Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
sando por las de Cristóbal Colón. En el Como Manara, a pesar de ir disfrazado En tanto, Ciutti, el escudero bellaco- -que Panteón de Ilustres de la iglesia de la Uni- de Burlador, sigue siendo un buen hombre, sigue a su señor por interés material- versidad, desde Francisco Duarte, el va- en vez de tronar contra los muertos, desa- como no sabe nada de espiritualidades e igrón clarísimo, proveedor general de las Ar- fiarlos o convidarlos a cenar para contarles nora que Don Juan es un creyente y un filómadas y Ejércitos, que hizo bien a muchos de sobremesa sus baladronadas ridiculas, se sofo de la moral, se dedica, vagando entre y mal a ninguno hasta el dulce Gustavo arrodilla y reza ante sus tumbas. Luego re- los sepulcros, a traducir en risa el miedo Adolfo Bécquer, que conmueve a todos, pa- cita con suprema armonía trozos del Discur- que estremece su cuerpo. El recuerda un susando por el escriturario Arias Montano, so de ja verdad, supremo poema filosóficoceso vulgar de una cierta noche de Difunque asombró al mundo con su sabiduría. que enseña el camino de la inmortalidad es- tos, en que un plebeyo infeliz quiso nada menos que imitar a su En los viejos ceseñor desafiando a los menterios no hay que muertos yacentes en el buscar nada: del de San Sebastián no quecementerio puebleño. da más que la iglesia, Formalizó una apuesdedicada hoy al servita con unos amigos, y cio de la feligresía del uno de éstos se metió, nuevo barrio lujoso previa y sigilosamendel Porvenir... El de te, entre las tumbas San José, de Triana, para esperar al bravues actualmente una bacón, a aue le dio, rriada de humildes cacuando pisó el campo sas baratas. Lugares santo, y a favor de la de muerte, llenos hoy noche, una estallina del gozo de vivir... de garrotazos, que le dejó mondada la caPero el nuevo cebeza. menterio, el de San Fernando- -el que está- ¡Pero, hombre! a la espera de las nue ¿Cómo vienes corrienvas víctimas c! el amor do de esa manera? a Sevilla- guarda en- -le preguntaron los reposo, bajo los braamigos, al verle tornar zos clementes del Crisdespavorido y choto de Susilío, y entre rreando sangre. el inmenso cinerario- ¡Ah! -responanónimo, los restos de dió- Es que yo no los inolvidables que creí que a los muertos compusieron la histolos enterraban con garia moderna de nuesrrote. LA TUMBA H U M I L D E D E D FEDERICO RUBIO tra ciudad. Solamente la estulAllí están los monumentos de los héroes clarecido por Dios. Nosotros rezamos tam- ticia- -el sentido material de la vida- -puede sevillanos de la guerra de África; los de bién y le escuchamos embebecidos. En sus sentir miedo de los que con Dios están. Por González Cuadrado, ejecutado durante la in- palabras está el concepto integral sevillano eso, cuando Don Juan comenzó a sentir pavasión francesa, por guardar un secreto cuya acerca de la vida y la muerte: caridad, luz, vor entre las tumbas, murió. Su espíritu inrevelación comprometía la vida de otros pa- amor y belleza para este mundo, y una fe mortal se le había ido ya por el camino azul triotas los de innumerables poetas, políticos, que allane la senda de la eternidad, después de la eternidad con la sombra vagarosa del artistas, militares, toreros, sabios: espíritus de haber purificado el cuerpo de las impu- amor, que le salvó y que le hizo imperesuperiores, tocados- de la gracia de la divi- rezas que dejaran en él los zarpazos del cedero. nidad, para hacer perdurable el alma de monstruo mundano, con siete cabezas, de JÓSE ANDRÉS VÁZQUEZ los pecados capitales. Sevilla. CFotoa Serrano. 1 IGLESIA D E LA UNIVERSIDAD. SEPULCRO D E L ADELANTADO D PEDRO ENRIQUEZ CEMENTERIO D E SAN FERNANDO. SEPULCRO D E L ILUSTRE ¡PINTOR D JOSÉ VILLEGAS
 // Cambio Nodo4-Sevilla