Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. SÁBADO 16 DE NOVIEMBRE DE 1929. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G ir mis obras. Y o espero que nadie se atreva a reprocharme el hecho de que mis obras se juzguen en el extranjero antes que en mi P a t r i a yo no soy- el culpable de que el público y la crítica italianos no puedan conocer mis comedias. Después de publicada esta carta, Pirandello ha estrenado, con gran éxito, en Turin, O di uno o di nessuno. Además, el gran actor Ruggero Ruggeri se ve obligado a abandona -Italia y los teaN o pretendo negar l a existencia del hom- tros italianos, víctima, como Pirandello, de bre íntegramente bravo. H e conocido, y co- un grupo de empresarios que acapara la nozco muchos. Pero lo corriente no es el producción escénica e impone vetos a su candidato a la heroicidad, casi siempre i n- capricho. Ruggeri ha declarado que no volvoluntaria, sino el tipo medio del hombre verá a Italia mientras la Sociedad Suvinique va a las cosas sin gran entusiasmo. Las Zerboni ponga obstáculos a la representaguerras no suelen ser ganadas por los h é- ción de novedades escénicas roes, que casi siempre pagan su heroísmo Coincidiendo con la publicación de estas con la muerte, sino por aquel tipo medio masculino que cumple con su deber pasiva- noticias se ha constituido en Milán, bajo mente. L a gran masa combatiente s- com- el asesoramiento de L u i g i Chiarelli, un grupone de tipos como ese que no soñaron j a- po dedicado a la reforma del teatro, con el rótulo onornatopéyico Za- Bum. Za- Bum m á s con lo épico. -ha dicho Chiarelli- -busca el espectáculo. -S i n el whisky yo estaba perdido- -aca- E l teatro no es, ni debe ser, melancolía paba por confesa: Stanhope... labrera, sino representación, más o menos ¡Q u é humilde y varonil confesión! Y o espectacular, de acontecimientos. E x c l u i r el encuentro admirable el que un ser improvi- espectáculo del teatro equivale a amordazarse a diario la virtud útil a la causa que de- lo. Eso ha ocurrido con las comedias de fiende. Batirse siendo bravo es como dar d i- tres personas... ¡que Dios maldiga! Pero qué. es el arte en el teatro? ¿A qué debe nero siendo millonario. E l mérito está en ser pródigo sin tener m á s que lo indispen- aspirar? A ofrecer al público impresiones que lo.ll even al convencimiento que el autor, sable para s í A l fin. como ya h a b r á adivinado el lec- se propone. E n las obras donde no se logra tor, aquel drama de la trinchera se desenla- este resultado se fracasa artísticamente. E l za con la muerte de dos hombres; Osborne, arte del teatro, como todas las arte es esque va al sacrificio con la resignación de clavo de todos los medios de expresión, y la un mártir, y Raleigh, que muere con el co- expresión teatral no se obtiene sino medianrazón encendido de entusiasmo. ¿Y Stanho- te una representación adecuada. pe? E l capitán Stanhope morirá también Las innovaciones que traerá el italiano mañana, porque, cuando se desprecia uno a g upo Za- Bum consisten en resucitar los elesí mismo, el hombre se transforma en un mentos espectaculares que los italianos ideatranseúnte vergonzante de la tierra, y en ron y difundieron, en ot os tiempos, por todo esa situación de vilipendio íntimo no viven Europa. L a ficción escénica, el mecanismo m á s que los bellacos, y Stanhope es. por teatral, las construcciones arquitectónicas, etdentro un señor... cétera, son creaciones netamente italianas, El qranyaie es un drama terrible. J a- con las cuales nuestros hombres de teatro m á s se hizo nada tan terrible contra la resucitaron, en el nasado. el entusiasmo de t do? lo? aff- ionndo del mun o. Z f l- P guerra. reanudará estas tradiciones que hoy se baMANUEL B U E N O ilan dispersas, cuando no ne- didas. Escribir una obra para Za- Bum quiere decir: sumiP a r í s noviembre, 1920. nistrar la posibilidad para que los medios escénicos del mismo Za- Bum sean puestos de I N F O R M A C I O N E S Y relieve. 5 1 miedo irreflexivo, que se adhiere a l a vida sin el menor escrúpulo, Stanhope es el hombre digno que tiembla ante e i peligro, pero que lo arrostra por vergüenza. E l caso es vulgar. E l gran Turena, uno de los m á s grandes capitanes que ha tenido Francia, temblaba también al entrar en fuego. I n mundo cuerpo mío, no tiembles. Y a vas a ver en qué fregado te voy a meter dentro de unos minutos se decía a sí mismo el mariscal... El tesoro, farsa popular de Sc- alom AVe chem, se desarrolla en una aldea judía de R u sia, conmovida de júbilo por el rumor de l a existencia de un tesoro oculto. Hay falsos e s p í r i t u s que hacen revelaciones, y toda la farsa tiene un color y una gracia muy alegres. L a interpretación fué. tan perfecta, que el público romano, que no comprendía las palabras, reía con gran algazara. La corona de David es, según la Italia Lelteraria, una adaptación muy libre del drama de Calderón de la Barca Los cabellos de Absalón. L a compañía Habima, que ha producido en Roma una gran sorpresa admirativa, pone sus obras en escena con un esmero y un arte extraordinarios, a tono