Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
E L ABISMO CIRCULAR IMPONENTE D E LA TORCA RUBIA NO CABE E N L A FOTOGRAFÍA perforó las enormes cavidades, cuyas bóve- el Medio Celemín. Las demás describen, re- quien las contempla tan vibrante emoción. E n cambio es intensísima la que produdas agrietadas se desplomaron. Acaso aque- cuerdan o pregonan, al designarse, su forma, llos tres robustos brazos de agua que aflo- como la Larga, la Llanilla, la Escalerilla, ce la Torca del Lobo. Yo, que he acomparan en la vertiente de la meseta tengan en su la Bañera o el Ceñajo; su situación, como ñado muchas veces a buenos amigos o a poder la clave del misterio; y aun quizá, las Mellizas; su color, como la Rubia; di- ilustres personalidades hasta sus inesperatemerosos de la luz como los malhechores, versas particularidades que encierran, como dos bordes, abiertos de improviso en medio sigan royendo las entrañas de la tierra, so- las dé las Avellanas, el Prado, la AMagosa, de la meseta, después de recorrer diez k i lapados e incógnitos, para preparar nuevas el Agua y las Colmenas; algún sucedido in- lómetros por el descrito camino forestal, catástrofes magníficas. ¡Quién fuera capaz teresante, como la del Lobo, o su peculiar co- puedo asegurar que, aun los habituados a la contemplación de los paisajes más célede descubrir los secretos impenetrables que quetería, como la de la Novia. se agitan en el foso del escenario de esta Todas se pueden recorrer a caballo o a bres del mundo, no han podido reprimir obra de magia! pie, en menos de dos horas; pero las prin- ante el sorprendente espectáculo una exclaTodas las torcas están bautizadas por el cipales están situadas al alcance del viaje- mación de asombro. Y es que descripciovulgo con denominaciones, en las que hace ro poco andarin o mal jinete, tanto que desde nes, ponderaciones, símiles, imágenes y esgala una vez más de sil intuitiva precisión el mismo automóvil pueden ser vistas las del fuerzos de la fantasía resultan débiles, pegráfica. Los nombres de unas parecen basar- TorcasOj el Agua, el Lobo y la Novia, y queños, insuficientes, incoloros, frente a la se en un título de propiedad: así las del Tío rio requieren más de un cuarto de hora de indescriptible realidad. Aquellas inmensas Agustín, el Sastre; el Tío Demetrio, el Tío marcha las del Tío Demetrio, las Colmenas, torcas sepultan en su seno al diccionario, se Joaquín y el Tío Señas. Otros buscaron la Rubia y el Ceñajo para ser visitadas. Las escapan por todas partes de la impotente inspiración en sus dimensiones; por eso hay torcas restantes, más cubiertas de pinares, superficie de las placas fotográficas, apenas dos designadas igualmente el Torquete, y menos características o semejantes a navas caben en la retina de quien pretende abartres que se llaman el Torcazo, la Honda y o vallejos, no producen en el ánimo de carlas con su mirada ansiosa de una sola