Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
iPíi 8 Q Pliltíi TOlySOTiífll. B líafiH Más de 200 plazas. Para el programa oficial, contestaciones completas y preparación en las clases o por correspondencia, el INS. T 1 TUTO REUS PRECIADOS, 23, MADRID. Regalamos programa y prospecto. Tenemos internado. Éxitos: E n las de Correos (año 1927) ingresaron todos nuestros alumnos; en las de Telégrafos obtuvimos las plazas núms. 3, 11. 22, 54, 90, 97, 101, 102, 109, 111 y 159, y en Radio obtuvimos dos veces el número 1 y 19 plazas, cuyos nombres y apellidos figuran en el prospecto que regalamos. UCflIflflQ P l- s para Inspectores municipales de Sanidad. Para la preparación del prograI f l E U l U l I d ma aconsejamos la magistral obra de los Dres. Palanca, Vallejo, Montesinos y F e r n á n dez Martín, publicada por INSTITUTO REUS, Preciados, 23, Madrid. Precios: parte teórica, 1 S ptas. y parte práctica, 18 ptas. E n laa dos ultimas oposiciones obtuvimos 348 plazas verdad, cuyos nombres y apellidos figuran en el prospecto que regalarnos. Advertimos a los opositores, que no se dejen deslumhrar por éxitos y éxitos de 300 ó 400 plazas mientras no publiquen, los que tales triunfos se adju dican, el número y los nombres. Clases teórico- prácticas, 50 ptas. mensuales. Facilitamos toda clase de libros al contado y a plazos. 3 3 5 aza f t í U II H II I A P señora, caballero y niños. Superan IH S HBsflial H a toáas las marcas nacionales, en corte, confección y calidad. Comprando trincheras M T T R A I J J A habrá empleado bien su dinero. Pídala en todas partes, Envío gratis el catálogo general ilustrado de mis confecciones a los comerciantes que le soliciten. ara S Manuel J Gutiérrez, Apartado 103, Santander. Gold Standard. Ventas a l contado y a plazos. Casa O R G A Caballero do Gracia, 24, M A D R I D VENDEDORES Kt IÍVO MODI J, 0 D E D I E Z I R K I U A C i O N E S 2 PTAS. para máquinas frigoríficas muy conocidas y acreditadas se desean. Infor mes: Peligros, 20. ¡goo F E R N A N D E Z Y GONZÁLEZ EL PASTELERO DE MADRIGAL 497 no podía esperar que hicieses traición; t ú sabías que yo tengo tina hermana y no me lo has dicho. -Y a te he hicho que sólo hace ocho días que ese manuscrito está en mi poder, y por lo mismo no he podido decirte lo que ignoraba. -Elena sabe que tiene un hermano en la isla de Corfú, y no ha enviado un mensajero en busca mía. -Tu hermana es una mujer terrible. -Pero valiente. -Demasiado, acaso. -IEs hermosa? -Como un arcángel caído. -E s necesario que yo vaya a Venecia. -P o r eso he venido a buscarte. Y o no puedo pisar el territorio veneciano, y es necesario que un hombre fuerte y audaz proteja a seres queridos que yo he dejado allí. E s c ú c h a m e Manuel K a r u k se reclinó en el diván en la actitud de la mayor atención, y Aben- Shariar le refirió todo lo que concernía a la situación en que se encontraban en Venecia Gabriel de Espinosa y la sultana Sayda Miriam Cuando acabó de hablar Aben- Shariar, Manuel K a ruk se levantó y dijo al corsario, que se levantó también -Yo había ensillado un solo caballo, y es necesario ensillar otro. Vamos a ir a algunas leguas de aquí, a un castillo rojo como la sangre, donde vive un hombre lúgubre como la muerte. ¡K a i v a r! -d i j o Aben- Shariar- ¿Vive todavía Kaivar? -Y o creo que José Kaivar ha muerto ya dos veces y no puede morir la tercera. -i Debe estar muy viejo! -Nadie puede decir la edad que tiene- -contestó K a r u k saliendo al patio, donde, desde por la mañana, esperaba ensillado su caballo, y dirigiéndose a una puerta situada en un ángulo- José Kaivar tiene hoy el mismo aspecto que ha tenido siempre, por lo que he visto en esta historia manuscrita que me has dado, y que por cierto me he guardado sin preguntarte si puedo quedarme con ella. -Sí- -dijo Aben- Shariar- E s la historia de tu familia y a nadie como a ti importa tenerla, yo reconocí por su completo parecido con su madre. E n el instante, acompañado por los pescadores, le llevé a la casita blanca de la montaña y le entregué a la pobre campesina que había empezado a criarle. A l día siguiente fué, encontrado sobre las rocas el cadáver de Juan Kraus, que, a pesar de su encargo de que no se le sepultase, fué enterrado en el cementerio de los franciscanos. Busqué a Zante y no pude encontrarle. H a b í a desaparecido. Inmediatamente había ido a Venecia en busca de Zínca. Después de dejar dinero a la nodriza de Manuel K a r u k y de recomendarle un gran cuidado, me despedí de Nossur y partí a Venecia, presentándome inmediatamente en el palacio Conti. Y a se conoce lo que sucedió en la entrevista entre Conti y el padre Giuseppe Kaivar. De qué manera fué el asesinato de Zante y de Zinca, ejecutado por Conti con el auxilio de sus parientes. E l padre Giuseppe concluyó de tal manera su declaración: -Cuanto amaba en el mundo ha terminado para mi con la muerte de Zinca. Sólo me queda un encargo que cumplir y una venganza que tomar: dar a conocer a los t á r t a r o s como hijo de Zinca Karuk a su hijo Manuel K a r u k y despedazar a C o n t i no os lo oculto; vosotros habéis encontrado justada venganza de Conti y no le habéis castigado m á s que con un destierro. Y o necesito toda la sangre de ese hombre, que me ha robado con Zinca cuanto amaba. Si no queréis que extermine a Conti, exterminarme a mí en vuestros profundos calabozos. Os ruego que decidáis cuanto antes lo que ha de suceder. Reunido el Consejo ele los Diez y minuciosamente enterado de todas las partes de este proceso, se pidió al padre Giuseppe el pliego cerrado que le había entregado Zinca el día antes de su partida a Venecia. E l padre Giuseppe entregó aquel pliego, que decía asi M a r í a Zinca Karuk, hija de José Kaivar y de Magdalena Krasna Karuk. señora de la tribu t á r t a r a Karuk, a los leales tártaros de su tribu, salud y amor: Sabed, mis valientes, que existe de mí y de mi esposo del corazón Esteban Zante, noble griego de lad islas Jónicas, un hijo que hasta ahora vive desconocido y que e llama Manuel K a r u k por él he sufrid
 // Cambio Nodo4-Sevilla