Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 9 NOVIEMBRE DE 1929. NUMERO 10 CTS. CERCANA A TETUAN, SEVILLA DIARIO ILUSTRADO. AÑO SIMO N. 8.384 VIGÉ QUINTO OLIVE, SUELTO R E D A C C I Ó N P R A D O D E S A N S E B A S T I A N S U S C R I P C I O N E S Y A N U N C I O S MUÑOZ ITINERARIO EXTRAVAGANTE Cuatro pesetas de sol L a p l a y a de S c h e v e n i n g e n a u n c u a r t o de h o r a de t r a n v í a de l a c a p i t a l de H o l a n da, tiene u n a p e c u l i a r i d a d E s t o- -y a lo s é- -l e s o c u r r e a todas las p l a y a s P o r q u e hay muchísimas cosas en el m u n d o que se parecen entre s í p e r o cada p l a y a tendrá siempre algo que l a d i s t i n g a m a r c a d a m e n t e de las demás. Y o no temo a f i r m a r en público que el c a r á c t e r de los países se conoce por el de sus playas. Y s i después de leer esta opinión, m e preguntan ustedes si creo que los hombres son m á s s i n ceros c u a n d o están en t a p a r r a b o s contestaré que no pensaba d e c i r l o n u n c a p e r o que, y a que me f u e r z a n a ello, esa es verdaderamente m i c o n v i c c i ó n íntima. V e d l a p l a y a de S a n Sebastián. ¿A cuál o t r a podría p a r s e e r s e? E l v e r a n o último t u v e el h o n o r de mostrársela a l p r o f e s o r de E c o n o m í a M r S m i t h y no o l v i d a r é fácilmente sus i m p r e s i o n e s E r a u n día de sol. I g n o r o cuántos niños habría en l a playa- -m i l l a r e s o m i l l o n e s- p o r q u e resultaba m á s fácil contar las arenas. E l p r o f e s o r no se decidía a b a j a r A g a r r a d o a l a b a r a n d i l l a del paseo de la C o n c h a c o m o si temiese que le empujase t r a i d o r a m e n t e r a m p a abajo, c o m e n z ó a h a b l a r m e de u n a vez que h a b í a v i s t o en los bosques del A m a z o n a s u n a e m i g r a c i ó n de h o r m i g a s y de o t r a vez que p r e s e n c i ó el paso de u n a nube de langostas, y de o t r a vez que v i o u n tropel de ratas h u i r de u n a inundación. E n las tres ocasiones se: había afectado m u c h o pero a h o r a r e c o nocía que j a m á s se le o f r e c i e r a u n a o p o r t u n i d a d de c o n t e m p l a r j u n t o s tantos seres pequeños. S ú b i t a m e n t e se puso m u y alegre, y m e d i j o que debíamos s o l e m n i z a r aquella c i r c u n s t a n c i a m a r c h á n d o n o s a t o m a r u n ¡infiza en los bulevares. Creí c o m p r e n d e r que ni i a m i g o e r a una de esas personas que s u f r e n un p r o f u n d o t e m o i difícilmente e x p l i cable c u a n d o se e n c u e n t r a n entre c h i q u i l l o s C o n o z c o caballeros bien educados que han h u i d o de u n a casa s i n despedirse, a l p r e tender u n a i n o f e n s i v a c r i a t u r a de dos años c o l g a r s e en juego, de sus barbas. S é de a g u e r r i d o s m i l i t a r e s que se h a n subido a u n a si a al s a l i r inesperadamente, gateando, de c u a l q u i e r rincón, u n a r r a p i e z o no m á s suc i o que o t r o a r r a p i e z o c u a l q u i e r a Y el b r a v o c a z a d o r de leones que escribe artículos p a r a La Vos, cuando, en casa de c i e r t o a m i g o m í o sintió que u n encantador m u c h a c h u e l o de c i n c o años le abrazaba las p i e r nas, p a l i d e c i ó- -y o l o he v i s t o- -y pudo apenas d i r i g i r a l padre del m o n i g o t e esta p r e g u n t a rápida y a n g u s t i a d a ¿Muerde? Dije a Mr. Smith: -P r o f e s o r a usted le asustan l o s niños. -N o no- -replicó apresuradamente- ¿Por q u é N o recuerdo que n i n g ú n niño m e h a y a hecho u n bien, pero t a m p o c o un d a ñ o demasiado grande. A