Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
¡GRANOS E r u p c i o n e s m a n c h a s asperezas, caspa, c a í d a d e l pelo, etc. se c u r a n c o n Thuya jabón profiláctico R o d r í g u e z de los R í o s 3 ptas. en f a r m a cias y d r o g u e r í a s G a y o so y B o r r e l l E n B a r c e lona, A l s i n a y Segalá. Por mayor: E Duran, T e t u á n 9, M a d r i d R e m i t i e n d o ptas. 3,50 se envía por correo a toda España. S o m b r e r o s fieltro e l e g a n t í s i m o s a S pesetas. M O N T E T J E O N 85, primero derecha. E Ñ O R A S ipelíe ae los Caminos de Hierro m í e E l d í a 14 d e l a c t u a l a las diez de l a m a ñ a n a se v e r i f i c a r á en el l o c a l destinado en l a e s t a c i ó n de M a d r i d P r í n c i p e P í o p a r a v e s t í b u l o de v i a j e r o s l a s u b a s t a de los objetos no r e t i r a d o s p o r sus d u e ñ o s y los de p r o p i e d a d de Ja C o m p a ñ í a entre l o s c u a l e s h a y comestibles, drogas, c u r t i d o s c a l z a d o juguetes, tejidos, h i e r r o s m a d e r a s m a q u i n a r i a f e r r e t e r í a c e reales, m a t e r i a l e l é c t r i c o ropas, ó p t i c a a r m a s c o r a m b r e s vinos, licores, b i s u t e r í a etc. etc. L o s m e n c i o n a d o s efectos se e x h i b i r á n a l p ú b l i c o los d í a s 11, 12 y 13 d e l c o r r i e n t e de ocho a doce y de c a t o r c e a d i e c i s é i s en e l A l m a c é n d S u b a s t a s d e l N o r t e sito en l a e s t a c i ó n de M a d r i d P a s e o I m p e r i a l viruela antiguos; cutis l e v a n t a d o e r u p c i o n e s p i e l y h e r p é t i c a s escrófulas, manchas, p a ñ o embarazo y sol, pecas, a r r u g a s e s p i n i l l a s g r a n o s C u r a l e p r a v i r u e l a y l a e r i s i p e l a en e l acto. S u a v i z a y b l a n q u e a E n M a d r i d p o r m a y o r C e n t r o s específicos. P r i n c i pales perfs. drogs. y f a r m s F r a s c o 4 y 7,50 p t a s a u i t a Í O y o s 1 CT 1I C ffa LQA Qxr ¿a coríthn. tocto defecto de corijthÁjjzclóm y ¿nal furudjjnami nljs SOCIEDAD IBERJCA D E CONSTRUCCIONES ELÉCTRICAS SlüB A p a r t a d o 990. B a r q u i l l o 19. Madrid. C o n c e s i o n a r i o s y r e p r e s e n t a n t e s en todos los centros de p o b l a c i ó n i m portantes. DEPILACIÓN eléctrica, D r Subirachs. Montera, 51, M a d r i d Ganarías Son universalmente cono c i d o s c o m o los mejores c a n t o res los flautas Saiffers, que r e mite, garan t idos, a p r o v i n cias l a acreditada Casa J a i m e Ferrer, Fernando, 39, B a r c e l o n a G r a n s u r t i d o de c a n a r i o s de o t r a s razas, p á j a r o s y aves P i d a n c a t á l o g o gratis. ¡HUSO ROSINI CERÁMICA D E A N D U J A R C a c h a r r e r í a t í p i c a de A n d ú j a r B o t e l l a s porrones y j a r r o s r e f r i g e r a n t e s y esmaltados. Á n f o r a s y t i bores de estilo e s p a ñ o l D e c o r a c i ó n de azulejos. A. M E Z Q U I T A -A N D U J A R Stf 6 F E R N A N D E Z Y GONZÁLEZ EL PASTELERO D E MADRIGAE 3 var perdió tierra y cayó, arrastrando consigo a K a n mo. Entonces la lucha se redobló. De la misma manera que Kaivar no podía desenlazarse de los brazos de Kanmo, éste estaba retenido por los brazos de Kaivar. E l combate era horrible. Entrambos se destrozaban sin obtener ventaja el uno sobre el otro. E s taban aferrado? formando, un grupo informe, que se agitaba, se estremecía, rugía revolviéndose sobre el polvo. Llegó un momento en que entrambos se debilitaron, en que la lucha parecía tocar a su fin por el cansancio de los combatientes. Kaivar, sin embargo, por el peso y el embarazo de su arnés, estaba mucho más cansado, y Kanmo pudo al fin desprenderse de sus brazos, alzarse rápidamente y ponerle una rodilla sobre el pecho. Kaivar echó mano a su p u ñ a l pero Kanmo se había apoderado de él y le tenía desnudo en la mano, amenazando a Kaivar. Este no dijo una sola palabra. Comprendió que estaba vencido, pero su orgullo le impidió pedir gracia. -Y o amo a Krasna- -exclamó Kanmo acercando su semblante pálido, con la palidez del exterminio, al cadavérico y horrible semblante de K a i v a r t ú eres su esposo y es necesario que Krasna quede viuda. Kaivar no contestó; sus ojos negros y terribles provocaban a Kanmo, fijando en él una mirada de desprecio. Kanmo levantó el puñal que había arrancado a Kaivar y lo hundió por tres veces en su cuello, por cima del descote de la coraza. Kaivar se estremeció violentamente a cada una de las puñaladas y luego quedó inmóvil. U n ancho surtidor de sangre salía de su garganta, y, sin embargo, sus ojos habían quedado abiertos, terribles, fieros, fijos en Kanmo, pero inmóviles. Kanmo se levantó, creyendo muerto a Kaivar, le miró profundamente y exclamó: -Daría mi alma al diablo por que resucitaras otra vez, tú que te llamas el Resucitado, para volverte a matar, porque una sola vida que tenías no basta para el odio que te tengo. Y después de estas palabras y de haber contemplado por un largo espacio a Kaivar, tocó por tres veces mi. silbato de plata, que produjo tres agudos subidos. Dicen los que cuentan esta historia, que el diablo acep- Al. OTRO Í. ADO l l E L ARMADO... V A L L E BABIA U N H O M B R E A P I E L I G E- RAMENTE mo lo había dicho en su carta a K a i v a r Krasna era tan tártara como él y como él tan fuerte para defender el castillo. Pero bajo su impasiblidad, bajo su aspecto de se-
 // Cambio Nodo4-Sevilla