Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. V I E R N E S 25 D E O C T U B R E D E 1925. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 11 Orquídeas salvajes film que defraudará a los incondicionales de Greta Garbo, que no tiene, por esta vez, su papel de mujer fatal. E n cambió, ganará nuevos adeptos: todos los que, sin dejar de reconocer ti alto valor de la gran actriz sueca, padecían empacho de vampirismo En esta difícil prueba de encarnar un nuevo tipo de mujer- -pasión sin morbosidad, sin retorcimientos, sin lánguidos abandonos- Greta Garbo, ponderada en todo momento, logra su mejor creación. N o desmerece a su lado la actuación de Lewis Stone, el experimentado actor de sobrios recursos, ni la de N. ils Asther. e! galán encargado de provocar la tragedia sentimental, que, gracias a la serenidad de todos, no llega a producirse. E l director Sidney Franklyn ha realizado esta cinta sin estridencias ni alardes de técnica innecesarios en un argumento cuvo mayor mérito es precisamente su máxima sencillez. Orquídeas salvajes es un film sonoro. Esta sonoridad, limitada a los temas accesorios- -danzas guerreras, canciones en la jungla- conseguida con plausible discreción, no aumenta el valor de la cinta. Sin embargo, no molesta a los amantes del arte rr. udo y halaga, por otra parte, a los panegiristas de la nueva modalidad. El capitán Látigo A l empezar la proyección de esta película pensamos en una segunda parte, continuación de Una novia en cada puerto. El mismo ambiente y los mismos tipos. Mac Laglen incorporando otra vez el mismo marinero brutote, ingenuo y enamoradizo. Luego, en seguida, el film se malogra y se con ierte en una de tantas comedias de justicias y ladrones, t a n d e l gusto de los americanos. Claire Windsor, Clyde Cook, Jane W i n ton y el protagonista, cumplen perfectamente su cometido. Conviene destacar unas bellas fotografías del interior de un barcci- -infierno de calderas, tragedia de humildes fogoneros- momentos de emoción y de valor cinematográfico plenamente logrados. La dama de pique E l ingeniero Hermán, joven, inteligente y propulsor de una gran fábrica, al despertartar de su corazón al amor siente ei irreAntes de esta producción se proyectó el frenable impulso de conquistar la riqueza estreno de El héroe del colegio, película para ofrendársela a la amada, y busca en el abundante eri incidencias cómicas, de ambiente universitario, que regocijaron a los espectadores. PRÓXIMAMENTE azar del juego satisfacer su ambición. Como es lógico, e! azar, en vez de mostrarse propicio al enamorado, se complace en torturarle poniéndole al borde de la ruina; pero, afortunadamente, el amor opera el milagro de conducir al ingeniero a la buena senda, que es ei hogar tranquilo y el cotidiano ritmo del trabajo. E l asunto de La dama de pique, superproducción de la marca Julio César, proyectada con éxito el lunes último en el Avenida, pese a su escasa novedad, ofrece el incentivo de sus interesantes episodios de honda dramatismo, reveladores de las flaquezas que impulsan y mueven a la humanidad. L a fotografía es. bellísima y abunda en magníficos estudios de luz, de maravilloso efecto; los interiores, donde se desarrolla la fábula, responden a la técnica moderna de síntesis y concreción del nuevo escenario creado por el arte escenográfico ruso. Jeny Jugo, acierta- a plasmar, con el gesto y la actitud, los diversos sentimientos que animan al personaje central del cinedrama. Revista gráfica sonora Como una ventana abierta por la que nos asomamos al mundo es el noticiero de actualidad, que abarca todos los sucesos internacionales de algún relieve. E n el programa del Real Cinema, la selección del Noticiero Fox Movietone ha sido muy afortunada. E n la pantalla, y bien sincronizadas, hemos visto, entre otras interesantes páginas, el