h o r a q u e es lo m i s m o que si usted me p r e g u n t a si- m e asust a l a arena, p o r ejemplo, o el agua. Y o le d i r í a la a r e n a de u n a p l a y a el a g u a de un estanque, no. S i n e m b a r g o el S a h a r a me emociona... el Atlántico me impone... P o r p t r a p a r t e m e parece m u y o r i g i n a l l a idea de r e u n i r en este sitio a todos los niños de España y Portugal... ¡O h apenas los de c i n c u e n t a f a m i l i a s! -calculé. C u a n d o entramos, a presión, en l a p l a y a t u v i e r o n que salir por el otro lado dos señ o r a s c u y a s u m a de v o l ú m e n e s e r a i g u a l a l a n u e s t r a A l p r i n c i p i o podíamos a v a n z a r saltando sobre las c r i a t u r a s pero llegamos a parajes en que estaban por capas superpuestas y hasta ocultas bajo el a r e n a l A l S r S m i t h le v o l c a r o n un cubo de a g u a en los zapatos, le l l e n a r o n el s o m b r e r o de aren a le p e l l i z c a r o n le sobaron y t r e p a r o n por él c o m o p p r u n a cucaña. L o s c h i q u i l l o s herv í a n g r i t a b a n saltaban, parecían m u l t i p l i carse allí m i s m o c o m o por g e n e r a c i ó n espontánea. B a j a b a n de l a t i e r r a surgían dei m a r b r o t a b a n de bajo los t o l d o s de repente se d e s m o r o n a b a u n montón de a r e n a y salían b r i n c a n d o c u a t r o niños, se deshacía u n a onda, y a l r e t i r a r s e l a espuma, c u a renta c u e r p e c i l l o s quedaban e n! a o r i l l a pataleando. E r a n u n a m a s a m o v e d i z a y e x t e n sa. E l p r o f e s o r m e a c o n s e j ó a g a r r á n d o m e un b r a z o -A p o y é m o n o s mutuamente. S i tuviésemos l a desgracia de caer a l suelo, n a d i e v o l vería a v e r n o s jamás. E r a u n m i e d o ridículo que no podría sent i r n u n c a u n español, acostumbrado a encont r a r c h i q u i l l o s en todas partes. A l fin, p o r que un r o r r o izado por u n bañero, le cosquilleó en el cogote, se dio u n m a n o t a z o nerv i o s o y h u y ó enloquecido, c o m o un caballo que siente u n tábano en una o r e j a C u a n d o m e reuní con él bajo los t a m a r i n d o s me confió: -A l c o r r e r he debido de aplastar a die ¿o doce c r i o s P e r o entre t a n t o s no creo que lo n o t e n -E s muy difícil- -apoyé. C e r c a de l a A v e n i d a se detuvo c o n el ceño fruncido. -M e parece que a l g o m e sube p o r l a espalda. -N a d a veo- -dije. -S í s í siento u n r o c e T o r c i ó u n brazo, hasta coger p o r detrás el cuello de su a m e r i c a n a y la sacudió. L o s dos c h i c o s menores de P é r e z c a y e r o n a l s u e l o m i r a r o n alrededor y se v o l v i e r o n velozmente a l a p l a y a M í s t e r S m i t h me a s e g u r ó después que, a l cambiarse de r o p a en su hotel, había cazado c u a t r o c h i q u i l l o s más. A u n q u e le t e n go p o r u n h o m b r e serio, dejo esta a f i r m a ción a su c a r g o E n Schevenir. geu, aunque a b u n d a n los niños, no son ellos l a n o t a m á s c u r i o s a en l a enorme p l a y a que se extiende entre las dunas y el g r i s á c e o m a r del N o r t e S i algo e x t r a o r d i n a r i o puede decirse de ellos, es únicamente la d i s c i p l i n a con que obedecen l a prohibición de j u g a r con l a a r e n a en otros sitios que aquellos destinados a este fin, porque no. en todas partes del i n m e n s o a r e n a l de S c h e v e n i n g e n se pueden ensayar las aficiones de ingeniería que e l e c t r i z a n ante el dócil m a t e r i a! de t a l suelo, a l a i n f a n c i a de c u a l q u i e r país. l i m i t a y apoyadas en él, innúmeras b a r r