Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Sombreros fieltro elegantísimos, a 8 pesetas. MONTELEON, 85, primero derecha. S E Extracciones sin doler, S ptas. empastes, 10: coronas oro 22 quilates, SU: d e n taduras completas, 125. Barradas, Montera, 41 PROPAGANDA DENTISTA Grupos, electrógenos, ultimo invento, alumbrado espléndido, absolutamente garantidos, a 1.700 ptas. plazos largos. Motores. Bombas. Tractores. C. HERRERA, BARQUILLO, 18, MADRID VENDEDORES EXPERTOS de material eléctrico, preferibles conocimientos inglés, precisa importante Casa en Barcelona. Escribid: N. 525, Roldós- Tiroleses, Vergara, 11, Barcelona. ALUMBRADO DE FINCAS BICICLETAS ROLLS DENTIFRICE ANTISEPTIQUE AU- PÁTE POUDRE SAVON 5 aumento cambio. ARDID, GENOVA, 4 Exportación provincias. Terciopelos mitad precio. Linoleum. 6 pts. m 2. Salinas. Carranza, 5. T. 32370 E S T E R AS ofrecemos, de reciente y sólida construcción. Entrega inmediata. CENTRO DE, CONTRATACIÓN COMERCIAL, S. A. Heros, 17, Bilbao. VAGONES CUBAS ¡CALVOS! RE Í 9. rüi Jacob- PAFIS Recuperaréis vuestros cabellos, sin pomadas ni alcoholatos. Tratamie n t o económico nuevo, japonés. Pago después del resultado. Escribid: K i nol Apartado 10.073, Madrid. en todos los pueblos, bombas inglesas para agricultura, lavar automóviles, pintar y blanquear, desinfección, etc. Casa Laf, calle dé Rafael Calvo, 5, Madrid. ES H i ñ l I daUfl t UAlSMblaElBWd colores de moda, a 10 pesetas. Las mejores marcas, sombreros mezcas y pelosos, a 20 ptas. Sombreros de topo legítimo, en todas las formas y colores, a 35 ptas SOMBREROS VILLAR, 10, Mariana Pineda, 10. Basta ser bachiller y haber trabajado da Miles de sombreros, formas y Prospectos. programa, contestaciones y preparación en el INSTITUTO RETJS de un FEO SER PROCURADOR DE LOS TRIBUNALES? rante dos 23, años al lado Tenemosprocurador. PRECIADOS, MADRID. internado. 424 F E R N A N D E Z Y GONZÁLEZ EL PASTELERO DE MADRIGAL 421 que estaba segura de que de nadie podía ser observada, su dureza habitual y su expresión glacial. E r a tal vez que la bravia raza de los Karuk se degeneraba, y que en Krasna la dureza y la frialdad no eran la manera constitutiva de su ser, sino una expresión artificial, que sostenia por una costumbre de familia. L a verdad es que al poco tiempo de estar reclinada Krasna sobre el césped, al pie del limonero, la dura tensión de los músculos dé su semblante se dulcificó, brilló en sus ojos una mirada ardiente y como concentrada en un recuerdo dulce e íntimo, y se notaron en ella las señales de la atención y de la impaciencia. Pasó aún algún tiempo, y de improviso la mirada de Krasna, que estaba abstraída y melancólicamente fija en la luna, se apartó de la bella lumbrera de la noche y se fijó en un obscuro fondo del bosque, almismo tiempo que su cabeza se erguía en un movimiento de profunda atención, sonreían sus labios y se iluminaba con una inefable alegría su semblante. Poco después, Krasna se incorporó, se alzó por último y se dirigió con paso rápido hacia el obscuro fondo del bosque donde había tenido fija su mirada, y desapareció por él. E n aquel momento se oyó por la parte de abajo del sendero el galope de un. caballo, y luego apareció el guerrero, pálido, sombrío, cor, apariencias de espectro, aue había construído el castillo rojo al Levante de la isla. Avanzó rápidamente, y llegó al lugar donde habían quedado esperando a Krasna sus esclavos. ¿Adonde vas, y de dónde vienes? -dijo con voz terrible el tártaro jefe de los esclavos de Krasna. -Y o soy Kaivar el Resucitado- -dijo con voz sepulcral el jinete- y vengo a traer a Krasna la última voluntad de su padre Cristian Karuk, mi hermano de armas, muerto a mi lado en las gargantas del Rurdistán. ¡Muerto! -exclamó el jefe tártaro. -Sí- -contestó con voz más lúgubre aún K a i v a r- rasgad vuestras túnicas blancas y rojas, que no agradan a los muertos; cubrios con mantos obscuros como las noches lóbregas: procurar que la sonrisa irrita la de vuestro señor no se os presente en sueños; llevadme, ante todo, a la presencia de K r a s na; que ella oiga de mis labios las últimas palabras E L E X T R A N J E R O SALIÓ, L L E V A N D O KC CABALLO D E L D I E S T R O generaciones antes. KartiK, que así se llamaba estegobernador, había partido dos años antes a la guerra del Turquestán, ayudando a los tártaros, sus compatriotas, en la conquista de Constantinopla. Cristian Karuk no había vuelto de la guerra, y su hija, muda e impasible, ni había mostrado inquietud por la suer-
 // Cambio Nodo4-Sevilla