Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Use en todas sus aamas y no admita falsificaciones M á q u i n a de c a S c u í a r Recomendamos a todas las personas que tienen interés por Camiones y Ómnibus industriales visiten nuestro stand en la ¡TILí ÍIP 111II TEII 011I L 18 BB 6 EL 0 Palacio de Comunicaciones y Transportes (Sección Alemana) donde tenemos expuestos algunos chassis y ómnibus BÜSSING con los últimos adelantos y perfeccionamientos no alcanzados por ninguna otra marca. Para UNA JOYA PARA TOD A S L A S OFICINAS, P O R 150 P T A R m á s detalles, diríjanse a Apartado 12.19 S, M; (3 REPRESENTANTES activos, con referencias o g a r a n t í a se s o l i c i t a p a r a l a v e n t a de procUK. ies d e l cerdo. D i r i g i r s e a R o l d O s- T i r o l e s e s n. 7 V e r s a r a 11, Bp. i- cc! ift. adrid. Alcalá, 33. co 6 FERNANDEZ Y GONZÁLEZ EL PASTELERO DE MADRIGAL 507 de ios muertos clavadas en torno de las habitaciones de mis tártaros- -dijo Kaivar- M i destino y mi corazón me traen a Corfú, donde viviré la mitad del año, yendo a vivir durante la otra mitad a mis montañas. H e venido a verte para saber si eres mi amigo o mi enemigo, si he de ayudarte a sostener tu dominio en Corfú o si te he de despojar de él. E n tremos. Y Kaivar, que había desmontado al salirle yo al encuentro, dejó su caballo a uno de sus tártaros y entró conmigo en la casa. -Para saber si he de continuar mirándote como hijo o he de empezar a tratarte como enemigo, sólo tengo que hacerte algunas preguntas. -Pregunta lo que quisieres, padre, que yo te contestaré con lealtad- -le respondí. -T u familia, durante tres generaciones, ha estado fuera de la tierra natal; se ha mezclado con la raz, a vencida; tú mismo acabas de casarte con la hermosa Zanna, griega de origen. -Zanna, señor, se ha apoderado de mi alma y la ha vencido. -Los pueblos conquistados acaban por absorber al conquistador- -dijo Kaivar- y le absorben por las alianzas que forma el amor; tú, tu madre y tu abuela, os habéis enlazado con! a raza griega vencida; v tú, Karuk, puede decirse que ya no eres tártaro, sino griego. -Y o conozco en mí alma, en mis costumbres, la pureza de la raza tártara- -le respondí. -V o y? saberlo muy pronto- -dijo Kaivar- S u pongamos que un tártaro se enlaza con una doncella de su raza; que esta doncella tiene amores antes de su casamiento con un extranjero, con un vencido, con un griego; que un día este griego, el antiguo amante, busca ai marido, le reta, le vence en duelo, y- le cree muerto; que muerto también le cree la esposa; ¿qué debe hacer a viuda t á r t a r a? -Vengar al marido ccn la muerte del amante, a quien no ha debido amar después de casada. -Eso es; así piensa un t á r t a r o pero supongamos rme la viuda, en vez de vengar al marido, se casa con el matador; que el marido no ha muerto, que ha sido misteriosamente salvado, y que cuando vuelve a buscar a su esposa la encuentra casada con un enemigo; ¿q u é debe hacer en tal situación un t á r t a r o? -Exterminar a la tártara viuda que ha contraído un nuevo matrimonio, y con mucha más razón si el marido que ha tomado es su antiguo amante, el que cíela matador de su esposo. -T ú eres tártaro- -me dijo Kaivar- tú no te has degenerado; la sangre de tu raza arde en ti, a pesar de la impureza de tu abuela y de las desgracias de tu madre. ¡A h! -exclamé por la primera vez- A l aparecer de nuevo y transformado ante mi, no te has llamado el padre Giuseppe, sino K a i v a r un Kaivar fué esposo de mi abuela, del cual se creyó viuda; ese Kaivar desapareció: ¿eres tú ese Kaivar? -Y o soy- -me respondió. ¿E r e s tú el que, saliendo de tu tumba, mataste una noche en su tálamo a mis abuelos Estanislao K a n mo y Magdalena Krasna? -Y o soy; ¿eres mi amigo, o mi enemigo, después de esta revelación? -Tú has hecho lo que yo hubiera hecho- -le contesté. -L a sangre que yo he vertido es sangre de tus venas- -me dijo. -Y o exterminaría a mi madre o a mi hija en el momento en que se hicieran indignas de nuestra raza- -exclamé. ¡Oh! Tú eres tártaro, tú eres Karuk, tú eres mi hijo- -me contestó Kaivar, estrechando mi mano con su fría mano de cadáver. -T ú eres mi padre- -respondí- a ti debo lo que soy, tú me ayudarás cuando necesite ayuda; yo iré al socorro tuyo cuando le necesitares. Desde entonces, Kaivar y yo somos los mejores amigos del mundo, a pesar de la sangre de mis abuelos. Manuel Karuk calló y apretó las espuelas a su caballo. No hablaron ni una palabra más los dos corsarios, y asi llegaron hasta Ja puerta del rojo castillo de Kaivar. -i A h del castillo! -gritó Manuel Karuk. Una voz robusta contestó desde las almenas del muro del recinto de una manera instantánea, que demostraba que en el castillo se ejercía una vigilancia verdaderamente militar. ¿Q u é gente llamaí