a c a s de m a d e r a se suceden en u n a fila i n t e r m i nable. L a m a y o r parte de ellas están d e d i cadas a l a venta de refrescos y de h u t a s H a y también, en g r a n a b u n d a n c i a pequeños restaurantes, cafetines, tiendecitas de periódicos y de juguetes. D e t r á s de eata cenefa c o m e r c i a l los a m p l i o s andenes. D e s pués, las grandes moles de los hoteles, e n otra f r a n j a p a r a l e l a al mar. L o que existe detrás de estos h o t e l e s- -q u e sólo f u n c o n a n e n el v e r a n o- -e l d i m i n u t o pueblo de S c h e veningen, casi no tiene i m p o r t a n c i a L a belleza c o m i e n z a m á s allá, en el l a r g o bosque c o n que se h a n consolidado las dunas, y que se extiende hasta las p r i m e r a s casas de L a H a y a r D e b e decirse que i o que se c o n s i d e r a m á s importante en S c h e v e n i n g e n no es p r e c i a mente bañarse. E n esta p l a y a que es ia p r i n c i p a l de H o l a n d a frecuentada por i n gleses y alemanes, y a la que l a C o n f e r e n c i a de las R e p a r a c i o n e s dio este a ñ o un Orillante contingente de diplomáticos, meteise en el m a r cuesta m u y poco d i n e r o K u s í a puede decirse que las f a c i l i d a d e s que toda playa ofrece p a r a m o j a r s e están c o n s i d e r a das allí como de u n s e r v i c i o secundario. A los holandeses les s o b r a tanta a g u a que no hacen de e l l a demasiado a p r e c i o E u c a m bio, lo que cuesta c a r í s i m o e n S c h e v e n i n gen es el sol. E l sol se vende. D e n t r o de l a playa, u s ted no puede tomar el s o l s i n c o m p r a r s u correspondiente lote de r a y o s U n baño de sol vale florín y m e d i o c u a t r o pesetas y unos céntimos. C u a n d o usted h a pagado florín y medio, puede tenderse en la a r e n a a absorber su ración de s o l M i e n t r a s t a n to, los v i g i l a n t e s le impedirán permanecer s i n a l b o r n o z en la p l a y a E l m o n o p o l i o de los rayos de sol tiene en la p l a y a de S c h e v e n i n g e n la celosa i n t r a n s i g e n c i a de todos los m o n o p o l i o s y hace v i g i l a r el c o n t r a bando. P o r q u e alguien puede a b r i r el v e n tanuco de la caseta y asomarse a r e c i b i r l a l u z pero en aquel instante el empleado le requeriría a retirarse o a pagar. A u n q u e no conozco o t r a p l a y a donde esto o c u r r a me parece que es u n c o m e r c i o p e r fectamente lícito. L o que escasea se e n c a rece. E n España vendemos l a sombra. A mí nadie me oyó protestar en S c h e v e n i n g e n M e l i m i t a b a a a d v e r t i r algunas v e c e s -D é m e u n florín c i n c u e n t a de sol. Q u e sea bueno, que es p a r a u n español, v el de ayer estaba m u y flojo. W. F E R N A N D E Z FLOREZ GLOSAS I D E A S D E CARL -Aunque desligada de l a parte central de su tesis, r e c o j a m o s e n la ponencia traída por el p r o fesor C a r! a l C o i g r e s o de B a r c e l o n a c i e r t a nota i m p o r t a n t e que da n r i n -M o a disertación. Refiérese d i c h a í iC a a nuest r o D o n o s o Cortés. C a r i S c h n itt bien lo c o noce y acerca de él ha ha lado también E n S c h e v e n i n g e n los l u g a r e s destinados recientemente, en el C e n t r o -ermano- Espaa los bañistas están acotados p o r a l a m b r a- ñol, de M a d r i d C o n o c e b i e n a D o n o s o das, y no se puede penetrar en ellos si. -sa- a V i c P e n e d e t i s f a c e r e l p r e c i o d e l l a caseta, a u n q u 10 ate c se necesite n i se h a de u t i l i z a r F e s t o neando l a p l a y a a l o a r g q del m u r o que l a S c h m i t t
 // Cambio Nodo4-Sevilla