Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. V I E R N E S 15 D E N O V I E M B R E Todo lo ganó Sevilla por sí propia; tenía cerrados los horizontes y se empeñó, hasta conseguirlo, en hacer brillar el sol que hoy nos alumbra, y hubo que sacrificar numerosas riquezas, porque l a precipitación de aquellos días afanosos nos despojó de venerables recuerdos; pero, sobre tantas r u i nas, l a orientación del porvenir quedaba expedita. D e aquellas dolorosas y fecundas jornadas, de aquel ansia de perfección y modernidad fueron testigos los duques de Montpensier, cuya estancia en nuestra ciudad dio a ésta esplendores de segunda Corte, y la despejó del aire provinciano en que otras capitales han quedado, sin razón, obscurecidas. Hablar de los Montpensier es evocar los fastos del palacio de San Telmo, y, sin embargo, aquellas obras y proyectos y realizaciones posteriores nos parecen un capricho de l a casualidad. Cuando D Antonio de Orleáns y doña María Luisa de Borbón tuvieron que salir de Francia a causa de la revolución del 48, después de una corta residencia en Inglaterra y Holanda, pasaron a España, Isabel I I hermana de l a duquesa, les ofreció el retiro de Sevilla. Pero como el Alcázar no contaba entonces con las comodidades que requería el alto rango de los infantes, se acomodaron en unas dependencias del palacio arzobispal, en tanto concluían las obras de l a Real Casa. Poco más de un mes llevaban entre nosotros cuando- -fruta del tiempo- -un levantamiento, reflejo del ocurrido en M a drid, amenazó l a tranquilidad de los regios emigrados, hasta el punto de haber embarcado en uno de los vapores de l a Compañía del Guadalquivir, dispuestos a poner proa a lugar seguro. Pero l a revolución fracasó y volvieron al Alcázar, y no encontrándola acomodada y decididos a establecerse definitivamente en Sevilla, comenzaron a gestionar l a adquisición de un palacio a su antojo. Existía, fuera de l a muralla que pasaba desde l a Puerta de Jerez hasta l a de San Fernando, un gran edificio, en donde estuvo instalada l a desaparecida Escuela Náutica de San Telmo, y que por aquellos años se pensaba destinar a Instituto de segunda enseñanza. E n este lugar pusieron sus ojos los infantes; bello como ningún otro, con huertas de naranjos siempre verdes, a l a orilla del río, de ese río que los sevillanos no aman como debieran. Porque somos a s í muchas veces he dicho que Sevilla es sólo la calle Sierpes; si en la calle Sierpes pudiéramos levantar rascacielos capaces de albergar l a población de la ciudad, todos, sin pensarlo, nos avecindábamos en ella. E n tiempo de los Montpensier n i aun los propietarios de las huertas ribereñas querían labrar sus palacios, sus residencias, en aquellos parajes, por estimarlos impropios de personas acomodadas. Pero los duques, dotados de fina comprensión, reformaron San Telmo hasta dejarle convertido en una mansión real, adornada con las huertas vecinas, que asimismo adquirieron, en unión de los terrenos del ex convento de San Diego (por l a glorieta de este nombre) y hasta cerca del arroyo Tamarguillo, en las inmediaciones del actual puente de Alfonso X I I I sobre el canal de l a Corta. Estas mejoras, articuladas con lo que pudiéramos llamar, usando una nomenclatura muy exposicional, obras conexas, como l a plantación de los jardines de l a Puerta de Jerez (hoy Hotel Alfonso X I I I) l a demolición posterior de la muralla que ocultaba l a fachada principal de la Fábrica de Tabacos, el adecentamiento de los jardines de L a s Delicias, construcción del paseo de Cristina, ante San Telmo, hoy desaparecido; derribo de l a pared que corría por el paseo del río, cerrando la huerta de Palacio, substituida por una verja, entre cuyos paños de fundición podía contemplarse l a maravilla de una vegetación frondosa y una floresta encendida. D E 1929. