Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
mr -Tin. BROWN- BOVERI MAQUINARIA ELECTRI to. Conde FeñaSver, 21 23. MADRID f IOS MAYORES SURTIDOS LO! ti 9 v TOS E Í AUÜASENES PUERTA DEL SOL) necesita para departamento técnico iSá! 5 S IlliSTlIJ ügliülli lili? con. amplios conocimientos prácticos del ramo radiotelefónico y radiotelegráfico. Preciso sa- ber idiomas. Ofertas, únicamente por escrito, al Apartado i Vd, ídic- irco un I V I C E r r t te irrzsar ¡garosa la: sí no t i veri, S. I- oir ¿6,30 T a p i c e s ce terciopelo, m u c h o s colores. Por 19,80 Tapices S n n r n a los caras. P o r 12,50 T a p i c e s p a r a centres de h a b i t a c i ó n t a m a ñ o 120 X 200. T A P I C E S JDFJ NUDO T A P I C E S D E M O Q U E T A T A P I C E S D E C O C O T A P I C E S 1 T. RAÍCCE 3 HS, etc. etc. en todos los t a m a ñ o m i l e s de aliomforitas de todas clases, ckisáe ptas. 1,70. M a g n í f i c a c o l e c c i ó n en tapices de parecí extranjeros, desde 0,70. PCÍT 4,50 D a m a s c o s de seda p a r a cortinas, y b a y a d e r a s p a r a c a m a s t u r c a s y cortinas. A L F O M B R A S C O R T I N A J E S TAPICERÍA, E T C TODO M A S E L E G A N T E 1 I.i AB B A R A T O Q Ü S E N N I N G U N A P A R T E i. i téis ia T co F m l cilo v i Ij C n ii cpx a a, ICOS 4 OÍS Ct- i, DLa P A i- x i D C O P I Ó N 1.500 m i s v í a 5 0 kgs. 600 m m ancho. 16.000 m i s v í a 15 kgs. 600 y 1.000 ancha. 6.000 toneladas c a r r i l SO ksrs. C a m b i o s macas, vagones, l o c o m o t o r a s A p a r t a d o ESS. Sorze B e l í j e a á í i r fa. ¿I y 16 FERNANDEZ Y GONZÁLEZ EL PASTELERO D E MADRIGAL 1 Manuel K a r u k sacó ele entre su faja y de junto a uno de sus puñales el manuscrito que ya conocemos, í y le mostró a Elena. ¿Qnién íe ha dado estos pápeles? -dijó -Elená, rc. -conociéndolos. -U n antiguo amigo mío, un valiente y noble hem twe, mi- corsario tunecino. t ¿Y cómo han ido a manos de tu amigo estos pa -peles, que- son la triste y sangrienta historia de mi familia? -Un- hombre. a quimi tú amas te los pidió para darlos- al corsario dé Túnez. -No, me los pidió para darlos a un patricio de Genova. y de V í e c i a a monseñor Piet. ro Mastta. -Pues bien; monseñor Pieíro Mastta, senador y uno de! dsr del Consejo de los Diez, Yhaye- ben- Sha riar, emir de África y corsario en Túnez, son una Í misma persona, CÓIÍIQ ¿Pues no m u r i ó ahogado en ei canal de Morífófte ese hombre? Pero, es. verdad; él llevaba consigo esos pape- es, que si Pietro. Mastta. hubiera pe ¿rijeido, hubieran desaparecido con el. i... -Esos, papeles tienen sobre si las- muestras de h a bérse mojado todo- consiste en- que Aben- Shariar tiene bástente aliento para nadar bajo la superficie del agua un largo espacio, y así burló ia vigilancia de vlos esbirros- y. se- salvó. -Pero como él no puede, venir á Venecia, porque su vida corre peligro, me ha bus. cado en mi isla de Corfú, me ha hecho conocer el contenido ¡de estos- papeles y me ha enviado a t i -I Y para qué te ha hecho conocer Pieíro Mastta la historia de mi familia? -Porque la histeria de tu familia es la historia de la mía, ¡C ó m o! ¿Q u é hay de común entre mi familia y la tuya? -M i madre se llamaba María Zinca. Karuk. v- ¡T ú te llamas Manuel Karuk! -dijo profundamente Elena. -Sí. -Entonces tú eres hermano mío. -Tu hermano soy. i Mamíeí- ÍCaruk, que temblaba de emoción, había dado un paso hacia Elena, que, a pesar de la situación, 1 góndola, y antes de que ésta arrancase, saltó a. su popa un bulto negro, que no sabía por donde había venido, y que dijo en voz muy baja al gondolero que- iestaba ai- timón: -í ¡San- MarCos y Vc- neci- a! E l gondolero permaneció Inmávif como si nada hubiera acontecido, el bulto- qué había saltado a l a -góndola se replegó -en- la- popa -A los jardines de- -A- polo- -dijo desdé dentro de fa litera la v o z de Estéfana. Y la- góndola: arranco 1 1 1 C A P I T U L O III E la plaza de San Marcos habían partidor- llegando al borde del canal y entrando. en luna góndola, ei mendigo cojo, que ya sabemos era el antiguo esbirro Nicolino Razzi, a quien aquella- noche convenía sin duda pasar por cojo y por mendigo, ysManuel. Karuk, que ya sabemos ía misión con- que había ido a Venecia. E l gondolero- había recibido orden de llevarlos al palacio Co- nti, lo que- no de había- parecido muy bien por la- fama de endiabíamiento del palacio, y a lo que se hubiera negado, a no ser porque había olido al esbirro en el mendigo cojo. L a noche era tenebrosa, y la lancha lardó- una hora en llegar ai palacio. Cuando habían llegado, Manuel K a r u k- y Nicolino saltaron al borde. ¿Y dices que no nos abrirán? -preguntó M a nuel Karuk. -Aunque estuviéramos llamando desde- ahora hasta el día de! juicio. A l que llama a ese palacio no se le abre; cuando se quiere que alguien entre en él, o é le espera y no tiene necesidad de llamar, o se le 4 nvía una llave con l a cual pueda por sí mismo, abrir; V. -H. Y te esperan a ti, o te. han enviado Ja llave? -Ñi lo uno ni lo otro; monseñor Pietro Mastta trie ha escrito y me ha dicho: Nicolino, vtíelve a ser esbirro durante una noche; mañana al obscurecer espera al pie de l a columna de San Marcos a qué sg te presente un. líonibi- e, que i r á vestido a l uso de lo v 1
 // Cambio Nodo4-Sevilla