desfile de gala de los cadetes de una Academia militar de los Estados Unidos; una cacería, de gatos monteses; la concesión de honores por Mussolini a los héroes del servicio aéreo italiano; un interesante partido de polo jugado entrp argentinos y norteamericanos y otras curiosidades como el regreso a su base aérea d u i d i r i g i b h americano; los negros músicos; el volteo de las campanas de la vorre de Pisa y una corrida dt Toros. E s sencillamente un viaje muy entretenido el que nos p. -oporciona la, contemplación en el Real Cinema de estas i n teresantes escenas. Forasteros en A t l a n t i c C i t y Film de serie. Acción supeditada al relato de las vicisitudes sufridas por el matrimonio iudío, tantas veces interpretado, con éxito siempre, por Vera Gordon y George Sidney. Estas peheulas, que apuran constantemente un tema idéntico, fatigan un poco, a pesar de la habilidad del director para conseguir trucos nuevos, por la necesaria limitación a que ha de ajustarse el desarrollo de la acción. E n este caso la novedad consiste en un concurso de belleza- -inevitable desfile de bañistas- en el que logra el premio- -con el voto unánime de todos los espectadores- -la bellísima N o r a Lañe. Revista 100 p o r 100 (totalmente) SONORA Asfalto E l asfalto. Esto es: la calzada; el arroyo hollado por los pies de todo el íundo. E n I? X. el asfalto, a ras de tierra, puede existir L a película que marca un aconteci- ¿p o r qué no? -alguna pasión capaz de borrar y liquidar pretéritos pecados. E n miento en la temporada. Asfalto- -y en la mayor parte de los tangos argentinos- -la protagonista logra redimirse con un bello gesto final, después de Es una insuperable producción de la L a nueva cinematografía haber arrastrado su vida por el desacreditado fango- -o asfalto- -de todos los caSin exageración alguna, bien pudiera decirse qué los Estados Unidos de la A m é minos. rica del Norte viven tan de prisa, tan por Este argumento, tan endeble está realidelante de los demás pueblo? del mundo, Todos los días en el zado con bastante discreción; desde iuego, que e! porvenir es su presente y el presente con mejor voluntad que eficacia en su rees ya pasado antes de pasar... Todo es nuesultado. E n primer lugar hay que destacar vo en un día, y todo es viejo en el siguiena Gunter Tulla, el operador. L a fotografía te No se edifica nada para que quede, sino es magnífica y los juegos de cámara están para que pase. Sobre el solar del rascacielos conseguidos sin exceso de acrobacias. Luequ? acaba de alzarse se erigirá muy pronto go al escenarista. Y al decorador; la escena un rascacielos más alto. No se cree nunca está servida siempre con el decoro acostumhaber llegado a io definitivo, y se labora brado en los estudios alemanes. Y en todos siempre por mejorar lo hecho los films de la U F A Hace muy pocos meses, cuando se exhiAquí terminan los elogios. Joe M a y el bieron las primeras producciones cinematodirector, lleva la acción con desesperante gráficas parlante -consecuencia inmediata lentitud. Las escenas emotivas se pierden al de las sonoras, en que el silen- jo se rompió hacerse interminables. Así, la actuación de con los acompañamientos musicales autoGustav Froelich es borrosa siempr y la máticos v- con toda clase de indos, menos de Bettv Amann- -gentil, sobre todo- -no las voces, perfectamente sincronizados- destaca más que en contados momentos. E n todos os que hn ta entonces nos entuvascambio. loe May ha conseguido efectos maramos ante las va maravillosas pelícuarertado. con alsrunos elementos secundala mudas, dijimos, casi unánimes: Esto rios, con los que ha descuidado su constante es muv malo Esas voces, desagradables y preocupación. estentóreas, no pueden parecer reales. E l A B C E N N U E V A YORK UFA Palacio d ¡a Prensa e Príncipe Alfonso
 // Cambio Nodo4-Sevilla