Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
fcree que duerme, y lo cree ya toda ía T c! a, y toda la vida tiene aquella dulce canción en los labios. Ahora, en la es el padre quien sufre este dulor. Antes de ta escena en que muere el niño, el n. iiudrama es de una vulgaridad tediosa; en esas escenas f. naies sirrue siendo vulgar; pero el tedio se convierte en desagrado. No es lícito, a quien pretende conseguir un fin artístico, buscar por caminos fáciles la emoción del público. L a emoción pura nos ha de llegar por caminos extraños a nosotros, que no pensemos, al ver las imágenes de la escena, de la pantalla o del libro, en nuestro yo, v en la posibilidad de encontrarnos un día en los mismos trances que el protagonista. Entonces no será emoción pura sino temor. He salido malhumorado, casi enfermo por la influencia de esas escenas finales, v. sin embargo, en ningún momento he sentido en mis ojos las lágrimas aquellas que rae limpiaba furtivamente, con rubor de que las viesen mis vecinos de localidad, cuando sobre la pantalla se agitaba con suaves ondulaciones un campo de trigo o pasaban las troikas repletas de mozas endomingadas, llenos los ojos de luz v las bocas de canciones, como en La aldea del pecado, o se ach caba poco a poco en la distancia y se perdía en la inmensa blancura nevada la silueta del viejo maestro de postas en El correo de San Eetersburgo... Entonces sí era ía emoción pura, con olvido del o. La sonoridad, incompleta, del film no salva la pobreza del argumento. Este parece hecho exclusivamente para dar ocasión y ocasiones a que e! protagonista cante. Y a la canción norteamericana, por ella misma, es poco melodiosa; la calificaría de perfectamente desagradable si no temiera que se me tachara de retrógrado o inconiprensivo; pero si se hace pasar a través del altavoz o del Tonfilm, confieso humildemente que mis nervios no están bastante templados para resistirla. En El cantor loco se revela un actor sorprendente, el nene, criatura deliciosa, cuya vez valiera más no escuchar, porque llega j iixtificada, ronca, gangosa, como de hombre alcoholizado, y éste es un gran inconveniente de! eme sonoro, porque sucede exactamente igual con la voz femenina. No creo que el público vienes, de gusto tan delicado v de sensibilidad tan exquisita, se aficione a esa nueva modalidad del arte cinematográfico, que hasta ahora de arte sólo tiene el nombre. Habrá de avanzar mucho e! Tonfilm o habrá de retrocedef mucho Viena para que se comprendan ambos. Pienso que hov este público siente el atractivo de lo nuevo; pero, criando la novedad deje de serlo, volverá a sus teatros y a sus cines mudos. Hov el teatro más aún que el cine, padece ía competencia, v dos de los principales, Renacimiento v Apolo, se han convertido en cinematógrafos para explotar las películas habladas. Apolo ha abierto ya sus puertas pero aún en espera de la película parlante que anuncia El barco de los cómicos, nos ofrece una película muda, juntamente con informaciones sonoras y- graciosos entremeses hablados- -he aquí el verdadero ohieto de! Tonf lm- -más un cuerpo de ballets Han copiado exactamente el espectáculo de la Pnramount de P a r í s hasta en e! órgano Christie y en la orquesta numerosa; mas para mi gusto, la copia supera al orídual. Apo o tiene la prestancia señorial de los teatros vieneses; rococó, sin mal gusto en los dorarlos: amplios sillones de velludo r o i o escaleras de mármol que se abren en dos brazos como un gesto árnica! y fina cristalería de Bohemia en las arañas que irisan suavemente su luz... Otro mentís a mi anterior artículo en que comparaba los cines de drid con los de Viena, Como Apolo ha renegado de su origen, Viena tiene hoy el saás liado cinematógrafo de Europa. MARIANO T O M A S r SIEMPRE CHARLO! El mundo entero sabe que Charlie Chaplin hace actualmente una nueva película, L u c e s de c i u d a d que- -dicen los pronósticos- -supera a todas las anteriores. Estas dos fotografías de su nueva producción dan idea de su alcance. Los temas de Charlot son limitados, pero de una (jra. nde. ia eterna, Ch. arlot, sentimental; Charlot, perseguido. Varían, en su infinito desarrollo. los motivos. La w temática es ¡a misara, como el espíritu lnnna. no que representa.
 // Cambio Nodo4-Sevilla