siempre con el carácter religioso o psicológico de los dramas. Piensa estrenar El mercader de Venecia, traducido e interpretado en lengua hebraica. OPERETA VIENESA Los estrenos de este año NOTAS EXTRANJERAS Pirandello no estrena en Italia. til grupo Za- Bum Sucede con Pirandello un caso singular. Tiene actualmente escritas cuatro nuevas comedias, fruto de tres anos de labor. Una de ellas ha sido ya estrenada, y otra lo será fuera de Italia, porque no encuentra en Italia medio de representar ninguna. El! mismo Pirandello relata su aventura en una carta dirigida al Tevere. P e r m í t a m e que le cuente lo que me sucede con mis obras- -dice- Tengo cuatro comedias escritas: Lassaro, Questa sera si recita a soggelto, O di uno o di nessuno y Como tu mi vuoi. Lazza. ro estaba dispuesta hace más de un año, y Questa sera si recita a soqgetto hace siete meses. Es natural que, en espera de la representación de estas dos obras, hava pod do escribir otras dos. Pero no es muy natural que, en las presentes m i serables condiciones del teatro italiano, un autor de mi nombre necesite esperar tanto tiempo para el estreno de sus comedias. Lazsaro ha s do representado en Inglaterra, y pronto lo será en Nueva York y Alemania. Questa sera si recita o soggetto o a ser también estrenado en el extranjero, vrhvero en Moscú v luego en Alemania y Francia. Y lo mismo ocurrirá con todas Los dos teatros que, con el de Juan Strauss, aún mantienen la tradición de la opereta, después de la defección de Apolo, el Stadtheater y el A n der W i e han abierto la temporada con los respectivos estrenos de Bubi y Manetta. Marietta, de Osear Strauss, con palabras del autor y comediante francés Sacha G u i try, es una opereta que se aparta del camino trazado por sus hermanas mayores. E l libro es una linda comedia dramática, v estos dos adjetivos, linda y dramática on que califico la obra dé Guitry, determinan su disparidad con relación a cualquier anterior iibro de opereta, que casi todos son disparatados y sin interés, nene sólo he- ogeneidad con Federica, de Lehar, estrenada en Viena la temporada última, mientras Marietta se estrenaba en P a r í s pero allí sólo era una comedia con ilustraciones musicales, no casi ópera, como, ahora en Viena. nos la ofrece Osear Strauss. Son hermanas gemelas Federica y Marietta, y aun este nacimiento simu táneo les presta con mavor fuerza tal carácter. E n ambas, el argumento es una répli a de La daw de las camelias; en una y otra, la protagonista se sacrifica para no ser un esEl teatro nacional hebraico torbo en e! camine del hombre a quien a m a L a compañía iudía Habima ha dado, en Federica, por Goethe, a quien llama el duel teatro Valle, de Roma, una serie de re- que soberano de VVeimar: Marietta, por el presentaciones teatrales: entre ellas, el Dy príncipe Napoleón, a quien llama un Trono. E s merecedor de encomio el propósito de buk, Golefñ. El nidio errante. El tesoro v La coronare DcC id. que componen un con- ennoblecer este género, dándole, como en junto muv representativo del arte teatra- Marietta, galas literarias de que carece hasta hebraico en general, y de los. diversos ta- ahora, y adornándole, como en Federic. zon lentos de los actores de Habima. en par- elevados motivos sinfónicos, que antes, muy ticular. Del Dybuk se ha hablado mucho en de tarde en tarde, podían mostrar; pero no España, y ya se conoce su importancia. sé hasta qué punto lo agradece el público. N i Federica ni Marietta fracasaron la noGolem. poema dramático, de Leivik. es una obra s mbolista. U n rabino del ghetto che de su estreno; tanto en c tas veladas como de Praga crea un ser gigantesco y servil, en las siguientes, el público aclamó a autores cuva fuerza debe emp eárse para la destruc- e intérpretes; pero éste n o es síntoma a l ción de los enemigof de Israel. Pero este ser guno en Viena, donde jamás el espectador artificial se substrae violentamente a las da señales de impaciencia, y suma fácilmenintenciones de su creador: con inocente bru- te su entusiasmo al íácil entusiasmo de los talidad se entrega a una matanza de is- alabarderos. Hoy para dar variedad a! os raelitas y propala el terror en su torno. E l programas, no alterna ya con ellos Federica rabino, incaoaz de dom nar su obra, se ve con Marietta ni con Bubi, sino que son otras obligado a destruirla. E l interés de los es- operetas más viejas, pero más alegres, las pectadores se concentra en el gigante (al que cumplen su misión de divertir al núblicual presta el actor Messkin un carác er de co. Presumo que con Marietta este año paanimalidad muy impresionante) y sobre la sará lo que con Federica el año anterior, y muchedumbre aterrorizada, de devotos. que será flor de un día pero desea; í- r El ludio errante, episodio lírico del tiem- vocarme. y que su final, menos triste que el po en que fué destruido el templo de Jerusa- de Federica, te ayude a permanecer en los lén. e- -un drama mediocre de Pinsky, que carte es, porque todo el libro de Sacha Guino pudo ser salvado por el talento de los try v parte de la música de Strauss lo merecen. actores judíos.