Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. V I E R N E S i D E N O V I E M B R E D E 19 29. E D I C I Ó N regalo. O r i a y Galíndez. Carrera San Jerónimo, 1. H a g a usted felices a sus hijos con un Cine Pathé Baby de Casa Zato, P e l i gros, 14. Celia G- ámez, la gentilísima vedette, exclusivamente en discos Odeón, que vende Zato, P i y Margall, 11. Máquinas fotográficas de la famosa marca inglesa E s i n g plazos y contado. Zato, P i Margall, 11. Las nuevas maletas Odeón reproducen los discos maravillosamente, y las vende a plazos y contado la Agencia exclusiva. P r e ciados, 1. Peletería Duque, plaza de Canalejas, 6. Abrigos castor. Últimos modelos. E l Centro de Instrucción Comercial saca a concurso las plazas de profesores de T a quigrafía, Geografía general y económica y Economía política. P a r a más detalles y cuantas referencias sean precisas pueden informarse en la Secretaría del Centro, calle de Pizarro, número 19. Suntuoso hotel devys. Muebles, antigüedades. Marqués de Cubas, 11. Anís Rioja (monasterio de V i c o) Depilatorio V i t a Depilación segura, rápida, completamente inofensiva, del vello superfluo. r i i g D E ANDALUCÍA. P A G 24. L A M A D R E -Y tú, mi hija más pequeña, ¿qué opinas de este asunto... H I J A T E R C E R A -N a d a mamá. Y o retiro, desde luego, mi candidatura a la cola. Y sin ningún sacrificio, porque ya lo tenía proyectado. Ayer, al reflexionar sobre mis vestidos nuevos, llegué a esta conclusión: de cada moda debe únicamente tomarse lo que convenga. Y o creo que una falda corta hará siempre más joven que una larga, aun cuando sólo lo sea ps ¡r su espalda. Me decido, pues, a no aceptar la cola. Queda esta lucha reducida a la de mis dos hermanas. L A M A D R E -Y a habéis oído. Repito que vosotras decidiréis, pero sin estridencias, os lo suplico. Mamá, yo también he reflexionado, y cedo. Sea el vestido más largo para mi hermana segunda. H I J A S E G U N D A -N o rica, de ninguna manera. L a cola ha de ser para t i que eres la mayor. eres tan hija de nuestra madre como lo soy yo. H I J A S E G U N D A -P e r o tonta, ¿no comprendes que se te ha visto el plumero H I J A P R I M E R A -L o único que comprendo es que, como eres imbécil, somos incompatibles. L A M A D R E ¡Niñas, niñas, compostura, por favor... M e hacéis sufrir con vuestra discrepancia continua. De todos modos, la tela está comprada, y no se pierde. ¡Eso n o Y a conocéis mis teorías: ni un céntimo al despilfarro. H I J A S E G U N D A -Q u e la utilice Laurita. más pequeña. L A M A D R E ¡Qué dices tú hija... H I J A T E R C E R A -N a d a mamá. Y o nunca digo nada. L o que queráis. Seguramente que, con vestido de cola, pareceré un poco menos joven de lo que eoy. ¡B a h A l fin y al cabo, creo que todavía puedo permitirme este lujo. L A M A D R E -T ú eres la más buena de las tres. (L a abrasa. (Un momento más tarde la madre y sus dos hijas mayores desaparecen de escena. Queda sola la hija tercera, quien, entre sus brazos, acoge a uno de esos gatos burgueses de casa acomodada: un animal blanco, con el morro rosa y un gran lazo asul al cuello. Los labios de la muchacha se ponen junto a la cabeza del gato para dejar su secreto en el cucurucho que finge la oreja. H I J A T E R C E R A ¿H a s visto, miau... H e triunfado nuevamente, sin asperezas. Tú conoces a mis hermanas; si tercio en la discusión no hubieran cedido nunca. ¡Qué importancia voy a darme con una cola que casi llegará- al suelo... Y en la otra batalla, a l a hora del baile, ¿triunfaré también... ¿Cómo le pareceré a él con mi nuevo vestido... ¿Sacudes la oreja, miau? Gracias. Y a sé que es esa tu manera de decir que sí. -Gil de Escalante. Sevilla. E n la parroquia de Santa Cruz se celebró ayer tarde la boda de la simpática señorita María Teresa Arellano, hija de los condes de Tarifa, con el vizconde de V i l l a González, D Tomás de Martín Barbadillo y Paúl. Bendijo l a unión el párroco de Santa Cruz, D. Antonio Arellano. Asistieron numerosísimas personas de la aristocracia. Los novios, después de la bendición, marcharon a la finca de los condes de Tarifa, en San Juan de Aznalfarache. y Se encuentra en ésta D. Ramón de A v i l a señora. HIJA PRIMERA. -Eso: L a u r a que es la HIJA PRIMERA. -Para t i preciosa, que H I J A P R I M E R A (después de una pausa) E n Osuna, y por doña María del Rosario de Torres, viuda de Coronel, y para su hijo el comandante del Cuerpo de Inválidos D. Manuel Coronel Torres, caballero maestrante de Sevilla, ha sido pedida la bella y aristocrática señorita María de l a Concepción Torres- Linero y de Torres, a su tío el caballero maestrante de Sevilla D. Cristóbal de Torres y Castro. L a boda se celebrará en la