Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. VIERNES 8 DE NOVIEMBRE DE 1929. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 10 hombres a grandes saltos de h i s t o r i a Villór D o n Juan, Des G r i e u x Jorge Brummel. T i e ne l a estupenda a g i l i d a d t r a n s f o r m a d o r a del que busca su tiempo sin e n c o n t r a r l o y a c a b a resignándose ai que v i v e c o m o esas mariposas fatigadas de que habló, desorientado, u n filósofo. I n v e n t a los caracteres c o n u n a l u c i d e z espléndida, y siempre con buen gusto. U n a vez p r e g u n t a r o n a Goethe qué era el b u e n g t o E l arte de ponerse b i e n l a c o r b a t a del e s p í r i t u respondió. Y este B r u m m e l es u n h o m b r e de indudable buen gusto. A n d u v o c o n u n a m e s u r a que h o y desconocemos, buscando l a m a n e r a de que las corbatas efectistas t r a s l u c i e r a n las otras, las efectivas. Y p o r eso acabó loco, l l e n o de fugas, de a i s l a m i e n to. Isla, n o península fué su i n t e r i o r r o deado de tedio por todas partes, menos p o r aquella que le permitía ver su p r o p i o m é r i t o V o l v a m o s a l m o m e n t o S u baile de a h o r a tiene unos caracteres m á s constantes. N i n g u n a podrá s up e r ar en los ojos inmensos. c o m p r e n s i v o s en s o n r i s a a c o g e d o r a a s u m u j e r a D o l o r e s C o s t e l l o señora de J o h n B a r rymor INVITACIÓN D E LOS DANZANTES Acertijo i D e este caballero se dice que es v i e j o no sólo eu v i d a sino en arte y procedimientos vitales. Y a q u i s i e r a n muchos jóvenes lleva: el frac tan j u v e n i l m e n t e y coger la copa, de p r i m e r a intención, por ese punto t a n estratég i c o N o me d i g á i s que son cosas de c a m a r e r o y si lo s o n todos somos m a l o s c a m a reros en cuanto nos vestimos de etiqueta S e r í a lo m i s m o d e c i r que las muchachas con b o i n a r e c u e r d a n los cazadores a l p i n o s E s t e caballero conoce l a v i d a precisamente por ese m i s m o s i t i o p o r donde h a p r e n d i d o l a copa, y sabe que si l a c u e r d a o l a copa se r o m p e es por esa finura delicadísima. A s í sonríe con u n a l i g e r a melancolía m a d u r a y se porta bien. E s t a n difícil portarse b i e n l l e v a r s e bien en a l g u n o s m o m e n t o s! M a s 1 ¡f u e r z a de ¡a v o l u n t a d está en esas puntas de los mostachos, y n i aún a l c o n s t i t u i r s e en cínico deja de m i r a r con benévola decepción jo que le rodea. A c a b a siempre saliendo de su e s f e r a y entonces, p o r p a r a d o j a se h a l l a en su centro. S u centro es v i v i r a l s e r v i c i o de l a s damas, desde el punto de v i s t a que sea, antes y después de sus é x i t o s Se h u m i l l a y l o ensalzan, porque a l h u m i l l a r s e sigue con e l cuello l i m p i o y la r a y a de ¡os pantalones intacta. O t r o g a l l o le c a n t a r a si no se c u i d a se de conservar estos d e t a l l e s el g a l l o t r i s tón de ¡as alboradas ai a i r e l i b r e E s t e c a ballero b a d a m a r a v i l l o s a m e n t e Y a pidió si música. Q u i e r e d a n z a r a los compases del vals, tan i n v a r i a b l e c o m o las tardes doradas, el va ¡s que se mueve lentamente sobre los restos de muchas danzas de su generación, porque es clásico, es decir, v i