Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BAHCELONA MADRID STJCimSAIiES Y AÍ 1 EXCIAS E X LAS PRINCIPALES CIUDADES D E ESPAÑA OPOSICIONES todas las oposiciones. Presentación de instancias y obtención de documentos, A de la noche, y H A C I E N D A Preparación en clases, de nueve a doce Brillantes éxitos por correspondencia, 25 pesetas mensuales. en 5 T í T U 7 O V A S C O Farmacia, 2, y Fuencarrai, 60. E L MEJOR INTERNADO D E MADRID d gran porvenir ¡sera nnSas xos podáis hacer en vuestra casr. y hasta gratis. Escribid el Cent L Enaeñanza Gf Hfo DE TQRa H BKQSA (Bafejtt) CARRERA CORTA Extracciones sin dolor, 3 ptas. empastes, 10; coronas oro 22 quilates, 30; d e n taduras completas, 125. Barra (lr, s. Montera, tí NSU- WAN G O Y A 64. DERER MUEBLES Distribuidor exclusivo en E s p a ñ a ERICH STRTJCHTEMEIER MADRID T E L 52788 PARA OFICINAS F. FLORES Precios sumamente económicos. San Marcos, 38 y 38. T. 13820. Fábrica propia en Barcelona. tro FERNANDEZ Y GONZÁLEZ EL PASTELERO DE MADRIGAL Y Gabriel de Espinosa, que tal era el embozado, siguió a la encubierta, que le llevó al vestíbulo de la basílica de San Marcos, donde, sentada al pie del cajón destinado a colocar los expósitos, estaba sentada otra mujer. Antes de seguir adelante, sepamos lo que dijo el embozado que había salido del palacio del D u x al hombre que estaba agazapado detrás de la pilastra del ángulo. -Toma, y obra en caso extremo como si tú fueses el Consejo de los Diez. -Y o no puedo partirme en dos- -dijo el hombre, que continuó encogido- si Nicolino Razzi y el Rey don Sebastián toman distintas direcciones, ¿a quién sigo? -A l Rey don Sebastián. -Pues decidme, monseñor, lo que hubiereis de decirme pronto porque una mujer se acerca al Rey, y éste no tardará en seguirla. -E l papel que te he entregado te dirá lo que tienes que hacer. Parte. E l que había salido del palacio del D u x se volvió y entró en él, y el hombre encogido se estiró, se puso de pie, echó a andar rápidamente a lo largo del costado del palacio del Dux, dobló el ángulo de la plaza y se colocó en observación entre dos pilastras de la basílica, embebido, perdido en la sombra y a poca distancia del lugar en donde se encontraban Gabriel de Espinosa y las dos mujeres. -Gabriel- -dijo con voz trémula la dama que esperaba al pie del cajón de los expósitos- al fin es lo que quieres; al fin me decido a ser tuya y a asistir al lugar donde hemos de unirnos para siempre; pero antes es necesario que me sigas a otro lugar; que te armes de valor, para ver lo que ha de suceder en aquel lugar. ¿Y donde hemos de ir, mi adorada E s t é f a n a? -dijo Gabriel de Espinosa. -A un lugar muy bello, donde todo es ruido y alegría a los jardines de Apolo. -i A donde van todas las Mesalinas de Venecia! Y t ú has de concurrir a ese lugar impuro! -Bajo la careta desaparecerá Estéfana Barbarigo; pura he salido de allí m i l veces, y pura volveré -Buena manera ele consolar a los desventurados- -dijo el mendigo con la voz gangosa y doliente- para hacer eso es necesario tener el corazón de hierro de un corsario del archipiélago. -T ú esperas aquí a alguien que viene de allá- -dijo Manuel Karuk. -Yo estoy esperando siempre, mi señor, y esperando se me pasa el tiempo, y cada día que pasa me aprieta más la mala suerte; conque si vos no habéis de socorrerme, pasad de largo, que mientras vos estéis hablando conmigo, nadie me socorrerá. Manuel Karuk sacó de entre su faja un largo bolsillo de seda, en cuyos dos extremos había dinero; rodeó con aquel bolsillo el pomo de un puñal, y entregó aquel puñal con el bolsillo adjunto al mendigo. E l mendigo se levantó apoyándose en una muleta que estaba tendida sobre las gradas de la columna, y echó a andar, cojeando de tal manera que a cada cojeo hacía una profunda reverencia, en dirección al Gran Canal. Pero, a pesar de su cojera corría de tal manera el cojo, que aunque Manuel Karuk era fuerte y robusto y acostumbrado a la fatiga, casi se veía obligado a correr para seguir de cerca al lisiado. Muy pronto el cojo y el tártaro se perdieron junto al borde del Gran Canal, a cuya entrada el mendigo se detuvo, castañeteó los dedos de una manera tan particular que sonaron como si hubiesen sido de madera, a cuya señal atracó al borde del canal una larga góndola negra. El mendigo saltó dentro como hubiera podido saltar una cigarra; saltó tras él M a nuel Karuk, y la góndola arrancó y se perdió en el canal en la sombra, en dirección al interior de V e necia. L a mujer que había llegado al hombre que se paseaba detrás de la columna, le dijo: ¿Sois extranjero? -Sí- -contestó el embozado. ¿Español o portugués? -Sí, tanto da. ¿Tenéis el nombre de un arcángel? -Sí. -Seguidme. ¿Quién os envía? -U n ángel que os ama. -Os sigo.
 // Cambio Nodo4-Sevilla