Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Use en todas sus camas y no admita falsificaciones SOMIER VICTORIA Clase extra y corriente. Exija etiqueta y marca Patentado, Recomendamos a todas las personas que tienen interés por Camiones y Ómnibus industriales visiten nuestro stand en la XPOSIGIQH I H I L DE MffiLGi Palacio de Comunicaciones y Transportes (Sección Alemana) donde tenemos expuestos algunos chassis y ómnibus BUSSING con los últimos adelantos y perfeccionamientos no alcanzados por ninguna otra marca. cocina completas, únicas 30 pesetas. Ajuar, cafeto- ras, mil útiles d o m é s t W j eos; Precios baratos. Ha rín, 12, plaza de Herra dores, 12 Para más detalles, diríjanse a Sociedad Anónima ZENKER. Madrid. Alcalá, 33. 6 pts. m 2. Esteras, tercio pelos, mitad precio. Sall, nas. Carranza, 5. T. 32370 LINOLEUM 6 ptas. m 2. Esteras mitatf precio. Serra, T. o 14532 J Fuentes, 5. S. Bernardo y LINULEUM i up 9 F E R N A N D E Z Y GONZÁLEZ EL PASTELERO DE MADRIGAL W Aben- Shariar comiéndose tranquilamente un casco de naranja- si yo lo hubiera sabido antes, antes lo hubieras sabido tú. -Cuéntame, cuéntame- -exclamó ansioso el corsario griego. Aben- Shariar le contó minuciosamente todo lo que sabía o había sabido por sí mismo acerca de Elena, y luego sacó de su pecho unos papeles que parecían haber estado mojados mucho tiempo. Sobre aquellos papeles se leía, en una letra roja descolorida, lo s i guiente: E l Consejo de los Diez, a la llamada Elena Conti. Manuel Karuk se apoderó de aquellos papeles, se tendió- boca abajo sobre los almohadones, y se puso a leer, sin hacer caso de Aben- Shariar y como si hubiera estado completamente solo. Aben- Shariar comió algunos dátiles, se puso después en la boca un pedazo de opjo, se reclinó en los almohadones y se quedó inmóvil, como si verdaderamente se hubiese dormido. H e aquí lo que decían los papeles que leía JKaruk: CAPÍTULO XIII L Consejo de los Diez de la serenísima Repúbüca. de Venecia a la llamada Elena Conti, conocida por hija de Salvator Conti. Siendo necesario a la salud de la República que conozcáis cosas y sucesos de vuestra familia que se creen envueltos en el más denso misterio, hemos decretado que se os hagan conocer esos sucesos, para que podáis cumplir con toda vuestra voluntad y todo vuestro deseo lo que Se os mandará al fin del relato que va a extenderse para vos, y que os s rá entregado para que ie conozcáis. Por debajo de estas palabras se veía estampado en cera encarnada el sello secreto de la República. P o r bajo se leía: Había hace algunos años en la isla de Corfú, cerca del mar, por la parte de Levante, sobre una altura escarpada, un fuerte castillo tártaro, construido PPÍ un hombre extranjero que había aportado a E la isla algunos años después de la conquista de Constantinopla por los turcos. Este hombre, más que hombre parecía un espectro. No podía decirse cuál era su edad, ni se sabía su nombre, ni de dónde venía, ni cuál era su patria, ni por su traje, que era sumamente extraño, podía deducirse nada. -Le envolvía un ropón negro, de lana, con capuz de andhas mangas; llevaba en la cabeza un pesado casquete de acero, y por bajo de las mangas y de la orla inferior de su ropón asomaban sus brazos y sus piernas c i f biertas de acero. A l costado, pendiente de una cadena que ceñía su ropón en la cintura, llevaba una espada corta, ancha y pesada como un hacha. U n caballo salvaje, del Cáucaso, pequeño, fuerte, fogoso, de pelo largo, servía de cabalgadura a este hombre. A la grupa del caballo, pendientes del arzón de hierro de su silla de batalla, se veían: del un lado, una corta y pesada maza de hierro con puntas de acero, y del otro, un grande y redoblado escudo bruñido, liso y sin divisa alguna. U ñ a lanza de roble con un ancho y fuerte hierro se veía en la diestra de este jinete, y su caballo estaba armado por una amplia cobertura de gruesas mallas. A pesar de que el caballo llevaba sobre sí un peso enorme, desde el momento en que, desembarcando con su jinete, fué montado por él, partió a la carrera hacia el interior de la isla, con el mismo vigor, con la misma rapidez y la misma facilidad que si no bubiera llevado peso alguno. E l buque negro, tripulado por extraños mariner s, en que había sido conducido el jinete, apenas éste se alejó corriendo hacia el interior de la isla, se hizo de, nuevo a la mar, desapareciendo poco después en el horizonte. E l extraño caballero había quedado solo en aquella parte de la isla, que entonces estaba despoblada. Él extranjero salvó la primera y segunda línea da colinas, y llegó a un lugar áspero y sombrío, y se detuvo al pie de un escarpado peñasco, en cuya cumbre fijó la vista y exclamó: -Allí construirá el buitre su nido. Algunos días después, el barco negro volvió, y salieron de él muchos extranjeros que, guiados por A que primero había venido, llegaron a la roca escarpada, y treparon a ella,
 // Cambio Nodo4-Sevilla