Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 3o D E O C T U B R E D E 1929. N Ú M E R O SUELTO, o CTS. 1 m i XJk V. T II i l ML J w DIARIO ILUSTRAD O AÑO VIGÉSIMOQUI NT O N. 8.3? 5 g g F U N D A D O E L i D E J U N I O D E 1905 P O R D T O R C U A T O L U C A D E T E N A LA EXPOSICIÓN IBEROAMERICANA ción, en cuyo recinto recibís hoy, en nombre de vuestro país y del jefe de vuestro Estado, a SS. M M los Reyes y Real familia, ha producido admiración en cuantos l a han visitado, por la afortunada expresión de fraternidad del arte aborigen, neto y robusto, con el importado por la raza colonizadora. Y como el arte, los sentimientos se han fundido también en crisol de amor, cuyos efluvios hacen cálido y cordial el ambiente que rodea a este gran Certamen iberoamericano, en que cada edificio es un búcaro florido, que adorna y perfuma el gran jardín sevillano. Y el sentimiento abre sus puertas a la razón y ésta al interés, y los pueblos nuevos y la madre vieja, remozada por el convencimiento de su inmortalidad, y acercados? por los progresos asombrosos de la ciencia moderna, parleros del mismo verbo, se aproximan de nuevo, afanosos de comprenderse y ayudarse, impulsados por mandatos de l a sangre común. V a ésto a tono con los tiempos que v i v i mos, en que el dolor y el desconcierto de reciente y nunca igualada lucha parece haber encendido en los pueblos afanes de paz, sólo realizables por el apostolado continuo de la virtud y de la ciencia. Vuestra voz, con autoridad acrecida por la alta representación que ostentáis, ha sabido hacer v i brar los sentimientos, nunca entibiados, j a más desmentidos, del pueblo peruano, a los que el español corresponde de corazón. Y p o r ello, el Rey, en cuyo nombre tengo el alto honor de hablar, la Reina- y el Gobierno, aP que represento, recogen con gusto y; corresponden efusivamente vuestro brindis, haciendo votos por la prosperidad del Perú y por la vida y dicha de su dignísimo presidente. Después d é l a comida, -SS. M M y Altezas, con el- séquito e invitados, pasaron a l salón de fiestas. A Su Majestad lá Reina daba. e! brazo el ministro del Perú en España, ofreciendo el suyo el Rey a la señora de. Aramburu. Las señoritas Rosa y Queta Grana, hijaá del delegado del pabellón; Victoria. R. M a riátegui, María IsabelSwayne y M a r u j a Carvajal, hija del ingeniero director de obras de la Exposición, ejecutaron, con gracia de verdaderas artistas, danzas i n dias. Sus Majestades otorgaron su regió aplauso, a las bellísimas y distinguidas señoritas. E l notable pianista y compositor peruano Sr. Vakárcel, dijo al piano, acompañado de orquesta, las composiciones. Sus Majestades, Altezas y séquito, se retiraron después al Regio Alcázar. L a fiesta se caracterizó por su extremada distinción. 1 E l banquete del Perú a los Reyes. Una comida a los periodistas sevillanos. Una limosna en el pabellón uruguayo. E l pabellón de Aragón. La fiesta de la Cruz Roja que se celebrará hoy. ción que habéis sabido suscitar en todas. las zonas de la tierra como el primer portador, Anoche, en el hermoso pabellón peruano, por la jerarquía y por la conducta, de. las el ministro de dicho país en España, señor virtudes inmortales de nuestra raza. Leguía, ofreció un banquete a Sus MajestaPorque, señor, no sois solamente el Rey des. de España. Sois el símbolo de la incesante Los Reyes fueron recibidos a la puerta fuerza creadora de una raza, que inyectó en del pabellón por el citado ministro y la más de veinte pueblos- las virtudes cardinadelegación peruana en pleno, así como polles, que les permiten hoy marchar al mismo las autoridades de Sevilla, que asistieron al ritmo que a los forjados por siglos de traacto. dición y de esfuerzo. Este hecho, señor, de Dio escolta de honor la Guardia Civil peque nuestros países hayan podido incorporuana, en traje de gala. rarse rápidamente, no obstante su juvenE n el salón amarillo se instaló la mesa, tud, a las órbitas de la civilización más sentándose en ella por este orden: avanzada, fija, tal vez mejor que cualesquieDerecha de S. M el Rey: S. A R. la ra otros, la categoría esencial cié vuestra infanta doña Beatriz, S. A R. el infante obra, la trascendente soberanía de vuestra D. Alfonso de Borbón, S. A la princesa empresa, puesto que revela y perpetúa el doña Mercedes, el embajador de la A r g e n tina, señora del ministro de Colombia, señor aliento indestructible de la gran nación, cuyos destinos, para dicha