Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Sombreros fieltro elegantísimos, a 8 pesetas. MONTELEON, 35, primero dereclia. O RA S Hacemos instalaciones para fabricar en casa (artículos de verano e i n vierno) Situación estable o como complemento a las actuales ocupaciones. Chemische F a b r i k Aylsdorf. Inh. R Muenkner. Zeitz- Aylsdorf, Alemania. HACIENDA Instancias h a s t a 3 Apuntes completos redactados por esta ama 16 a 40 años. Se admiten señoritas. diciembre. Academia. Para obtener el debido rendimiento, limitamos el n ú mero de alumnos en cada clase hasta 30. Academia Fuentes Lozar, Arrieta, 13, principal. Teléfono 15459. ES I I Visitarnos los últimos, y aquí compraréis. si F PELETERÍA ESPEiliZá (Si dad Anénima) Por acuerdo del Consejo de Administración de esta Sociedad se convoca a los señores accionistas de la misma para la Junta general ordinaria que h a b r á íie celebrarse en Madrid el día 27 de noviembre de 1929, a las cuatro de la tarde, en los locales de la Veneciana M a r q u é s de Cubas, 1. Se recuerda a los señ o r e s accionistas el contenido de los artículos 13, 14, 16 y 20 de los Estatutos sociales. Las papeletas de asistencia se facilitarán en el local designado para la Junta, el día 26 de noviembre, de las quince a las dieciséis horas, y en el domicilio social. -El presidente, Basilio Paraíso JJabad. -El secretario, Manuel Rodríguez Sojo. Irritaciones, dolor, picor. En farmacias. 1,50 caja. Para cutis reseco y arrugado, mis preparaciones son insuperables, sin engaño. P i d a folleto: Apartado 12.007. Señora Gilly. SECCIÓN D E CONSTRUCCIÓN Habiéndose terminado la mayor parte de la construcción de este ferrocarril, la Compañía que antecede pone en venta una gran parte de materiales usados, propios para la construcción de ferrocarriles y; obras públicas en general, como son: Excavadoras mecánicas. Material Decauville. Compresores de aire. Tractores a gasolina. Hormigoneras. Automóviles, Machacadoras de piedra. Camionetas. Tableestacados. Camiones. Máquinas fijas de vapor. Remolques. Calderas. Motocicletas. Motores aceites pesados. Carros, Motores eléctricos. etcétera, etc. P a r a m á s datos, dirigirse al Departamento Comercial de la Compañía dicha, Apartado n ú m 51, Burgos. LA MAGDALENA, CAL L E M A Y O R 28. Se reforman abrigos y arreglan toda clase de pieles a precios económicos. Representantes para todas las capitales los desea importante fábrica de persianas tejidas y de cadena. E s c r i bid con informes a E Calvo, Gerona, 119, 2. Barcelona. AMAS DORADAS L A S mjOñE. S. t L A R B A S C A 54 CALLÉ D LA CABEZA 5 4 482 FERNANDEZ Y GONZÁLEZ EL PASTELERO D EMADRIGAL 7 483 P e r o antes de l l e g a r desde u n a g r a n distancia, v i que Z i n c a m o n t a b a en u n o de l o s caballos que tenía f u e r a de l a casa u n esclavo, éste m o n t a b a en otro y que ambos se dirigían h a c i a l a montaña. Y o m a r c h é rápidamente, l o s a l c a n c é s i n d e j a r m e v e r y les seguí desde lejos y c o n p o c a f a t i g a porque l o s caballos i b a n a l paso. A u n a l e g u a de su casa, Z i n c a se detuvo e n u n pequeño valle a l a puerta de tina c a s i t a p i n t o r e s c a m e n t e situada. A q u é i b a Z i n c a allí? Y o n o lo s a b í a n o podía a d i v i n a r l o Z i n c a permaneció dos h o r a s en l a casita, después de l o c u a l salió de e l l a m o n t ó a caballo y a c o m p a ñ a d a d e l esclavo, tomó l a dirección de su casa. C u a n d o h u b i e r o n d e s a p a r e c i d o Z i n c a y el esclavo, y o m e dirigí a l a c a s i t a b l a n c a L o s monjes son m u y b i e n recibidos p o r l o s c a m p e s i n o s y l a m u j e r que e n c o n t r é e n l a casita, que e r a j o v e n i- obusta y bastante ihermosa, m e recibió c o n l a s m a y o r e s muestras de d e f e r e n c i a M e invitó a que descansara y m e dio u i i r e f r i g e r i o de leche y frutas. E n u n á n g u l o ele l a p o b r e e s t a n c i a había en una m i s m a c u n a dos niños de m u y p o c o s meses, que dormían p r o f u n d a m e n t e -D i o s que h a negado l a r i q u e z a a l o s p o b r e s- -d i j e a l a j o v e n- les ha dado u n a p r o d i g i o s a f e c u n d i d a d p a r a a u