Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S 28 D E N O V I E M B R E D E 1929. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 6 bert Miilaud, personas serias, me suplicaron que los dejase en Siete Suelos, y lo hice con sumo gusto. Estaban en la edad en que el pecado es fantasía de pólvora, que no soportan los nervios extenuados, los cuales agradecen, más que el vino, el reposo. Siempre fué más cómodo dormir que beber. A l día siguiente comprobé que todos los del holgorio estaban enfermos; la: francesitas, exhaustas; las princesas gitanas, durmiendo el trasnoche: guitarristas, cantadores y bailadores, arrumbados, pasando a duras ansias la cogorza. Mostacilla sé acomo- dó en el camino del Sacro- Monte, a la sombra de unas higueras blancas, maldiciendo su suerte y la extraña honradez de Chorro e jumo, tristes factores, que le habían privado de unos botillos nuevos, fabricados por Ríos, el gran zapatero, y afanados con delicadeza y cortesía. Chorro e jumo, fresco como una lechuga, vino temprano a contarme que los franchutes se habían portado bien; ¡pero que mu bien! Y anadió (Juedan escriturados para otro viaje. Y al comunicarme su íntima satisfacción monetaria, se golpeó la faja carmesí, en cuyas interioridades resonó, aunque apagado, ei tintineo halagador y reconfortante del oro. Y o envié al ministro este telegrama, ci frándole por prudencia, no fuese a alterarse el equilibrio europeo: L o s franceses recomendados por V E. ahitos ce placeres indígenas, duermen tranquilos. L a A l hambra, sin novedad RAFAEL C O M E N G E EL PROGRESO BARCELONA DE Mejoras logradas en un quinquenio Tiene razón mi admirado amigo don A n tonio Zozaya: Barcelona ha progresado mucho más que Madrid. No diez veces más, como afirma el ilustre polígrafo, pero sí en grado considerable. Aún 110 hace ocho años Madrid superaba a Barcelona en urbanización. Las calles de la corte presentaban un aspecto más limpio que las de Barcelona y estaban mejor iluminadas. Como lugares de esparcimiento, nada de Barcelona inmediato a la ciudad podía compararse con la Moncioa, el Retiro y el Parque del Oeste. Edificios monumentales apenas teníamos, y aunque hoy no abundan podemos mostrar alguno. Nuestro bosque de la Ciudadela daba lástima verle. En él reinaba el más completo abandono. Se lo comían las ratas. L a plaza de Cataluña era poco más que un erial. E l ferrocarril de Sarria saboteaba una de nuestras mejores calles y batía todos los records eliminatorios matando gente. Una espesa capa de moho y pringue cubría los monumentos públicos, no en castigo de ser malos, sino por incuria municipal. E l servicio contra incendios era una desdicha. En punto a escuelas no sé si estábamos mejor o peor. L a Casa Consistorial, fuera de su admirable Salón de Ciento, de puro estilo gótico, era de una vulgaridad y de pobreza lamentables. Barcelona no estaba, ciertamente, presentable. Madrid la aventajaba en muchos órde- nes de cosas. Pero así como Madrid ha pro seguido o no ha intensificado su urbanización, aparte la reforma, Barcelona, en ebras públicas, se ha superado. Iniciaron la transformación de Barcelona los dos Ayuntamientos que precedieron al actual, dotando créditos para el saneamiento de la ciudad, escuelas y urbanización. Pero esto no era bastante, y poco más o menos, estaríamos como estábamos de no haber señoreado la a l caldía el barón de Viver, que ha sido para Barcelona lo que el barón de Haussmann fué para París, sin que el de Viver contase, como el alcalde de Napoleón I I I con el concurso del Estado, aunque sí con el apoyo moral del Gobierno. E l gran impulso para la modernización y embellecimiento de B a r celona al actual alcalde lo debemos. Así debe de reconocerlo el Rey cuando le ha honrado con la Grandeza de España; así lo reconoce la Cámara de la Propiedad de Barcelona, que ha acordado testimoniar su gratitud al barón de Viver con un homenaje digno de su actuación municipal. Menos de cinco años ha necesitado el ilustre patricio para hacer de Barcelona la más hermosa capital de España. Cinco años más presidiendo nuestros destinos v la convertía en una de las primeras entre las más notables de Europa. Es enorme lo que ha hecho el barón de Viver en tan poco tiempo L a plaza de Cataluña, la hermosa zona de Pedralbes, el cambio de alumbrado, el hosp tal. para incurables, los asfaltados de las calles y paseos, las exquisiteces artísticas de la Casa Consistorial, el túnel de Sarria, el adecentamiento del bosque de la Ciudadela, los nuevos grupos escolares, el mejoramiento del servicio contra incendios, en fin. cuanto boy recio: crc