Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. DOMINGO 10 D E N O V I E M B R E D E 19 29. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 34. E L ESTRENO D E ANOC H E E N MADRID El Murcié ago Y a no es melodrama sólo, sino película melodramática, pleonasmo que no comprenderían en los Estados Unidos, de donde procede. Los Estados Unidos no están descubriendo ahora el Mediterráneo del melodrama. Comprimidos de farmacopea teatral: primero, un enervante con algarabía de truenos y relámpagos, y luego un anestésico humorístico, para solaz del miedo, el terror y la gracia; un terror pueril y una gracia manoseada. Se suceden escenas fatigosas y unánimes, que podrían prolongarse hasta el infinito, porque nada tan fecundo como la absoluta falta de imaginación. E n El Murciélago, estrenado ayer en el Alkázar, asoman por allí unos malhechores efectivos, en pugna con unos detectives acreditados. E l escenario es una casa- -otra casa endiablada de triste recordación- -a la cual acuden todas las tormentas, todos los fantasmas, todos los portazos y toda la oscuridad que se hallan difundidos por el mundo desde que se hizo la luz, y eso produjo el primer estruendo. ¡M a l lugar para vivienda humana! Mas los yanquis no reparan en estos inconvenientes. Necesitan que allí estalle un melodrama, y se traen de la ciudad a unos habitantes- -mujeres por más señas- -y a unos ladrones y policías de famosa perspicacia, asesorados, engañados y despistados por otros ladrones y policías de menos fama, aunque más zahones. Los ladrones resultan policías y los policías ladrones. Todos ellos van en pos de unos milloneejos de dólares, desaparecidos mágicamente de la caja de un Banco y encerrados en la misteriosa vivienda de los duendes... A l final, sabemos que El Murciélago era el propio detective que dirigía todas las pesquisas policíacas, cosa en verdad muy nueva en el teatro yanqui, mas no en el melodrama de Europa. Rambal, maestro i n comparable del género, podría hacer un examen competente de las influencias que se cruzan en El Murciélago. Tiene para ello una gran cultura. No quiere decir lo anterior que la película que ha traducido D Clemente Fernández Burgas- -distinguido anónimo- -carezca de interés melodramático. L o tiene, y muy acentuado, en los dos actos primeros, que agradaron al público; a un público, que no recordaba ya El misterio del cuarto amarillo, Rafles y tantos otros melodramas de feliz memoria entre los aficionados al género. E l último acto fué menos celebrado, aifhque se alzó el telón dos o tres veces, en homenaje a la construcción de la obra y a sus intérpretes. Algún espectador intervino desde su butaca en el diálogo a gusto de sus compañeros, pues aquéllos justificaron muy bien un poco de humor en el público. N o era, en efecto, cosa de dejarse arrastrar, como T á r sila Criado, por el Pathos terrorista y por los duendes benéficos y maléficos. A l concluir esta temporada de melodramas, querernos dejar en claro que un audaz presentimiento sobre la incultura del público y un lamentable prejuicio sobre la ausencia de buena y directa información de novedades escénicas, han hecho aparecer como i n novaciones obras que en todos ios países, incluyendo a Norteamérica, cuentan con e ¡menosprecio de los auténticos espectadores de teatro. Repetimos que estas piezas se llaman despectivamente en su país de origen crook plays. Ser autor de crook plays, equivale en Londres y Nueva Y o r k a vivir, artísticamente, alejado de toda crítica. Destaquemos, por último, de los intérpretes a Társila Criado, una de nuestras mejores actrices de carácter, que nos hizo pasar ayer momentos muy agradables con su multiplicidad de ademanes y su legítima gracia caricaturesca. Todos los demás merecen un elogio unánime. -L. Calvo. U N ÉXITO D E L A Y E G U A D A MILITAR D E JEREZ L a Yeguada Militar de Jerez- -ya de acreditada fama entre cuantos a las cuestiones hípicas dedican sus estudios o aficiones- -ha tenido recientemente nuevo éxito con los ejemplares enviados a Cuba, obsequio de nuestro Gobierno a aquel país hermano, de sementales y yeguas árabes e hispanoárabes, de los que tan grandes elogios han hecho, tanto la Prensa cubana cuanto los que pudieron apreciar las excelencias de los c i tados ejemplares. Los tres árabes. Jerez, Idilio y Hoyos, de cinco, seis y siete años, fueron presentados en su visita oficial