Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S 29 D E O C T U B R E D E 1929. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. PAG. 6 E l tiempo se nos viene encima, y el recuerdo del ferrocarril está presente en todos nosotros. Saludos, apretones de manos, ofrecimientos cordiales, asalto de los autos y a la estación de prisa. E n el andén se c ¡uedan. mirándonos amistosamente, D. Agustín Pereña y el distingmdo periodista don Camilo B o i x director de La España de Hoy, que nos han atendido con incomparable solicitud. Vaya a ellos mi gratitud especial. MAKUEL BUENO Bruselas- París, octubre, 1929. ¡URGE! E l estrépito guerrero que conmovió a la Humanidad hace pocos años parece que aún no ha cesado cuando se oyen las protestas, enloquecidas por el terror y por la angustia, de las familias que se encuentran en el más doloroso de los desamparos sanitarios. Ño crea el lector que hay hipérbole en las palabras que preceden, ni motivos de satisfacción en las que le subsiguen. Pero es necesario que el clarín que ha de enardecer a todos para la cruzada que se impone suene agudamente fuera del recinto técnico de los médicos y el público, y el Gobierno se disponga, con firme decisión, con criterio cerrado, dictatorial, a acabar de una vez para siempre con la situación sanitaria actual que perdura. ¡U r g e! Sí, urge cerrar las fauces de ese monstruo que cada segundo de todos los días se traga, cuando menos, cinco españoles; urge crear un amplio y adecuado servicio sanitario, que en- dulce tanta amargura, que seque tantas lágrimas y alivie tanto luto para que a la pena de la enfermedad no se le amalgame ei dolor de la impotencia y la desesperación de! desamparo. Haría traición a mis propios convencimientos si fto afirmara que! a sanidad española ha dado un paso gigantesco desde el oportuno, y salvador golpe del 13 de septiembre de 1923, y si no añadiera que el ministro de la Gobernación se ha hecho acreedor a todo género. de entusiastas alabanzas por su activa y compleja labor sanitaria, reformando, completando y creando nuevas instituciones, que representan enormes oleadas, no sólo de vida para el país, sino de salud, que, además de vida, es poderío v perfección. L a tuberculosis, que es el monstruo a que nos referimos, sigue segando 50.000 vidas al año, cifra que representa, cotizando a 5.000 pesetas la vida humana, una pérdida anual para la nación de 250 millones de pesetas, sin contar los gastos que ha ocasionado la enfermedad y lo que el enfermo ha dejado de producir. E l presupuesto actual del ministerio de la Gobernación asciende a 259 millones, poco más del importe de las vidas que destruye esa peste feroz, sin más estruendo ni ruido que los ayes apagados de. los moribundos y los sollozos comprimidos de los. familiares. Cerca de tres millones y medio de dicho presupuesto se dedican a combatir la tuberculosis; el propio ministro, en un rasgo ejemplar, deriva hacia el mismo objetivo el homenaie que. nacido en Enguera, culmina en el ofrecimiento de Cuenca, donde prestará grandes servicios el sanatorio en proyecto: y la Fiesta de la Flor v la Lotería aportan anualmente cerca de un millón y medio al Real Patronato contra la tuberculosis, que preside, con tanto fervor como devoción, S. M la Reina. Con todos estes recursos en los momentos presentes, y dejando aparte las 850 camas que están en proyecto, España no cuenta más que con menos de 3.000 camas para una mortalidad anual de 50.000, cifras que dan la proporción de seis camas por cada cien fallecidos, y como he tenido ocasión de comprobar este verano en m i viaje por Suecia, Noruega y Dinamarca, las camas de que en estos países disponen para estos enfermos, cuya mortalidad es inferior, o poco menos, al uno por mil, es, aproximadamente, igual al número de defunciones: cien camas por cien fallecidos. Urge, pues, multiplicar con profusión ¡os establecimientos donde pueda encontrar cama cada tuberculoso cuando la necesite. L o reclaman de consuno, a voz en grito, urgentemente, la sanidad, el amor al prójimo y la estimación nacional. H a y que acabar rápidamente con las escenas tristísimas de todos los días, que encogen el corazón más fuerte haciendo pensar en las injusticias sociales, que explican, si no justifican, las rebeldías. Piénsese en lo difícil que es resignarse, en el doble infortunio de la enfermedad y de la pobreza, al no encontrar cama para recobrar la salud en un sanatorio, sabiendo que el enfermo pudiente la encuentra cuando quiere en un sanatorio de pago. N o es justo, no es humano, no es caritativo, no es sanitario, ofrecer una cama en un sanatorio a quien la. solicitó dos años antes. Así ocurre que se citan veinte enfermos para darles! a ansiada cama en Valdelatas y sólo comparece uno, que no la necesita por estar muy bien; los diecinueve restantes se puede sos- LA IB? m í tí- EPIDEMIA ACECHA 1 dispuesta a truncar las vidas de miles dé sereé inocentes. Prevéngase contra está pavorosa amenaza, siguiendo las reglas, ya dictadas, por J a Sanidad Oficial y la higiene más escrupulosa, usando, el científico JABÓN SUBLIMADO L A GIRALDA Elimina activamente la suciedad, peligrosa conductora de gérmenes, y desinfecta, anu lando el peligro exterior de contagio. El Jabón Sublimado La Giralda, es fabricado con los mismos principios científicos que d famoso Jabón Brea La Giralda En todas las Farmacias y Droguerías, La pastiüa U N A PESETA TENA- SEVILLA Madrid: Conde de Xlauena, t
 // Cambio Nodo4-Sevilla