primavera próxima. Ayer tarde, en la iglesia parroquial de Santa Bárbara, de Madrid, tuvo efecto el enlace de la bella y angelical señorita V i c toria Navarro Reverter y Ortoll, hija de nuestro querido amigo el ex gobernador civil de Madrid, con el arquitecto D. L u i s de Sala. E n el templo, preciosamente adornado con plantas y flores, hizo entrada la comitiva nupcial a los acordes de la Marcha, de Mendelsshon, magistralmente interpretada por el ilustre profesor de órgano del Conservatorio D. Bernardo Gabiola. L a novia iba lindamente ataviada con elegantísimo traje de crepé satin y manto guarnecido de rico y finísimo encaje, cuya cola llevaba su prima Pilar, encantadora criatura que vestía precioso traje de época. Dióles la bendición el capellán del templo de, las Capuchinas, D. Nicolás G Enterria, director espiritual de la contrayente, y durante la ceremonia del casamiento ejecutó diversas piezas la eminente artista, profesora del Conservatorio, señora Tormo, acompañada del notabilísimo violoncelista señor Calvo. También la señorita Patrocinio García de la Rasilla hizo gala de sus grandes aptitudes artísticas interpretando un solo de arpa. Fueron padrinos doña Consuelo García Benedito, viuda de Ortoll, abuela de la novia, y D. Felipe de Sala, padre del novio, actuando como testigos, por parte de la desposada, D Trinitario R u i z V a l a r i n o duque de Almodóvar del Valle, sus tíos D E n rique y D José, D Ildefonso G. Fierro, D. L u i s García de la Rasilla, D L u i s de ¡a Peña e Hickman, y su hermano, D A n tonio Navarro Reverter; y por parte del novio, D. Antonio González Echarte, conde de Altea, su hermano D Pablo, D. R o gelio Sol, D. V i r g i l i o López Escoriaza y D. Pedro López Alfaro. Acto seguido se sirvió a los invitados, en el Hotel Ritz, un espléndido lunch, bailando la gente joven, entre la que se admiraba una encantadora representación de la belleza. E l nuevo matrimonio, al que deseamos muchas felicidades, marchó a visitar nuestras Exposiciones, para dirigirse después al extranjero. Para el diputado provincial de Huelva don Pedro Miguel Pérez de Avala, ha sido pedida la mano de la encantadora vizcondesa de Palazuelos, hija de los condes de Cedillo. Para dentro de breve plazo se celebrará el matrimonio de la bella señorita Isabel A r t e che Olabarri, con el marqués de Villagodio. E n París le ha sido practicada, con felicísimo éxito, una delicada operación quirúrgica a D. Jesús Lamamie de Clairac. L a señora de JCybal, esposa del ministro de Checoeslovaquia, se encuentra bastante mejorada de la indisposición que sufre. Últimamente han regresado: de Zarauz, los señores de Santos Suárez (D. Joaquín) de París, la duquesa de Andría, con su hija, la señorita Carmen Gurtubay; de Salamanca, la vizcondesa viuda de Garci- Grande; de París, los marqueses de Santa C r i s t i n a de Anglet, los marqueses de la Cueva del Rey, y de Sevilla, los marqueses de Y b a r r a DE ECOS SOCIEDAD DIVERSOS Diálogo sin importancia L A M A D R E ¡H i j a s mías... Sus TRES H I J A S ¡Mamá! L A M A D R E -A c a b o de echar mis cuentas y, la verdad, no salen conforme a mi deseo. H I J A P R I M E R A -N o comprendo. PIIJA SEGUNDA. -Ni yo. H I J A T E R C E R A -Y si no dejáis a mamá que se explique no lo comprenderemos nunca. L A M A D R E -E n efecto. H e aquí mi explicación: Y a sabéis que no me gusta gastar un céntimo más de lo presupuestado. A h o r a bien, al llegar a vuestros vestidos de noche, mis posibilidades para trapos se acaban. L a s tres aspiráis a un vestido de cola, y el dinero no alcanza para tanta tela. Según mis cálculos, y presumo de matemática, se puede confeccionar un vestido con cola y dos sin ella. Vosotras decidiréis... H I J A P R I M E R A -E l problema no tiene duda. Y o soy la hija mayor. L a cola debe ser para mí. también quiero de cola mi vestido. Y tan hija soy de nuestra madre como tú. descarada. HIJA PRIMERA. -Tú lo que eres es una H I J A S E G U N D A -Y tú una idiota. HIJA SEGUNDA. -No veo la razón. Yo L A M A D R E ¡Hijas, hijas, un poc, o de compostura y otro poco de calma! Y o he encontrado una solución al problema. Vuestros vestidos van a ser iguales, del mismo color y de idéntico tejido. Propongo la cola de quita y pon, que se prenda a la falda con unos automáticos. D e esta manera, y en pacífico turno, mis tres hijas pueden ver logrados sus deseos. H I J A P R I M E R A ¡Absurdo, mamá! H I J A S E G U N D A ¡Buena es la gentecita de M a d r i d para que se le vaya con trucos ds tal especie... Repararían al punto en nuestros cambios, y hasta es posibleque la cosa nos valiera un mote. L a familia del prestidigitador por ejemplo. Llegaron dé Bilbao D. Juan Botin P o lanco y señora.