Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BARCELONA. S. A R L A I N F A N T A H O Ñ A VJ EN EL MONASTERIO DE MONTSERRAT TM- T, C O N D E DE MOXTSKNY. D U R A N T E SU V I S I T A (vOTO TÍ) RRE T? i LTA. ACOMPAÑABA vos dignidad y destino, substituyendo a G i- 1 ciones. Añadamos que. si no el mismo equí- j rismo de lo antiamericano, el profesor Buehnebra en la función de sede para la Sociedad! voco, otros de orden análogo: -y que la va- er hab aba ciertamente en Barcelona como de daciones. F u é cuando iba a votarse un guedad del tiempo de vals y sus cadencias voz y verbo de Viena. Su revisión, al trafuerte crédito, de muchos millones de fran- no es la más propia para disipar- acom- tar del presente de la Cultura, como el proeos suizos, destinado a la construcción de pañan a veces a las hncativas que de Viena j fesor había tratado de su pretéun palacio. ¿P a r a qué- -dijeron entonces proceden. U n ejemplo. E l programa de la rito, tomó formas predominantemente negainsinuantes voces vienesas- para qué tan Pan- Eurcpa tiene la franqueza de ex- tivas. E n lo actual advierte- -con una agudispendioso sacrificio, cuando aquí podemos cluir claramente a la Gran Bretaña; pero, deza de caracterización, señal del psicóloofrecer a docenas los grandes palacios des- en otros proyectos y actuaciones, esta mis- go- -este doble influjo, que envuelve un doafectados o vacíos, nobles construcciones, j ma exclusión, sin ser paladina, se produce b e riesgo. De una parte, una manera de fábricas magnificas, vasta alguna como un ¡como cuestión de hecho, o se dibuja como ruptura de! contacto entre el hombre y las Vaticano, y que actualmente no nos sirven tendencia o inclinación. Y más aún, ciercosas, que hace que éstas se presenten como para nada... L a proposición hubo de des- ta actitud de fundamental enemiga contra el deshumanizadas por el hecho mismo de su pertar algunas aprensiones. Austria es hoy otro juego de ideas, y aun de costumbres, estandardización y de su producción en serie tsn país prácticamente inerme, y, por este que viene de la América de! Norte. (un mueble de bazar encierra en su contorlado, su neutralidad no parecía ciertamen A N T I A M E R I C A N Í S M Q -Actitud, no menos calor humano, sin duda, menos te sospechosa. Pero hay, detrás de la situación actual, un equivoco: la posibilidad de la del antiamericanismo, respetable. Y que humanidad que el mismo mueble tallado que una unión, más o menos manifiesta, con quizá ya es hora tenga en Europa un símbolo amorosamente por manos de ebanista, para Alemania venga, en día no lejano, a cam- más concreto y ceñido que lo representado cumplimiento de un encargo único) D e biar las cosas y su fondo de cordialidad. por el nombre mismo de Europa; así como otra parte, ya el hombre, en su propia perE l l o bastó, en la coyuntura, para que la se dice R o m a para significar la esencia sonalidad, se estandardiza, se convierte en algo asi como un producto en serie c o m oferta no encontrara ambiente entre los ele- de la catolicidad. mentos directivos de la Sociedad de las N a- j Si en Viena se empieza a cifrar el gua- batiendo, anulando y haciendo sucesiYameu-
 // Cambio Nodo4-Sevilla