Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 26 N O V I E M B R E D E 1929. NUMERO 10 C T S PRADO DE S A N SEBASTIAN CERCANA A TSTUAN, SEVILLA DIARIO DO. N. SUSCRIPCIONES Y ANUNCIOS: ILUSTRA 1 N I O A Ñ O VI G E 8.398 S 1 MOQL MUÑOZ MIPJ. TO KKiJACClON; OLIVE, ¡FERRAN H A MUERTO! Y con él ha desaparecido una de nuestras más útiles y fecundas mentalidades. Sin exageración alguna se puede afirmar que el nombre de Ferrán dejará huella imborrable en la historia del saber: A vuela pluma, nublado el espíritu por el dolor y amargada la amistad por la pérdida sufrida, sin tiempo apenas que emplear en algo que sirviera para mostrar en toda su magnitud la figura del ilustre hombre muerto y los beneficios que ia humanidad le debe, va en estas líneas un perfil abocetado de su obra, un apunte de lo que con más detenimiento y tranquilidad de ánimo prometo escribir en breve. Medio siglo ha transcurrido desde que le conocí. E r a entonces un modesto y obscuro médico de Tortosa, adonde fui yo a buscarle, sabedor de su ciencia y del atrevido hallazgo que acababa de hacer con su genial penetración. Había s do enviado poco tiempo antes a estudiar el terrible colera morbo a Marsella por ia Diputación provincial de Barcelona. De allí vino con una idea deslumbradora, que le hizo célebre. E l gran Pasteur había descubierto las vacunas del carbunco, de i? roseóla de los cerdos y del cólera de las aves de corral: evitaba estas terribles epizootias por medio Pues, sin embargo, en su tiempo fué Fedel cultivo atenuado de los mismos micro- r r á n combatido, injuriado y perseguido. Y o bios, sus causantes, v el mundo científico que tuve algo de clarividencia y le saqué empezaba a conmoverse a! ver asomar el de Tortosa, y me convertí en modesto veralba de un nuevo día. bo de su gran obra, en testigo de sus queApenas eran conocidos en España estos brantos y en alivio de sus cuitas, puedo asetrabajos de Pasteur; casi ayunos se; hallaban gurado. Ferrán ha sido ensalzado en el exnuestros médicos y biólogos de aquellos des tranjero más que apreciado en España. L a cubrimientos que pocos años después habían injusticia del misoneísmo se pega al nomde volver de arriba abaj. la Medicina en- bre y a la obra de los inventores como la tera. Sólo unos pocos lectores curiosos de sombra al cuerpo. No parece sino que el las notas presentadas por e. ilustre sabio genio del mal se empeña en ser freno de francés a la Academia de Ciencias, de Pa- la actividad humana para que el progreso rís, mantenían atento ei atisbo anhelante sea más lento y más mermados los benesobre estos estudios, pero sin dar entero ¡ficios que la humanidad pueda reportar. crédito a tales maravillas. L o del cólera fué el comienzo de la feF e r r á n fué un penetrante interrogado! de cunda labor de Ferrán. Aún ha hecho más lo nuevo, y rápidamente supo adivinar ei durante su vida. Estudios sobre la difteria, partido que podía obtener de los métodos cuando apenas nadie pensaba en su propasteurianos en las enfermedades humanas. filaxia trabajos prácticos mejorando el mé Y acertó. L a vida es igual en todos los todo de vacunación contra la rabia obserseres animados. ¿P o r ué no atreverse a vaciones interesantes a propósito de la peshacer con el hombre lo que hasta entonces te de Portugal v. sobre todo, sus intefí había hecho Pasteur con los animales? E l j santísimas investigaciones acerca del bao microbio del cólera morbo asíáfico era ya lo de la tuberculosis con aplicaciones utí conocido: se llamada bacilo iñrgula o coma. lisimas para evitar esta enfermedad con su y lo había encontrado el célebre Koch poco vacuna alfa ensayada va en España y en tiempo antes en los enfermes coléricos de el extranjero, v que son una revelación Egipto. Estaba probado, además, que el có- prodigiosa de hechos antes ignorados, conslera morbo no reincidía, sino que, una vez tituyen un enorme bagaje científico que curado, el hombre que lo había padecido no h a r á imperecedero su nombre. solía verse de nuevo atacado. L a analogía Los que aprendimos a estimarle v a amarcon las enfermedades evitadas en los ani- le hemos tenido con su muerte, una dolomales por Pasteur era evidente. Sabíase lo rosa pérdida, la que ha experimentado el que era el virgula; se saoía cultivar en e! humano saber. laboratorio; tratábase de una enfermedad EL CONDE D E GIMENO. que dejaba inmune... A la obra, pues! Y la obra fué realmente? genial. F e r r á n resultó el inventor de la rime- a vacuna microbiana utilizada en el hombre. Atenuó el A B C E N B 1 ARR 1 TZ bacilo, consiguió un líquido que no mataba, ñero que podía vacunar, y se arriesgó Temporada de otoño antes qi e nadie a introducir en