Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Históricamente, a virtud del hecho con- los pocos adictos antillanas; es preciso que llano desde 1869 pudo ser el pacificador desumado, D Alfonso X I I I está hoy en el Martínez Campos se ponga al frente del finitivo, y y a que no fuera dable, señaló el T r o n o por Martínez Campos. Críticamente Gobierno. ¿Qué hondo y urgente motivo lo camino para alcanzar la conciliación. E l también, porque nadie ha demostrado que impone? i Qué peligro palpita para la M o- puntualizó con claridad y valentía insupedespués del momento propicio de fin del año narquía y para el R e y? E n el campo repu- radás las causas fundamentales, y, entre ellas, blicano... ¡B a h! Acaso en el propio cam- las promesas incumplidas. Todo el vaivén 1874 se hubiese Hígado a tiempo. D e aquel suceso, que tocó a la entraña del po dinástico por la saturación del veneno n- y cambios de (xobiernos no eximen a los Estado, lo que más resplandece al mirarlo trigante... L a explicación no pertenece a culpables, porque hay horizontes de política ahora a distancia de medio siglo, no es sólo la crónica; está en una carta de D A l f o n- nacional que no son de partidos, sino de p a t r i o t i s m o único y el oportunismo, sino la uniforme; c o m o h a y abnegación. E n v a i n a una norma de é t i c a do su acero, lo puso común que debe destodo en manos de la c a r t a r a l a pillería, E s p a ñ a c i v i l Quedó impedir la torcida admodestamente de cenministración de jugtitinela a las puertas del ¿c i a v decapitar a los Alcázar Real. que llamó gráficamenP e r o ¿y s u c r e d o te D A r s e n i o g e n militar y su doctrina tes sin instrucción ni hermética, i n t r a n s i e d u c a c i ó n erigidas gente, sobre la discien r e y e z u e l o s t i r á plina? ¿N o se derrumnicos ba en Sagunto, donde M a r t í n e z Campos es Cerremos estos renun sublevado, d o n d e glones, que agobia la arrastra también a l a poquedad de e s p a c i o s e d i c i ó n al bizarro y L o episódico de M e l i simpático Daban con Jla (1893) apenas añatoda su tropa? C i e r t a de un rasgo más; y mente. V e r d a d es que es otro tan suyo, tan el espectáculo de E s peculiar y p r o d i g a d o paña, la triste c e r t i el de acudir a Catalud u m b r e del caos i n ña, seguro de exponer mediato, podía ser una su vida a l a t e n t a d o eximente. Pero Martí- -como, e n e f e c t o nez Campos no piensa o c u r r i ó- -c u a n d o el en alegarla. Sabe que anarquismo e x t e n d í a ha salvado el orden y el pánico, que bastan el equilibrio de su P a estas palabras para el t r i a mas no pretende índice del historial. justificar con el logro Como si no quisiera el procedimiento. H a sobrevivir a su siglo, a infringido la doctrina fines de septiembre de y se declara reo. CuanI. 90O el general M a r do en la Gaceta, con tínez Campos m u r i ó pretextos de s e r v i c i o s Achaques incurables y p r e t é r i t o s aparece el esperanza le condujedecreto ascendiéndole ron a Zarauz, donde a teniente general, recerró los ojos. Súbinuncia al empleo y se t a m e n t e c o m o sóio mete en casa. N o ha acontece cuando se va claudicado. Y es preciu n hombre- columna de so que la hoguera carla sociedad constituilista de Cataluña i n da, se percibió en la q u i e t e al Rey y que E s p a ñ a dinástica, y el Rey le llame a un entre todos los elemenpuesto de honor y de tos de orden, l a inmencompromiso para que sidad del vacío. Desde reaccione el soldado y el margen de su absno se niegue a calzartención, él era sustense nuevamente las esto y adalid p a r a l o s puelas. leales y amenaza seguE n Cataluña aplica r a y fiera p a r a l o s su método de guerriotros. llero y s u p o l í t i c a Detrás de él esatractiva con simultataba, por lo m e n o s neidad tan eficaz que medio Ejército. N o es logra la pacificación. probable que vuelva a A raíz de un embate pesar tanto un hombre v i g o r o s o o de u n a en la b a l a n z a de u n marcha audaz, que él país con menos palasiempre e n c a b e z a y bras n i más recogida que ataja y frustra la a c t i t u d a veces, sin movilidad de las paru n ademán siquiera; y L A E S T A T U A D E L G E N E R A L MARTÍNEZ C A M P O S E N E L R E T I R O t i d a s acude sin esjamás para sí. P u d o OBRA D E B E N L L I U R E (FOTO V MITRO) colta a p a r l a m e n t o s como nadie, y consery gana el ánimo del vó ese poder excepcioenemigo con su magnanimidad y su llane- so X I I y yo no tengo derecho a referirme a nal en una prudente y nobilísima circunsza. Vuelve a Cataluña con el tercer en- un documento todavía privado y en cuya pección. Desde ella, como en la altura del torchado y otra cruz laureada y el ducado de custodia no participo. mando, se armonizaba en la ponderación, O t r a carta de D Arsenio, aun siendo con- situando siempre en último plano e! resorSeo de Urgel. fidencial, puede explicar muchas cosas de te coactivo. Y en su discurso de descargos, ¿Quién, a no ser él, caudillo y gobernante, devolverá la paz a Cuba? Martínez Cam- Cuba y el recrudecimiento del grito rebelde. contendiendo con Cánovas en la A l t a Cámapos v a a la G r a n Antilía; persigue y acosa; Y no añade poco el discurso macizo con que ra, esculpió en esta frase- -digna de. un f r i pero también abre la mano clemente v liega replicara a Cánovas en el Senado... Pero s o- -l a esencia del pensamiento que había a l cese de las hostilidades con la rúbrica del todo ello no es propiamente de la biografía impregnado su vida y sus normas: Yo, ni de la semblanza, y hace tiempo queda- hombre de fuerza, creo que a los pueblos no Zanjón. mos en que los velos están corridos ya para se les gobierna, tanto con la fuerza como A l llegar a esta página hay una tansiempre. S i n levantarlos, séanos permitido atendiendo al sentimiento pública, gencia, sorprendente. ¿Por que se le llama, el recordar cómo Martínez Campos, conocepor qué se le apremia para volver a M a d r i d? dor, sobre las realidades, del problema anti F. S A N C H E Z- O C A Ñ A Baldíamente claman la colonia española y
 // Cambio Nodo4-Sevilla