v o a Venecia, a r r o j a d a l m a r l a v a i n a de vuestra espada y p r o c u r a d q u e s u h o j a n o v a y a a a c o m p a ñ a r l a estamos perdiendo e l t i e m p o y y o le necesito m i n u t o p o r m i n u t o v o l v e o s a vuestra galera, a b a t i d l a bandera de p a r l a m e n t o y c o n c l u y a m o s pronto. D e s a f e r r a d les e s q u i fes, t i g r e s m í o s a d i ó s s e ñ o r C é s a r M a l a t e s t a hasta d e n t r o de quince minutos, en que v o l v e r é a hablaros sobre el puente de vuestra galera. -P r o c u r a d n o entrar en ella c o m o p r i s i o n e r o de l a R e p ú b l i c a- -d i j o c o n d e s d é n Malatesta. -P r o c u r a d v o s tener o í d o s para o í r l o que os d i r é Adiós. -Adiós. Y los dos esquifes se separaron, v i r a r o n en r e d o n d o y se d i r i g i e r o n cada c u a l a su respectiva g a lera. U n momento d e s p u é s l a San Pedro y San Pablo, a b a t í a el p a b e l l ó n de parlamento y r o m p í a de nuevo; e l fuego, a que contestaban bravamente los cañones. d e La Leona. S o b r e l a c u b i e r t a de ambos buques se v e í a n las tripulaciones armadas de las picas de abordaje, embravecidas por llegar a las manos. L a s balas rasas pasaban silbando roncamente entre los aparejos, chocando en las bandas, algunos de c u y o s r e m e r o s c a í a n hechos pedazos a l m a r a pesar de lo que las dos galeras se entraban a l abordaje r á p i d a m e n t e a vela y remo. L l e g ó u n momento en que estuvieron tan p r ó x i m a s que y a los artilleros no t u v i e r o n t i e m p o p a r a v o l v e r a c a r g a r los c a ñ o n e s y las dos galeras se embistieron c o n fragor, a f e r r á n dose mutuamente c o n sus grandes garfios de abordaje. E n aaue! momento las dos t r i p u l a c i o n e s se embis eror. llevando a l frente sus respectivos c o m a n d a n tes. E r a el momento supremo. A b e n- S h a r i a r estaba, acostumbrado a a r r o l l a r cuanto se le p o n í a p o r delante, desde el punto en que su galera se a f e r r a b a a l costado de o t r a g a l e r a C é s a r M a l a t e s t a n o h a b í a tardado nunca tres minutos e n tomar a l abordaje i a g a l e r a enemiga a que se h a b í a aferrado. L a t r i p u l a c i ó n de l a San Pedro y San Pablo estaba c o m p u e s ta de l o m e j o r de los m a r i n o s de V e n e c i a L o s c o r sarios de La Leona eran verdaderos leones d e l desierto. P o r l o m i s m o el choque f u é t e r r i b l e y l a l u c h a se p r o l o n g ó mas que en otra o c a s i ó n se b u- b i e r a prolongado. C é s a r M a l a t e s t a y A b e n- S h a r i a r no h a b í a n p o d i do encontrarse, porque los dos estaban a p r o a en e l momento de l a embestida, y las galeras, a l aferrarse, se h a b í a n c r u z a d o de popa a proa. A s í es que A b e n S h a r i a r luchaba c o n l o s soldados venecianos que estaban a popa de l a San Pedro y San Pablo y C é s a r M a l a t e s t a c o n los c o r s a r i o s que estaban a popa de La Leona. L a s dos t r i p u l a c i o n e s c o m b a t í a n e n c a r n i zadamente, colocada cada u n a sobre las bandas de su respectiva galera. A q u e l l o era t a n b r a v o que amenazaba no tener fin sino cuando todos aquellos h o m bres hubiesen acabado los unos c o n los otros. A b e n- S h a r i a r y C é s a r M a l a t e s t a n o p o d í a n buscarse, porque n o p o d í a n desatender el combate que cada c u a l s o s t e n í a p o r su frente, porque h u b i e r a sido exponerse a ser vencidos. P o r ambas partes, l a m i tád- de l a t r i p u l a c i ó n h a b í a sido muerta o puesta fuer a de combate. N o se c o n o c í a ventaja p o r n i n g u n a d é las partes combatientes. L o s d i s p a r o s de esping a r d a y de mosquete, l o s golpes de p i c a y de hacha e r a n tan nutridos y t a n espesos de l a u n a parte c o m o de l a otra. P e r o cuando no se obtiene u n a ventaja i n m e d i a t a sobre los africanos, se e s t á en u n a situac i ó n desventajosa, porque el a f r i c a n o es el hombre m á s d u r o para resistir l a fatiga y e l h o r r o r d e l c o m bate. 1 A los diez minutos de e m p e ñ a d o el abordaje, los venecianos empezaron a cansarse, a l paso que l o s tunecinos, no solamente conservaban su v i g o r s i n o que éste h a b í a acrecido i r r i t a d o p o r l a resistencia. A b e n- S h a r i a r aprovechando e l c l a r o que d e j ó u n veneciano a l caer herido por su hacha, s a l t ó a bordo de l a San Pedro- y San Pablo, a l m i s m o tiempo que