el cuerpo humano microbios v os, que en vez de L o que distingue Biarritz de otros sitios Ser dañinos, habíanse convertido en dóciles de moda es que después de terminarse la instrumentos de una profilaxis salvadora. temporada oficial no pierde por- te E l doctor Roux, director del Instituto Pas- animación. teur, de París, nos decía hace seis años en Siempre hay muchos españolf un almuerzo que ofreció a Ferrán, a P u l i do y a m í A usted, Ferrán, podrán discutirle cualquier cosa menos la de que ha sido inspirado inventor de la vacuna; anticolérica, que ha salvado de la muerte centenares de miles de seres humanos. A s i confirmaba el eximio inventor de la vacuna antidiftérica lo que antes, en 1915, decía en una carta a F e r r á n asegurando que no podía pensar éste, cuando preparaba su vacuna, que hubiera de ser tan útil en la guerra a los ejércitos beligerantes. Las estadísticas de CanLacuzeno, de R u mania; la de Savas, de Grecia: la de Ho fí mán de los E j é r os alemanes; la de Nicholson, de l i s tropas de la India; a de Wintund, del Ejército austríaco de Cracovia la de Romly, del tercer Cuerpo del Ejército italiano, y tañías otras, son prueba de que la vacuna anticolérica fué ia que cortó el camino a la muerte que, en forma de cólera morbo, hubiera producido, como en otras guerras, estragos sin cuento. L a vacuna sigue usándose en todas las comarcas del globo donde aparece el cólera morbo asiático, que por ella ha dejado de ser terrible plaga. Tras de la vacuna aniico érica de Ferrán han venido otras vacunas bienhechoras de que se nutre la Higiene pública moderna. ¿No debe España enorgullecerse con tal motivo? r i t z numerosas son las familias que residen todo e l año, y más aún los que se detienen aquí a la ida o a la vuelta üe Madrid, L a condesa de Casa Valencia, al dejar su castillo de Ayete, se ha detenido aquí, y ha pasado también unos días en Pau con- m hija María Teresa. Madame Julio Porges, muy conocida ea Madrid, permanece también unas semanas. L a marquesa de Bermej llo del Rey ha estado en su villa Amaya y acaba de salir para Madrid con sus hijos, los señores de Chapa (D A n t o m o) y sus nietos. E n estos últimos días se han celebrado elegantes com das en casa de la marquesa Du Bourg le Bozas de la princesa de W a gram, de madame Hope Veré. E l bridge sirve siempre de pretexto a reuniones de tarde, invitando con frecuencia a sus amigos a jugar a marquesa de Casa Montalvo, la duquesa de Olyka, a marquesa de Villadarias, la baronesa de la Ferté Goncer, la condesa Orlowska, ios señores Le Motheux Bourbaki, etc. Los señores de Fernández Azabal han dado un brillante sarao en su villa para festejar el aniversario de su matrimonio H a n empezado las cacerías, y los habits rouges alegran las calles por las mañanas al sa ir en comitiva del hotel Du Palais o de algún parque particular. E n el Golf de Chiberta hay bastante animación; familias inglesas, aficionadas a ese deporte, empiezan a llegar, y arreglan su plan de vida para jugar mañanas y tardes. Se ha celebrado el matrimonio de don León de León y Lasa con mademoisslle Juana Echarry. Como se sabe, él es cónsul de Cuba y allegado a famil as españolas aristocrát cas, y goza en Biarritz de numerosas y sinceras simpatías. E l distinguido escritor francés M A n d r é Geiger, que pasa argas temporadas en Biarritz. donde t ene fincas, acaba de publicar una nueva novela, titulada Les amants de damas, que obtiene un gran éx to. Enviado en misión oor su Gobierno a Siria, aprovechó su estancia en tan curioso país para recoger datos, con los cuales ha escrito stt libro, que t ene mucho sabor oriental, y en el cual se aprecian las cualidades de observación del autor. L a Exposición de Barcelona ha atraído muchos de los residentes de B arr tz. que han querido aprovechar el recorrido, relativamente corto, que separa Biarritz de la cap- talde Cata uña. para ir a visitar a. Los marqueses de Arcángues, los barones de Gunzhourg. la princesa de la Glorieta, la condesa de Rostan? v muchos compatriotas nuestros, al regresar a España, han ido allí. El marqués de ívanrey ha salido para sus fincas de Arauzo, provincia de Salamanca, donde va a cazaren compañía de unos amigos, entre tos cuales figuran el marqués de Portago. el príncipe Egon de Hohenlo e ri conde de Cuevas df Vera, el marqués de las Claras v D Fernando de la Gándara. Los condes de Valmaseda están en la villa Tarancón, con sus padres. H a llegado el maraués del Baztán. Han salido para Madrid el conde de la Ouinta oé la Enjaradn v sus fr ios. los condes del Valle de Drizaba, que han estado todo el verano en la villa Énjarada. 1 N. (i- C or. tB
 // Cambio Nodo4-Sevilla