Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MILLONES DE PESETAS Ha s i d o el m o v i m i e n t o de l a contabilidad del último ejercicio de Sombreros fieltro e l e g a n t í s i m o s a 8 pesetas. M O N T E I i E O N 85, primero derecha. A S E. Por a c u e r d o de l a C o m i s i ó n l i q u i d a d o r a se saca) por s e g u n d a vez a s u b a s t a p ú b l i c a que t e n d r á lugar; el 2 9 d e l corriente, en l a N o t a r í a de D C á n d i d o C a s a n u e v a y G o r j ó n V i l l a n u e v a n ú m e r o 6, a las oncq de l a m a ñ a n a y p o r e l t i p o de 315.000 pesetas, libra de cargas, l a finca de l a calle C o m a n d a n t e Fortea, n ú m e r o 2, de esta corte, que tiene u n a superficie de 2.930 m e t r o s c u a d r a d o s c o n 28 d e c í m e t r o s y dentro de l a c u a l h a y dos pabellones y u n a g a l e r í a para t r a b a j o s c i n e m a t o g r á f i c o s L o s t í t u l o s de propiedad p u e d e n e x a m i n a r s e en l a c i t a d a K o t a r í a M a d r i d 8 de n o v i e m b r e de 1929. -Por l a Comisión; l i q u i d a d o r a E Cavcstany. (S. 8) P a s a n d o s u venta de c a r b o n e s de EIS IL. VAGONES En 235 despachos de sus a c c i o n i s t a s se e x p e n d e n en t o d o M a d r i d los carbones de U N I O N C A R B O N E R A en i n m e j o r a b l e s c o n d i c i o n e s de c a l i d a d y p r e c i o E n estos despachos e x i s t e u n a p l a c a que d i c e A c c i o n i s t a de l a U N I O N C A R B O N E R A (S. A F í j e s e el p ú b l i c o en los c a m i o n e s que d i a r i a m e n t e r e c o r r e n M a d r i d c o n el rótulo U N I O N C A R B O N E R A (S A Grandes almacenes (Pacífico) p r o p i o s en C o m e r c i o 3 y 4, y 10341. Tellez, S Convocatoria anunciada G a c e t a d í a 3) 350 P L A Z A S Se a d m i t e n s e ñ o r i t a s A C A D E M I A S 1 D K O -P i a i n o n t é 19, principal. 22 PLAZAS CON ajee PÍAS. O f i c i n a s A b a d a 2. T e l é f o n o en el A y u n t a m i e n t o de M a d r i d de interventores! de A r b i t r i o s P r e p a r a c i ó n p o r p e r s o n a l d e l Cuerpo. Clases B l a s c o Mayor, 44. 472 FERNANDEZ Y GONZÁLEZ EL PASTELERO DE MADRIGA 469 nadie, que Kanmo era. esposo de Krasna. Debió de serlo poco después de mi desaparición, porque Krasna y Kanmo, cuando yo me puse en observación suya, tuvieron una hija. Esta hija era Zinca Karuk, la que ha sido asesinada recientemente con Zante por el patricio Salvator Conti, su esposo. Cuando yo comprendí la felicidad de Krasna y Kanmo, cuando v i que la Naturaleza había dado a Kanmo en Krasna lo que a mí me había negado, esto es, una hija, mi alma se ennegreció y juré el exterminio de Krasna y del esposo a quien se había unido, creyéndome muerto. E s verdad que ella nunca me había amado; que antes de conocerme amaba con toda su alma a K a n m o que se había unido conmigo obedeciendo la última voluntad de su padre moribundo, y que al creer en mi muerte había quedado completamente libre. Pero la religión, las costumbres, las leyes, la prohibían enlazarse al matador de su esposo. K r a s n a K a r u k era a todas luces culpable, y yo decreté en el fondo de mi alma su castigo. Pero me v i obligado a esperar. Cuando yo me puse en observación de la casa de Krasna, era todavía i n vierno. Las ventanas se cerraban a la caída de la tarde, para no volverse a abrir hasta la salida del sol, y las puertas estaban guardadas por los soldados tártaros de Krasna. Esta no salía nunca sola, ni se aventuraba por lugares solitarios. Y o no quería que nadie fuese testigo de mi venganza, y me fué necesario esperar a que llegasen los fuertes calores del verano, en que las ventanas se dejan abiertas para que penetre en los dormitorios el ambiente de la noche. Llegaron, en fin, las calurosas noches del mes de junio. Y o bajé algunas noches obscuras de mis escondrijos de la montaña a la colina en que estaba asentada la. casa de Krasna, y la observé. Conocí, por el reflejo de la lámpara que salía por una de las ventanas abiertas, cuál era el dormitorio de Krasna y de Kanmo. Cuando no tuve duda de ello, porque algunas noches Kanmo y K r a s n a se ponían a la ventana para respirar, sin duda, las frescas brisas del mar, lo preparé todo para cumplir mi venganza. A l fin, una obscura noche, poco después de ocultarse la luna, llegué a la casa de Krasna, y apoyándome en las asperezas del muro, trepé a la ventana PEKO ZINCA JAMAS SERA T U T A i GUÁRDATE D E P R E T E N D E R L O a los culpables, sin duda porque se han roto las ligaduras que los unían al peso de plomo con que se íes había arrojado. Y o por cubrir mi honor, he hecho bautizar con mi nombre y como hija legítima mía a la hija de los culpables, Como hija mía se la conoce-
 // Cambio Nodo4-Sevilla