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 35. do en los días de l a Reconquista, y término de la romería que anualmente hace Dos Hermanas. N o sólo eran estos proceres padrinos de festejos, sino también mecenas de cuantas obras acometía Sevilla para engrandecerse científica, artística o comercialmente. Ellos inauguraron el puente de hierro que une a Sevilla con Triana, ilustraron con su presencia l a apertura de las primeras obras del río- -el nombre de cuyo inspirador, Pastor y Landero, ha resonado recientemente sobre las mismas aguas- -y el 15 de abril de 1858- -gran recuerdo de actualidad- -abren l a Exposición Agrícola e Industrial en el Alcázar, certamen en el que demostramos nuestra capacidad de trabajo y que fué estimulado con un reparto de doce medallas de oro, donativo de D A n tonio de Orleáns. Recorriendo los relatos contemporáneos, apreciamos que nuestros tiempos son hijos de aquéllos. S i la significación local de nuestra Exposición Iberoamericana es una vuelta, un retorno al río, algo de esto se a l canzó a los duques de Montpensier. Pues cuando en la esperanza de futuras grandezas pensó en lo que hoy pudiéramos necesitar, l a infanta María L u i s a rompió la cerca de su mejor jardín, para que Sevilla pudiera expandirse alegre y trabajadora en la dirección racional de su crecimiento. Y ahora, en el centro de un césped, en el corazón del Parque de su nombre, nos enseña a amarla y a confiar en nuestros destinos. Alejandro CoUantes de Terán. Sevilla, noviembre, 1929. E n los primeros veinte años de su residencia en Sevilla (1848- 1868) los duques viven apartados de l a política, al menos de una manera aparente, y todos cuantos acontecimientos notables presencia l a ciudad estarán inspirados o presididos por ellos. E n el año 1850 l a infanta María Luisa funda la Sociedad de Asistencia Domiciliaria, que tan eficaces auxilios prestó a los damnificados por las epidemias e inundaciones que en sus días azotaron a los vecinos de Sevilla y Triana. L o que hoy llamamos fomento del turismo, Sus Altezas sabían practicarlo a maravilla, habiendo hospedado en Sal Telmo a numerosos príncipes, Soberanos y personalidades del extranjero, a quienes hicieron conocer nuestras bellezas artísticas y monumentales y l a honda espiritualidad de nuestra vida y festejos. A s í se conserva memoria de que en 1856, en compañía del R e y de Portugal, asistieron a l a romería del Rocío, con l a sencillez y alegría de unos antiguos hermanos. E n éste orden de aficiones populares, a los duques se debe l a reedificación de l a ermita de Valme en el cortijo de Cuarto, lugar de descanso de las tropas de San Fernán- HOTEL MERCEDES. Arlaban, 9 DE PRIMER ORDEN TODO CONFORT S E L E C T A COCINA GlSUMi. ROOM MADRID SERVICIO OFICIAL O METEOROLOG 1 C S IB E n Sevilla Datos obtenidos en el Observatorio de la Universidad el día 14 de noviembre: Presión barométrica en milímetro y a cero grados, a las ocho horas, 763,6; a las dieciocho, 762,2. Temperatura a l a sombra, a las ocho horas, 10,6; a las dieciocho, 16,0. Tensión del vapor de agua, a las ocho horas, 7,8; a las dieciocho, 10,5. Humedad relativa (de cero a cien) a las ocho horas, 82; a las dieciocho, 76. Dirección del viento, a las ocho horas, S W a las dieciocho, S W Fuerza del viento, a las ocho horas, muy flojo; a las dieciocho, flojo. Estado del cielo, a las ocho horas, cubierto; a las dieciocho, cubierto. Nubes, a las ocho horas, A l C i E s a las dieciocho, Cu. N i Temperatura máxima al sol, 23,2; ídem a l a sombra, 17,4. Temperatura mínima del aire, io,o. A g u a evaporada, 3,0. Recorrido del viento en kilómetro de seis a seis horas, 151. Helada, no habrá. Tendencia del tiempo, insegura. NO H A Y FRENOS sin Barcelona: Calle de! a Diputación, 234 Madrid San Agustín. 3 Valencia- Conde de Salvatierra. 41 Sevilla. (U Blanes) Trajano. 20 Bilbao! Í B e l t r á n Casado V Compf) f B U E W O roímos AUTO E L E C T R I C I D A D EFiCACEt es muy frecuente ver a las señoras con el rostro grasiento y SMffc L? brillante. Esa es la consecuencia de emplear preparados a base de pomadas. En las (Tursiones E L J U G O D E LQJO) exento de grasa en absoluto, no disimula, sino que hace desaparecer las pecas, manchas, granos, etcétera, dejando un rostro limpio, terso y discretamente perfu, mado. y En Perfumerías y Droguerías Frasco grande 6,09 SHas, psqíiafio 3,50 Por su gran venta se han rebatado los precios y aumentado el tamaño de los frascos manteniendo pura la calidad. NOTAS Y FINANCIERAS JUICIOS COTIZACIONES Impresiones bursátiles L a nueva baja que se produce en l a Bolsa de Nuew Y o r k repercute en las Bolsas españolas, y se cotizan en el mercado madrileño casi todas las acciones bancarias e industriales con descenso importante. Esta baja quizá hubiera sido mayor sin el acuerdo tomado por Ja Junta Sindical con respecto a las operaciones a plazo. Los fondos públicos consiguen, en algunos sectores, mantenerse firmes, y la moneda extranjera sigue muy pedida.