Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Convocadas más de cien piazas de primera categoría. Se exige ser abogado. Exámenes en marzo. En el próximo año habrá convocatoria para segunda y tercera categoría. No se exigirá título. Edad, desde los veintitrés años. Para el programa oficial, prospecto gratuito, nuevas contestaciones y preparación en las clases o por correo, para primera, segunda y tercera categoría, diríjanse al antiguo y acreditado INSTITUTO REÜS PRECIADOS, 23; PUERTA D E L SOL, 13, y MAYOR, 1, MADRID. En las tres oposiciones celebradas de primera y segunda categoría obtuvimos en las tres el número 1 y 479 plazas, cuyos retratos, números y nombres se publican en la circular que regalamos. Tenemos residencia internado. OPOSICIONES A SECRETARIOS DE AYUNTAMIENTO HACIENDA SEÑORAS Sombreros fieltro elegantísimos, a 8 pesetas, Monteleón, 35, primero, derecha. Madrid. 350 plazas Auxiliares. Admítense señoritas. Exámenes marzo. Centro de solvencia legal. Profesorado Cuerpo. ACADEMIA GlMENO, Arenal, 8. Internado. Tel. 15529 oro 18 k. 25 rebaja. Liquidación urgente. MONTERA. 33. joyería. 111 -d j GLUTEN C A J A CON 12 B A R g l S pR viwcjA FRaMco- -i? ofiaeE. 2 P T A Sucursales: Alarcón, 11; Alcalá, 129; Arenal, 30; Puencarral, 128: Genova, 25; Goya, 29; Marqués de Urqiríjo, 19; Martín Heros, 33; Preciados, 19; San Bernardo, 88; Tolodo, 66. Bonitos RELOJES GRANDES PARTIDAS OCASIÓN 1.500 mts. vía 10 kgs. 600 m m. ancho, 16.000 mts. vía 15 kgs. 600 y 1.000 ancho. 6.000 toneladas carril 30 kgs. Cambios, placas, vagones, locomotoras. Apartado 28 Jorge Behrendt. plata, con 40 rebaja. Liquidación urgente. MONTERA, 23, joyería. Bonitas HELOJIS chapados, 40 rebaja. Liquidación urgente. MONTERA, 33, joyería. A L U M B R A D O DE FINCAS Grupos electrógenos, último Invento, alumbrado espléndido, absolutamente garantidos, a 1.700 ptas. plazos largos. Motores. Bombas. Tractores. C. a HERRERA. BARQUILLO, 18, MADRID Uní U l M t l en poco tiempo. Método fácil. Éxito positivo. Pida informes h o y. Instituto Universal (93) 1265 Le ington Ave, New York. renda inglés por gasolina. Estufa, hornillos y lamparas d alumbrado, de 25 a 750 bujías. Catálogo gratis. CASA LAOKDEN, Fuentes. 9, Madrid CALEFACCIÓN y LUZ 26 FERNANDEZ Y GONZÁLEZ EL PASTELERO DE MADRIGAL 27 sensata expedición al África. Venecia, antes de enviarle a recobrar su Trono, le hubiera preparado el triunfo, un triunfo seguro; pero Venecia nada puede hacer ya más que arrojar de sí a un huésped peligroso; Dios quiera que un día próximo no tenga que arrepentirse el Papa de su impaciencia para suscitar obstáculos al Rey de España, por una horrenda desgracia que casi puede decirse acontecerá al Rey don Sebastián. -Sólo Dios sabe lo que ha de suceder- -dijo el cardenal. -Pero Dios ha dado al hombre la experiencia y la reflexión para que pueda precaverse de las desgracias. Adiós, señores; rendid al Santo Padre el homenaje que yo le hago, como a jefe de la Iglesia, a nombre del Estado. -Adiós, monseñor; yo rogaré al cielo para que nuestro Santísimo Padre pueda seguirse llamando amigo de Venecia. Y el cardenal y el agustino siguieron a Rugiero Maffei, que se había puesto en marcha a una señal de Barbarigo. -Salgamos de a q u í no quiero ver ese altar, que me irrita; porque, aparte de su santidad, aviva en mí el sentimiento de una traición y de una locura; Dios proteja a ese insensato. Y Barbarigo siguió detrás de Elena. Pero al llegar a un ángulo de la galena, Barbarigo se detuvo. P o r el fondo de aquella galería venía corriendo un hombre que traía una linterna encendida y que debía ser un esbirro. -Monseñor- -dijo al ver a Barbarigo- acaba de acontecer una desgracia. -Habla- -le dijo el senador. -E l señor Rugiero Maffei, secrefario del Consejo de los Diez, me mandó vigilar esta noche a un hombre que paseaba en la plaza de San Marcos. ¿Le ha sucedido una desgracia a ese hombre? -dijo roncamente Barbarigo. -No. no señor- -dijo el esbirro- pero ese hombre ha dado de, estocadas en los jardines de Apolo al señor César Malatesta. Elena do un grito horrible y escapó, bajando aprei suradamente las escaleras y lanzándose en el vestíbulo. Kaivar y Karuk la habían seguido, barbarigo murmuró -Es preciso, indispensable, que Gabriel de E s p i nosa salga al momento de Venecia. Y en paso tranquilo siguió la galería adelante acompañado del esbirro, bajó las escaleras, y al llegar al vestíbulo vio que Elena disputaba con los soldados que no la dejaban pasar. -Vamos todos; yo voy con vosotros- -dijo Barbarigo- que arrimen la góndola, y: a los jardines ás Apolo. CAPITULO IV R L a góndola en que habían entrado Estéíana Barbarigo, Gabriel de Espinosa y Laureta, y a cuya popa se había colocado un esbirro, siguió el Gran Canal adelante, recorrió algunos canales, entró en Las Lagunas, y a un extremo de ellas atracó delante de un edificio, entre una multitud de góndolas que iban y venían cargadas de gente alegre y bulliciosa. Aquel edificio, que era bello y estaba profusamente iluminado, constituía la entrada de los jardines de Apolo. Estos jardines eran uno de los muchos lugares donele se ofrecía a la alegre Venecia un largo, múltiple y animado espectáculo nocturno. U n lugar adonde concurrían por centenares las damas galantes y los buscadores de aventuras, encubiertos bajo el antifaz, y de donde todas las noches sacaban los esbirros alguna gente presa. Pero el buen pueblo de Venecia se divertía a sus anchas, de una manera fenomenal, en aquella orgía que empezaba al principio de la noche y concluía al principio ¿el día siguiente. U n pueblo que se divierte no conspira, y el Consejo de los Diez dejaba, por lo mismo, que se divirtiese a sus anchas el buen pueblo de Venecia, aunque sus costumbres se íues en corrompiendo más y más por estas continuas orgías. Antes de salir a tierra, P- stéfana pidió a Laureta los antifaces, y dio uno de ellos a Gabriel de Espinosa. Cuando saltaron a tierra, Estéfana, Gabriel de Espinosa y Laureta tenían completamente cubiertos los rostros con antifaces negros y? J P. lk le? P. ETROCEDAMOS. ra ra s
 // Cambio Nodo4-Sevilla