al Centro de Recría y Aclimatación de los Caballos del Ejército de Cuba, al presidente de la República y su acompañamiento. De ellos hizo el Sr. M a chado grandes elogios, pareciérídole como el mejor Jeres, aunque algunas de las otras personalidades de su séquito se mostraron más inclinadas a Hoyos o Idilio, prueba evidente de la buena calidad de los tres. E l soldado español Francisco Barroso, que fué uno de los comisionados para el traslado a Cuba del ganado, explicó detallada- mente al presidente los antecedentes y condiciones de los tres caballos, así como el de Compromiso, otro ejemplar regalado al señor Machado por D Pedro Domecq. Visitaron las ilustres personalidades las cuadras donde se hallaban instaladas las 15 yeguas árabes y las 15 árabehispanas, recibiendo explicaciones cumplidas del sargento Barba sobre las características de cada animaL Nuestros productos fueron objeto de grandes elogios, y, por su éxito indiscutible, merece los m á s cálidos elogios la Dirección de la Yeguada Militar de Jerez, que de tan competente y concienzuda manera cumple su cometido. -Rubryk. E L PARTIDO D E F Ú T BOL D E AYER E N M A DRID Athetic Club, cinco tantos; Deportivo N a c i o n a l tres OPOSICIONES AL AYUNTASE Plazas con 3.000 ptas. Edad, dieciséis a cuarenta años. No se exige título. Programa oficial, Contestaciones y preparación en el INSTITUTO KEUS Preciados, 23: Puerta del Sol, 13, y Mayor, 1, Madrid. Regalamos prospecto. TORNATONI LOCJÓM REGENEPATSVA PERFECTA N O GRAN PREMIO EN LA EXPOSICIÓN OE P A R Í S CIHEÁCB N CIE 1 LO Distcltmdor par E piñ i ExposlciíD iDsro- Mmerícana RESTAURANTES ECONÓMICOS 5 PESETAS CIUDAD JARDÍN SEVILLA Alojamientos nuevos e independientes a Automóviles en explotación Se traspasa. Rendimiento, 45.000 ptas. año. Ofertas: Apartado 9.083, Madrid. HOTEL RITZ HOY, TE POR INVITACIÓN Familiaridad. Los partidos en día laborable tienen una fisonomía particular, casi diríamos que constituyen una categoría especial la de los aburridos, ante ia que los aficionados optan por excusar su presencia. Los espectadores, los invitados, los acomodadores y hasta los más fervientes partidarios de unos y otros, esos mismos que otros días vociferan e increpan al arbitro tanto como a los rivales, forman una especie de familio, por cierto no muy numerosa, que dan toda clase de explicaciones, que justifican los fallos propios tanto como los ajenos y que reciben la victoria (cuando pintan triunfos) con un gesto de resignación, que es más bien el pésame para el que perdió. L a escena no puede ser más suave, más deportiva y más digna de ser subrayada. L a lástima es que todo este cuadro delicioso no pueda admirarse más que en día laborable, porque en cuanto los contertulios llegan al millar, la peña se pone que echa humo. El partido. -Día laborable y enemigos, en el papel, de muy distinta potencialidad, el match tenía que ser de los más gratos- -de algún modo he de llamarlos- de esos en que los muchachos se prodigan mayores mimos. Durante el primer tiempo, el juego fué muy igualado; a los pocos minutos de empezar, el Athlétic, en un bonito avance, consiguió su primer tanto, de un buen disparo de Costa. A los treinta minutos, el Nacional logró el empate, aprovechando Rubiera un fallo del defensa athlético. Más tarde, en pleno dominio athlético, la línea delantera rojiblanca consiguió dos nuevos goals, con lo que el plazo primero concluyó con la ventaja athlética por tres tantos a uno. E n la segunda parte se acentuó la presión athlética, y a los pocos minutos de empezada, el extremo Costa hace una gran pase al centro Cuesta, que por l a izquierda remata el cuarto goal, cruzado, imparable. Sigue el dominio de los rojiblancos. Costa, a los diez minutos, logra el quinto tanto. Después, y aunque el esfuerzo athlético no decae, no logran aumentar el tanteo; en cambio, los nacionalistas, siempre muy animosos, marcan dos goals en otras tantas arrancadas, terminadas con disparos rapidísimos de Rubiera y Pristilo. Cuando faltan pocos minutos para terminar, el Nacional, en un comer, logra el cuarto tanto, pero el arbitro le anula por ilegal, produciéndose algunas protestas. E l p ú blico jalea a los del Nacional, que, sin embargo, no logran mejorar su tanteo, -y el partido concluye con el triunfo del Athlétic por cinco tantos a tres. E l arbitraje de Escartín, mediano. D t
 // Cambio Nodo4-Sevilla