Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
IZQUIERDA LA TUMBA DE BECQUER, E. M LA IGLES (A IM- I. A UNIVERSIDAD. CENTRO: SEPULTURA DEL E S P A R T E R O E L HÉROE POPULAR, EN E L CEMENTERIO D E SAN FERNANDO. D E R E C H A MONUMENTO A LOS PATRIOTAS SEVILLANOS D E L A INDEPENDENCIA Evocaciones sevillanas. E N T O R N O A LOS E N T E R R A M I E N T O S HISTÓRICOS Y A LOS M U E R T O S ILUSTRES Por muchas interpretaciones que se ha- autor del Discurso de la verdad, creadorHostería del Laurel a escribir la carta que gan del mito de amor, religión y muerte del insigne del Santo Hospital de la Caridad, el pasado siglo le dictó Zorrilla, colaboraBurlador de Sevilla, el tema quedará siem- en cuyos umbrales quiso que se le enterra- dor definitivo en la leyenda popular, escupre sin agotar; porque Don Juan y sus sen- se bajo una humilde losa, a la que mandó chada de los propios labios de un camatimientos son inmortales, ya que fueron poner este epígrafe: Aquí yace el peor de rero del café del Turco, donde el fantáscreados con alientos imperecederos en el mis- los hombres tico D. José ordenaba sus notas sevillanas terio de la leyenda: ese mundo sutil de las Indudablemente, Manara fué un buen mientras saboreaba lo que le servía este imaginaciones que, por estar fuera de la hombre: no hay motivos para creer lo con- mozo, inmortalizado en el Ciutti, escudero materialización tangible, escapa a toda hu- trario: buen hijo, buen esposo, buen ciu- sin blanca y sin vergüenza de Don Juan Temana acción destructora. Es el alma infinita dadano... Y su desprecio de sí mismo no norio. de los pueblos, que sólo moriría al extin- era sino la expresión fiel de su espíritu reEn compañía del pobre Manara, disfraguirse, con! a última criatura, el último des- ligioso. zado de Burlador, vamos nosotros este año tello de su pensamiento. Pero el pueblo mezcló con la lectura re- a visitar los panteones de los que murieron Sevilla, ciudad a la que aportaron su vi- petida de esta lápida el producto de su ima- a manos de Sevilla... Aquí de la nueva exéveza de imaginación los pueblos más espi- ginación, matizada de poesía, y decretó se- gesis del mito: Don Juan es Sevilla enamorituales del mundo, posee el secreto crea- gún arte- -ú. arte es más verdad que la ver- rada y enamoradora, que- en la noche suador de las leyendas que alcanzaron más dad- que el peor de los hombres se ha- ve, a la luz de la luna transparente conintenso desarrollo universal. Entre días, la bía arrepentido de los escándalos de una vive con sus muertos, los que ella misma del Burlador, feliz creación subyugadora, vida aventurera y sacrilega, que tuvo su embrujara, los que ella misma enamorara, ideada y sostenida conforme a las normas epilogo en el episodio providencial desarro- los que por ella murieron de amor y los que inaprensibles dej espíritu local. En este caso, llado en una misteriosa calle del barrio de por ella fueron inmortales por la ofrenda como en otros muchos, no se conformó Se- Santa Cruz- -que por este episodio se llamó de arte, ciencia, fe o heroísmo que le hivilla con hacer realidad de irrealidades, sino de la Muerte y ahora se llama de la Glo- cieran en el transcurso de sus vidas para que adscribió a cosas y personas vivas la ria- y se había dedicado, para desagraviar ganar sus predilecciones. Los restos mortales de los muertos más ficción, para que tuviese la máxima consis- a Dios y tranquilizar su conciencia, a dar tencia: de la leyenda del Burlador, que ve- casa, lecho y cuidados a los pobres desva- memorables están en los templos. No hay iglesia sevillana que no contenga su ilustre nía rodando a través del tiempo desde las lidos... alturas del pasado remoto, hizo en la áurea Era un buen hombre Manara; pero to- porción de cenizas gloriosas. Las acogidas edad del Renacimiento una historia viva y dos los años se levanta de su sepulcro ac- bajo las bóvedas ojivales de la Catedral son la dotó de protagonista verdadero con la tual de la cripta del maravilloso templo de incontables: desde las de San Fernando, hasfigura de Miguel de Manara, el preclaro la Santa Caridad, ciñe la tizona y se va a la ta las del procer marqués de Yanduri, pa-
 // Cambio Nodo4-Sevilla