v o E l i g e un v a l s el de La vvuda aleare. Y a h o r a usted, señorita A r l e t t e M a r c h a l es l a m á s i n d i c a d a T e n g a en cuenta que su p a r e j a es A d o l f o JVIenjou. z a d a de u n a g r a n calle I A h o r a empieza su baile. d u d a p a r a e l e g i r pareja. a dar los compases con ¡M a e s t r o Échele, pero pide B u s t e r K e a t o n! de N u e v a Y o r k H a sido l a r g a la Se decidió, a l fin, Bárbara Bedford. bajo la luna! Lo III H a y q u i e n se a i s l a y huye p a r a e n c o n t r a r se y definirse. C u a n d o se retiraban de él, B a u d e l a i r e g r i t a b a ¡A h! ¿C r e é i s que tengo l a v i r u e l a? P u e s b i e n v e r é i s los g r a n o s que v o y a p i n t a r m e sobre l a p i e l! E s t e a t o r m e n tador de si m i s m o sentía, nos lo dice D a u d e t asco p o r su s i g l o toedium secidi. E s t e otro que os presento no es tan a t r a b i l i a r i o n i se p i n t a nada. Q u i z á tampoco sea del t a m a ñ o del a n t e r i o r P e r o u n a tendencia e x t r a ñ a o e n c a m i n a lejos de su tiempo. E s e perfil lo hemos v i s t o antes en u n códice, en u n marfil f r a n c é s del s i g l o? íiv, en u n a estampa del ochocientos. H a n reencarnado en él v a r i o s IV E 3 te, t a n derrotado c o m o si el d i f u n t o f u e r a m a y o r no h a tenido q u i e n le preceda, y e l t r a j e es suyo. A pesar de su f a c h e n d a m i r a por e n c i m a del h o m b r o a L i n d b e r g h a E d i s o n a T u n n e y E l sabe que c u a n d o abre sus atlas de escuela, y señala c o n el dedo el punto que más se le antoje, allí, a l v e r l e reconocerían en seguida su n o m b r e Y a p u n t a desde C a l i f o r n i a c o n su meñique en el atlas, tanto u n a redondélita del centro de S i b e r i a donde los niños se ríen c e r r a n d o los ojos, c o m o u n a de las estribaciones p i n t a r r a j e a d a s de esa sierras de E s p a ñ a donde otros niños morenos se ríen también de v e r su bigote, su bombín abollado, su b a s t o n c i l l o y sobre todo, su gesto. S a b e también que tiene eu u n p u ñ o- -e n u n o de sus p u ñ o s- -e l c o r a z ó n de os que v a n a l cine. C u a n d o h a c i a l a calle de a t r a n q u i l i d a d todo era j o l g o r i o e x t e r i o r A h o r a cuando h a c o n c l u i d o temen los espectadores por l a s a l i d a a l a i r e de sus l á g r i mas, y d i c e n ¡Q u é g r a c i o s o! S i n darse c u e n t a de l a v i d a- -y é l- n o tienen esa g r a c i a s i n o l a o t r a l a g r a c i a con artículo d e t e r m i n a n t e N o es que nos a g r a d e nos eleva c o m o a r t i s t a que es. Y a se i n d i g n a b a O z e n f a n t cuando el d i c c i o n a r i o definía: B e l l o es l o que a g r a d a S e ñ o r r e d a c t o r d e l d i c c i o n a r i o U s t e d ha c o n f u n d i d o l a C a p i l l a S i x i i n a B a c h y S ó f o c l e s c o n el F o l i e s B e r g é r e L o m i s m o h a y que g r i t a r a los que sólo v e n en éste u n p r o d u c t o r de r i s a a l p o r m a y o r P e r o V a m o s ¿Q u i é n b a i l a r á con é! esta noche? Y a sabéis quién es. N o os molestará l o m á s mínimo. N i n g u n a E s que n i n g u na se siente con fuerzas. T ú a h o r a tan g r o tesco, h a r á s lo que c a n t a b a el e x t r a o r d i n a r i o poeta R i m b a u d H e tenido