suya, regís. Y si marqués de Torres de Mendoza, señora de nosotros, ios peruanos, tenemos a orgullo Mora Arenas, señor gobernador civil, señosentir el latido de la sangre española en ra de Castillo, encargado de Negocios de nuestros corazones, no es sólo por el hecho Chile, señora de Leguía, doctor Grana, sematerial de la conquista. A l fin y al cabo ñora de Martínez Moíins, Sr. Apellániz, seuna conquista se presta a ser organizada, ñora de Bonilla, comandante Guillen y caconforme a intereses egoístas, con postergapitán Jiménez. ción de los sentimientos. E n cambio, vosIzquierda de S. M el R e y S. A R. la otros nos trasmitisteis el más elevado sentiinfanta doña Cristina, S. A R. el infante do de la cultura, una supremacía sobre todo D Carlos, princesa doña Dolores, embajalo terreno y efímero, dándonos así lo más dor Ríos Gallardo, señora del ministro de alto y puro que el hombre lleva en su alma. Venezuela, ministro de Colombia, dama de Y tal esj señor, el más profundo y valioso S. A R. la infanta doña Beatriz, señor alpatrimonio de que nos hicisteis merced, y calde de Sevilla, señora de Grana, ayudante de S. M el Rey, señora de Rey, señor del cual justamente nos enaltecemos, porque frente a todas las vicisitudes mecánicas de Swayne, señora de Aramburu, Sr. Castillo, los pueblos, es raíz y perfil indestructible, esseñorita Alvarez Calderón, Sr. Rodríguez piritual baluarte que se opone y resiste a la Mariátegui v coronel Bonilla. Derecha cíe S. M la Reina: S. A R. el. penetración de cualquier extraña corriente, más fuerte que la historia, puesto que trasinfante D. Jaime, S. A R. la infanta doña pasa, vence y supera a las inquietudes de Beatriz de Orlcáns, príncipe D. Carlos, dutodas las civilizaciones y de todos los tiemquesa de San Carlos, conde de Maceda, señora de Moría Lynch, Sr. Cruz Conde, da- pos. Majestad: Este- pabellón encierra en su. m a de S. A R. la infanta doña Luisa, pre. traza material la solidez y la belleza- -resusidente de la Audiencia Territorial, señora men feliz, maridaje. bien logrado- -del arte de Swayne, profesor de S. A R. el infante D. Jaime, señorita Palma, Sr. Leguía, mar- con quelos Incas se adelantaban a buscar. la expresión de su alma balbuciente y de la poqués de Casa Calderón, coronel Stordy, setencia y sutileza del arte de España, tan cuañor Piqueras y Sr. Martínez Molíns. jado de eternidad, que a cada oscilación de Izquierda de S. M la Reina: Ministro la forma no requiere sino una leve transfordel Perú, S. A R. la infanta doña Luisa, mación de su acento. Y al ofreceros dentro presidente del Consejo de ministros, señode él este testimonio de admiración y afecto, ra del embajador argentino, conde de cumplo con expresaros el vivo agradecimienXauen, condesa de Campoalegre, ministro de to de mi país, del señor presidente de la ReVenezuela, señora de Guillen, rector de la pública, del mío propio y de cuantos hemos Universidad, señora de Palma, ayudante de podido medir en estos instantes, de amplia y S. A R. el infante D. Carlos, señora de Rohonda fraternidad hispánica, ante la exhibidríguez Mariátegui, señora de Palma, cación de realidades y posibilidades, el contepitán Iglesias, Sr, Rey y secretarios ele la nido del pensamiento español, que sembraLegación del Perú, señores Aramburu do en América habrá de fructificar, cada y Fry vez más robustecido, en las perspectivas sin A l servirse el champaña, el Sr. Leguía término de las generaciones. ofreció el homenaje a Sus Majestades los Por Vuestra Majestad, por Su Majestad Reyes, leyendo el siguiente discurso: la Reina, por la Real familia, por el GobierMajestad: E l señor presidente de la Reno, que tan acertadamente preside el general pública del Perú ha querido que vinierais P r i m o de Rivera, y por la grandeza y proshasta este recinto, que por ser nuestro es peridad de España. también de Vuestra Majestad, para que nos E l presidente del Consejo de ministros hicierais el significativo honor de vuestra contestó al discurso del Sr. Leguía, leyendo presencia y para que al mismo tiempo recoel siguiente: gierais la expresión de la inextinguible cor Señor ministro; Esta magnífica instaladialidad de nuestra Patria y de la admirav 1 1 E l banquete del Perú a los Reyes Una comida a los periodistas sevillanos A l mismo tiempo que se celebraba s banquete en honor de Sus Majestades los Reyes en el pabellón del Perú, los periodistas de esta nacionalidad venidos a Se
 // Cambio Nodo4-Sevilla