m e n t a r l a f a m i l i a p o r l o que veo hace p o c o t i e m p o que habéis tenido dos gemelos. -N o n o s e ñ o r- -d i j o l a c a m p e s i n a poniéndose v i v a m e n t e encendida, l o que m e indicó que se p r e p a r a b a a m e n t i r- u n o de esos dos niños n o es m í o es de u n a buena v e c i n a que tiene l a d e s g r a c i a de n o poder a m a m a n t a r l e y m e le h a dado p a r a que le críe, -D i o s os premiará v u e s t r a buena acción, m u j e r- -la d i j e- ¿Y cuál de ese niño n o es v u e s t r o? E l de l a d e r e c h a- -m e contestó l a campesina. M e a c e r q u é y examiné a l niño que estaba a l a derec h a e n l a cuna. E r a en todo l o posible e n s u c o r t a edad, u n a d m i r a b l e retrato de Z i n c a M i m i r a d a deb í a ser t a l y t a n t e r r i b l e que s i n duda influyó sobre e l niño, que despertó, m e v i o y a l v e r m e r o m p i ó a l l o r a r E l inocente debió c o m p r e n d e r p o r i n s t i n t o l a m i r a d a de odio que y o fijaba en él. L a c a m p e s i n a acudió para acallarle, y y o m e v o l v í p a r a c o m p o n e r m i semblante y que l a campesina n o viese l a t e r r i b l e expresión que, s i n d u d a se había pintado en él. -V u e s t r a barba, y vuestros hábitos negros le h a n asustado, p a d r e- -d i j o l a campesina, que había t o m a d o e l niño e n b r a z o s y l e a c a r i c i a b a- pero s i v o l v é i s a l g u n a s veces p o r m i p o b r e casa, a c a b a r á p o r sonreíros y p o r extender h a c i a v o s sus b r a c i t o s porque tiene m u y buena índole. -V o l v e r é- -l a dije, s i n d e j a r l a v e r m i semblante, porque y o 110 h a b í a l o g r a d o d o m i n a r m i c o n m o c i ó n- -a h o r a m e es f o r z o s o seguir m i c a m i n o A d i ó s Y salí s i n a g u a r d a r l a respuesta de l a c a m p e s i n a M i frente a r d í a m i s ojos se n u b l a b a n m i s p i e s débiles, apenas m e d e j a b a n andar. Y o m o r í a de u n a m u e r t e h o r r i b l e Z i n c a e r a m a d r e y este solo pensam i e n t o m e v o l v í a loco y e n g e n d r a b a e n m í u n f u r o r inconcebible. T o d o e l día estuve a n d a n d o s i n objeto p o r entre las quebraduras. E l estado en que y o m e e n c o n t r a b a era i n c o m p r e n s i b l e E l pensamiento de m a t a r de e x t e r m i n a r se r e v o l v í a s i n i e s t r o en m i cerebro. U n a decisión h o r r i b l e se apoderó de m í D i l a v u e l t a h a c i a Ja parte d e l m a r y a b i e n e n t r a d a l a noche, y m e puse e n el s i t i o de c o s t u m b r e e n observación de l a casa de Z i n c a N o l l e v a b a armas. P e r o a qué m á s a r m a s que m i f u r o r? L l e g ó l a m e d i a n o c h e l a h o r a en que Z a n t e acudía a l a s m i s t e r i o s a s citas de Z i n c a E r a u n a noche l ó brega y f r í a E n el cielo n o se v e í a u n a sola estrella. E n l a t i e r r a n a d a se v e i a a dos pasos de d i s t a n c i a Y o sólo distinguía, a u n t i r o de a r c a b u z l a v e n t a n a a b i e r t a de l a casa de Z i n c a a t r a v é s de l a que lucía e l reflejo de l a l á m p a r a que ardía en l a habitación. U n fuerte N o r d e s t e impedía, c o n el r u g i d o que h a c í a l a n z a r a l m a r y c o n sus r o n c o s silbidos, que y o pudiese conocer p o r el r u i d o de sus pasos l a l l e g a d a de Z a n t e M e acerqué, pues, seguro de n o ser sentido, hasta c o l o c a r m e bajo l a v e n t a n a abierta, pegado a l m u r o de l a casa. C u a n d o Z i n c a a r r o j a s e l a escala y Z a n t e fuese a s u b i r p o r ella, debía perecer a m i s manos. D e s p u é s a m p a r a d o p o r l a noche y p o r el v i e n t o penetraría en l a c a s i t a de l a montaña y h a r í a perecer a l h i j o del a m o r ¿e Z i n c a que de t a l m a n e r a había ennegrecido m i s celos y l a n z a d o o t r a v e z a l c r i m e n m i a l m a P e r o D i o s í o había dispuesto de otro m o d o u n p r i m e n m e n o s h o r r i b l e debía salvar a Z a n t e y a s u h i j o N a d a se veía, nada se o í a m á s que el r u g i d o d e l m a r y e l z u m b i d o d e l viento. D e repente oí cerca d e