cuerdas de c a m p a n a r i o a c a m p a n a r i o g u i r n a l d a s de v e n t a na a v e n t a n a cadenas de o r o de estrella a estrella, et je dansé S o b r e las ciudades, aunque sólo tú, C h a r l i e C h a p l i n JOSÉ M A R Í A SOUVIRON Gran éxito de la película sonora y sincronizada con titulada canciones, r u i d o s y efectos, (Artistas Unidos) Por II E! m u c h a c h o que tenéis ante v u e s t r a v i s t a conoce la o por l o redondo, y si no sonríe nunca es por no t o m a r s e el trabajo de volverse a poner serio. T i e n e inmensidades v i r t u a l e s de r i s a no se sabe si en l a g a r g a n t a o detrás de su m i r a d a t a n b o v i n a y tan h u m a n a C o m o se p r e o c u p a p o r todo, parece que no le interesa nada. E s capaz de penetrar en u n a discusión, c o m o ciertos caballeros medievales c o n ¡os g i m n o s o ñ s t a s i n d i o s acerca de si es m á s a n t i g u o el día o l a noche. P e r o esto le conmueve menos, s e g u r a mente, que u n j a z m í n que cae, que u n a m o s c a que rebota en el c r i s t a l de su ventana, que l a suerte actúa! de u n c o r c h o que v i o flotar días antes en el puerto. A él l o m i s m o le i m p o r t a n B e a t r i z que D o r o t h y C a r m e n que S a l l y l a cuestión es p e r m a n e c e r i n m u t a ble y sereno ante los c a t a c l i s m o s los p r o d u z c a u n a heroína r o m á n t i c a o u n a m u c h a c h i l l a en flor. C o n lo que n o t r a n s i g e es con la cursilería, verbi qratia, B i l l i e D o v e E l sólo a n d u v o en los peores abismos, g e n e r a l en l a g u e r r a de N o r t e c o n t r a S u r s i n e j é r cito c ¡ue m a n d a r pero con una e s t r a t e g i a que c u m p l i r E n n i n g ú n momento f r u n c i ó el más leve músculo de la c a r a y así pudo l l e g a r s i n c a n s a n c i o debe estar persuadido de que los m o v i m i e n t o s ene m á s c a n a n son los del r o s t r o v se c u i d a de r e s e r v a r l o s ¡Q u é t u g a espantosa! a su va delante de aquellas enormes piedras r o d a d o r a s por las p e n d i e n t e s M e n s m a l que podía c o r r e r iue no sintió esa t e r r i b l e a d b e- e r t c i al suelo que sentimos en los sueños, y oue pudo dar o t r o s s a l ros inmensos, i n g r á v i d o s todo en l a z o n a de l o alto i r r e a l E s un soñader. T i e n e c a r a de eso, de haberse caído de u n n i d o en l a c a l c 1 OlUt Oliail E s u n a faceta ie l a (irán g u e r r a l a parte a c t i v a que las mujeres t o m a r o n en el conflicto m u n d i a l CINE SAN MIGUEL E l do todos los públicos. MAGNIFICO PROGRAMA Dos importantes estrenos: ESTRENOS MADRID ¡Viva la vid EN por ETS. TJ ROBEKTS, y LA HIJA DEL MAR por J A C K MXUÍAJLJj MACKAH y DOROTHT Selección Gran Tviisor Verdaguer, E s t e g r i t o o p t i m i s t a de sana y f e c u n d a a l e g r í a es u n t e m a o r i g i n a l m e n t e d e s a r r o l l a- do en la película de l a m a r c a U f a estrenada en la P a l a c i o de l a P r e n s a I r r e p r o chable de técnica, a m b i e n t a d a con p r o p i e d a d perfecta de ejecución fotográfica, c e r t e r a mente elegidos los intérpretes, es, sobte todo, en lo v a r i o y d i s c u t i d o de su anécdota, pro- p i c i o f o n d o p a r a que el arte de fina comí cidad y de e x p r e s i v a g r a c i a d e l actor r a s o