Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ESTATUA CARLOS EN DE V. LA PRINCESA D E P. DONA JUANA, HIJA DE OBRA LEONI, QUE SE CONSERVA LAS D E S C A L Z A S R E A L E S (FOTO RUIZ V E R N A C C l) y úi que. y Cuentan que al saber Carlos V en su voluntario destierro de Yuste, que su hijo y sucesor, Felipe II, pensaba cambiar la capitalidad del reino formidable, le escribió: S i quieres conservar tus dominios, deja la C o r te en T o l e d o si deseas aumentarlos, llévala a L i s b o a si no te importa perderlos, ponía en M a d r i d L a frase es rotunda, y además hubiera resultado profética, porque, en efecto, los territorios de la C o r o n a hispana fuéronse desparramando por el mundo a partir de aquel suceso, Y es mucha verdad que h u biera sido g r a n acierto aprovechar la t r a n sitoria unión ibérica para establecer el centro del Imperio en la capital lusitana, con lo que habrianse logrado dos fines: consolidar la anexión portuguesa y defender los terri- torios coloniales, cosa más fácil de conseguir desde un gran puerto que desde la polvorienta estepa castellana. P e r o no es fácil que el Emperador tuviese tal clarividencia, entre otras razones, porque en l a época eri que se supone escrita aquella frase aún faltaban muchos años para que Portugal se uniese a España. L a Corte se trajo a M a d r i d de i 6o a 1561, y hasta agosto de 1578 no acaeció la rota de Alcazarquivir, y en ella la muerte del Rey D Sebastián, a consecuencia de la cual ciñó a sus sienes Felipe II la C o r o n a portuguesa. A h o r a b i e n ¿por qué mereció M a d r i d una distinción tan grande? E r a por entonces la hoy hermosa población europea u n villorrio desmedrado y ruin. N i siquiera abonaba el intento la proximidad de un g r a n río. Sí R o m a fué llamada l a ciudad de las siete colinas de los setenta montículos pudiera llamarse a M a d r i d cuyo emplazamiento p a rece ideado para mortificación y cruz de i n genieros y arquitectos ávidos de realizar alardes de estética urbanizadora. ¿Q u é r a zón hubo para convertir en Corte el casi cortijo matritense? Ignórase en concreto, y sólo cabe conjeturar, con más o menos p r o babilidades de verosimilitud. A l g u n o s suponen que fué causa del hecho memorable l a situación de M a d r i d casi en el centro geométrico de España. P e r o Toledo, g r a n urbe a l a sazón, hallábase en circunstancia semejante, y, sin embargo, alejóse de ella. V e r dad es que en Toledo había muerto la madre
 // Cambio Nodo4-Sevilla