Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CALERÍA D E RETABLOS GÓTICOS Y TABLAS D E L SIGLO X V D E L MUSEO DIOCESANO DE VALENCIA ta antiguas, clavadas sobre la tabla; proceden de la parroquial capilla de la Seo v a lenciana. D e l antedicho siglo x v i se conserva un magnífico tríptico de escasas dimensiones, en cuya tabla central aparece Jesús mártir, sangrando en el cáliz, y en el interior de las puertas, grupos miniados representando la Flagelación y el Descendimiento de la Cruz. E s valiosa obra de arte, procedente del Monasterio de Servitas, de Sagunto. Además, tres tablas grandes, de lo mejor que pintó Pablo de S a n Leocadio cuando estuvo asalariado en Gandía por la duques a eran de las monjas Clarisas de aquella ciudad borgiana del Serpis. D e Sagunto también vinieron unas p i n turas sobre pergamino, varios libros c o r a les, muy grandes, con iniciales miniadas y viñetas de policromía, y varias labias g ó ticas de las Oblatas. Dé aquélla arciprestal de Santa María es na bula pontificia trecentista, con notabilísimas pinturas, bien conservadas. E n el testero de fondo del tercer salón hay un retablo esculiurado, de prolija l a bor y bellas proporciones, de estilo Renacimiento y que procede de Agullent, sólo que por remate se le ha puesto la espiga de un retablo gótico, y, a falta de escultura titular, cubre la hornacina otra pintura. Y a metidos en el tema escultórico, hay que citar, en primer lugar, los capiteles r o mánicos, historiados con figuras fantásticas y notables adornos, que se descubrieron en unos antiguos ventanales del mismo palacio episcopal. Estos dos ejemplares, rarísimos en nuestra ciudad, son casi la única r e presentación del arte románico contemporáneo de la puerta del Palau, en el crucero de l a Catedral. E n el M u s e o de Valencia no es posible hallar la abundancia de esculturas, cruces y antigüedades románicas del M u s e o de Barcelona, porque aquí, en V a l e n c i a la Reconquista fué muy posterior: y a en una fecha en oue la naciente ojiva VIRGEN D E MONTESA, BORDADA E N U N ESdisputábale el puesto al arte románico, cuya CAPULARIO. MUSEO DIOCESANO D E VAexistencia fué aquí bien fugaz. LENCIA Labradas en mármol hay varias estatuas de la V i r g e n Madre, ya sedentes, y a hieráticas, del período gótico; una grande, de piedra policromada, no tan bella como otra pequeña, labrada en blanco C a r r a r a arte italiano del siglo x, v, y procedente de P e trés. E n madera, hay muchas más, descollando una esbelta de tamaño natural, de Olocau, ya despintada, por haberla dejado largo tiempo a la intemperie. O t r a gótica también, fué traída de la ex C a r t u j a de Porta- Celi. Renaciente es otra en la que la V i r g e n sentada, da el pecho al Niño, rodeada de ángeles. Estuvo en M a r c h a l e nes. Y a barrocas, pero hermosas, v i pequeñas imágenes de San M i g u e l Santa A n a S a n J u a n Bautista (deliciosamente filigranada en marfil) un Gestas gigantesco agonizando en la cruz, y muchas más, en el salón de entrada, destinado a escultura r e ligiosa. E n esta sección sobresale un relieve de la V i r g e n en piedra blanca. D e o r febrería está más pobre este Museo que el dé Barcelona. Aparte algunos relicarios y pequeños objetos de las vitrinas, sólo queda una colección de platos petitorios, repujados en cobre, con figuras en el centro y labores ornamentales en las orillas. P e r o hay que hacer especial mención de una a r- queta -ótica de hierro, ¡procedente de O n teniente. E n ornamentos bordados, no los hay nu merosos, pero sí meritorios. E s muv buena una casulla gótica de S a n Nicolás, de Valencia, y otra renaciente, con la V i r g e n de Montesa bordada en el escapulario. A d e más, un buen capillón de imaginería y dos tiras bordadas del siglo x v i M u c h o más podríamos recordar; pero lo mismo en este Museo que en su hermano mayor el de Barcelona echamos de menos u n objeto imprescindible en ambos: u n busto de su fundador, del malogrado cardenal d o c tor R e i g Casanova. CARLOS S A R T H O U C A R R E R E S (Fotos del mismo autor.
 // Cambio Nodo4-Sevilla