Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Inspectores municipales de Sanidad. Para la p r e p a r a c i ó n del programa aconsejamos la magistral obra de los Dres. Palanca, Vallejo, Montesinos y F e r n á n dez Martín, publicada por INSTITUTO R E U S Preciados, 23, Madrid. Precios: parte t e ó r i c a 18 ptas. y parte práctica, 18 ptas. E n las dos ú l t i m a s oposiciones obtuvimos 348 pJazas verdad, cuyos nombres y apellidos figuran en el prospecto que regalamos. Advertimos a los opositores, que no se dejen deslumhrar por é x i t o s y é x i t o s de 300 ó 400 plazas mientras no publiquen, los que tales triunfos se adjudican, el n ú m e r o y los nombres. Clases t e ó r i c o- p r á c t i c a s 50 ptas. mensuales. Facilitamos toda clase de libros al contado y a plazos. p l a z a s n a r a WB f P llallí? I H H i Si S iffíü W l3! Hll ¡Si S s ffsllM ÍW Uls 5 ÍJ S Sombreros fieltro e l e g a n t í s i m o s a S pesetas. MílMTEI. EO- N, 85. primero derecha. B NO RAS Süfiaüonés y eczemas. C u r a c i ó n en 3 días, aun ulcerados. Pomada 19 Dr. Piqueras. Caja. l pta. PfiHlf iS NíB A E d a d de d i e c i s é i s a cuarenta a ñ o s üffilSBBbfilSIA No se exige t í t u l o Se admiten señ o r i t a s Turnos de reducido n ú m e r o de alumnos. Prep a r a c i ó n por funcionarios del Cuerpo. Colegio Teresiano, Ventura de la Vega, 2, segundo. 5 J para s e ñ o r a caballero y niños. Superan a todas las marcas nacionales, en corte, c o n f e c c i ó n y calidad. Comprando trincheras MURAÍJOA h a b r á empleado bien sv, dinero. P í d a l a en todas partes. Envío gratis el c a t á l o g o general Ilustrado de mis confecciones a los comerciantes que le soliciten. rindieras AS PARTICULAR DE enfermedades de la piel, del pelo, secretas, v í a s urinarias, debilidad e i n sensibilidad sexual, etc. í 3 n casa del m é d i c o d i rector de la. Consalta do San Jnan de Dios: De 3 a 6. Cañizares, 1, pral. esquina calle Atocha, 28. De provincias, por carta. I J. Ssstíérrgl, Apartado 103, Santander. Si üs p UNDERW Gold Standard. Ventas al contado y plazos. Gracia, 24, MADRID. á Casa OKÍ 3 Caballero do SVKVO M O D E L O D E DIHK I K H K J A O I O N E S 2 PTAS. 12 FERNANDEZ Y GONZÁLEZ EL PASTELERO DE MADRIGAU que había Gigantes, D u x y se de hemos 9 a salir; pero allí dejaré un hombre, a quién sacarán muerto. ¡César Malatesta! -S í no me atrevo a unirme a tí estando vivo ese hombre. ¡Q u é importa ese hombre! -dijo con desprecio Gabriel. -Ese hombre no perdonaría medio para exterminarte si te viese mi esposo. ¡Te ama! -Peor que eso; le he humillado, y me aborrece; é l saludaría con placer a su venganza si viese la ocasión de desgarrarme el alma, de abatir mi orgullo. César Malatesta está rodeado de todo lo que de perverso encierra Venecia; él tendría mil medios para acabar contigo; por eso yo acabaré antes con él. -No, y cien veces no; nunca he temido ni al cielo ni al infierno; César Malatesta es para mí un ser despreciable. -T u no le conoces; yo, que le conozco, te declaro que no me uniré contigo mientras Malatesta viva. -Pues bien; le buscaré, le azotaré el rostro, y cuando quiera vengar su injuria le mataré. -E n ese caso, me vuelvo a mi casa; sus puertas no se abrirán más para t i no me volverás a ver. Y Estéfána se puso de pie. -Vamos, Laureta- -dijo a la otra mujer- volvamos a buscar nuestra góndola; el hombre que ha venido contigo no es el que yo esperaba. Y echó a andar. -Espera- -le dijo con voz tímida Gabriel de Espi- nosa. -Pues bien; sigúeme- -dijo Estéfána. ¿I r á César Malatesta a! lugar donde quieres ir? -dijo Gabriel de Espinosa. -Sí- -contestó Esté tana- porque yo le he hecho avisar de que esta noche me encontraría allí. ¡Oh! Pues entonces, vamos. Y. Gabriel de Espinosa dio su brazo a Estéfána, que se asió a él y echó a andar hacia el Gran Canal. Laureta los seguía de cerca. A l llegar a! borde del canal, Estéfána dio tres palmadas. Inmediatamente se acercó una góndola, que atracó al borde del canal. Estéfána, Gabriel ch Espinosa v Laureta, entraron en ella. Apenas habían penetrado en la litera de la bajado rápidamente por la escalera de los salió por la puerta principal del palacio del dirigió al pilar del ángulo del palacio, dondicho estaba agazapado un hombre. ...SE PASEABA L E N T A M E N T E- Y A L HOMBRE DE BUENA PARECER, DISTRAÍDO, ESTATURA... UN Oigamos lo que Manuel Karuk había dicho al mendigo. -Tú eres un bribón, que de nada necesitas menos que de pedir limosna.
 // Cambio Nodo4-Sevilla